Ir al contenido principal

Encuentro Con Laura En La Frontera


Hoy hace una semana con un día que volví a verla, y hoy hace también una semana exacta que se fue...

Es extraño, pero a 7 días de distancia muchos son los sentimientos y emociones que me producen las 12 letras que en conjunto forman el nombre de Laura Pausini.

Es increíble la velocidad tan vertiginosa con la que transcurre el tiempo, en esta madrugada húmeda, en que la fuerza de la lluvia parece anunciar que el cielo terminará por caerse a pedazos (porque ha llovido como nunca)... Me asomo por la ventana y la imagen distante y difuminada del Hotel Camino Real, tras la fugaz idea que casi me convence de que todo ha sido un sueño, me hace suspirar y volver en el tiempo, revertir las manecillas del reloj, repetir varias veces las distintas salidas que tuvo el sol tras la montaña, hasta el momento de su despedida para dar paso a la luna... todo con la intención de manipular imaginariamente los recuerdos y regresar a un espacio que ya ha quedado atrás.



Hotel Camino Real, El Paso, Tx.

Otra vez es Miércoles por la mañana, despierto temprano, me miro al espejo para descubrir que las sombras oscuras alrededor de mis ojos, a pesar de que evidencian que en 1 ó 2 días previos al concierto, la emoción le ha robado muchas horas a mi sueño, en lugar de preocuparme me hacen sonreír, puesto que el calendario indica que hoy es día 20, hoy es el día del concierto, el plazo se ha cumplido, la espera (que la verdad yo no esperaba) ha terminado y a pesar haber trasnochado, para mi no es nada extraño y hasta se justifica el hecho de madrugar.

Todo cuanto sucedió desde el instante mismo en que me paré de la cama, se dio igual que todos los días, quizá lo que en esta ocasión revistió de un tinte de magia a lo ordinario fue el simple hecho de que a pesar de que una vez más me dejé envolver por la rutina, en mi mente estaba la idea de saber que ese día no terminaría igual que todos los demás.

No sé si era yo, pero las primeras horas transcurrieron rapidísimo, cuando menos lo pensé ya había llegado la tarde, y aunque el plan consistía en trasladarnos temprano a la ciudad de ELP para llegar temprano al lugar donde sería el concierto, poco después de la hora de la comida, ese plan se adelantó porque previo al concierto había que cubrir una exposición de arte en el Museo de El Paso.

Hacía muchísimo calor y lo siguiente que recuerdo es todo lo que Claudia (mi compañera de trabajo) me iba contando mientras su camioneta avanzaba a vuelta de rueda en la fila de espera para llegar a la garita del puente de cruce internacional, mientras que yo, de modo inevitable y a la par de ir reviviendo momentos del pasado en ese mismo sitio, pero en otro vehículo y con otra persona, pensaba al mismo tiempo en que Laura, en el punto de la ciudad donde estuviera, por más mágico e increíble que resultara, el destino la había traído por fin hasta la frontera, estaba ya, al igual que yo, bajo ese mismo cielo y bajo ese mismo sol abrazador, que en compensación por atravesarnos la piel con sus rayos en verano, matiza al cielo con colores tan nítidamente intensos y hace indescriptible y especial la visión de esta tierra desértica que desde siempre ha sido mi hogar.

A la exposición llegamos a muy buen tiempo, no tardamos mucho en encontrar estacionamiento, nos bajamos y llegamos a la sala donde sería la exposición, pero esta aún no comenzaba, así que mientras Claudia saludaba a todos sus conocidos yo me dediqué a curiosear en los alrededores del museo y desde el momento en que llegamos, al observar el Hotel Camino Real (que está ubicado exactamente enfrente del Museo) y ver ahí un camión moderno y medio “sospechoso” no sé porque, pero tuve el presentimiento de que Laura estaba hospedada ahí.

La exposición era un tributo para Luis Jiménez, un artista que se volvió un ícono de esta frontera puesto que fue él quien diseñó la escultura que se encuentra en la parte central de la Plaza San Jacinto o de los Lagartos, además del “Vaquero”, la figura que se encuentra también afuera del museo, junto a la entrada principal y que también es muy representativa de esta ciudad fronteriza.
El evento empezó como 15 minutos después de que nosotras llegamos, y previo a la exposición se ofreció una conferencia en la que la dueña de una de las galerías de arte más importante de ELP y un profesor y escritor de UTEP hablaron sobre su vida y su obra.


La Plaza San Jacinto o “De los Lagartos”, atrás el también el recién remodelado “Teatro Plaza”.

La conferencia y la exhibición de pinturas y esculturas del artista homenajeado fueron muy interesantes, pero la verdad yo lo único que deseaba es que el evento terminara pronto para poder irnos al concierto. Durante toda la conferencia me la pasé con la vista fija en la entrada principal para ver si desde ahí no se veía algún movimiento o salida de gente del Hotel Camino Real, pero en todo el tiempo que estuvimos cerca de ahí no hubo nada fuera de lo normal.

En el museo estuvimos aproximadamente 1 hora, y saliendo de ahí nos fuimos de inmediato al concierto, Claudia se enojó conmigo en el camino porque ella nunca me preguntó nada acerca del lugar donde sería el concierto y cuando salimos del evento en el museo pensando en que el concierto sería en el Coliseo, manejó hasta ahí y cuando yo le pregunté ¿a dónde iba? si el lugar a donde teníamos que dirigirnos quedaba hacia el extremo opuesto de la ciudad, se enojó conmigo y me regañó por no haber aclarado eso antes.

A pesar de que el tiempo se nos vino encima, llegamos rápido al Don Haskins Center de UTEP. Todavía hacía mucho sol y ya estando ahí, esta vez si tardamos un poco más en encontrar estacionamiento debido a que la mayoría de los lugares libres que hay alrededor de esa zona, están reservados para los estudiantes de UTEP que estudian o viven en los apartamentos para residentes y por esa razón no podíamos arriesgarnos a dejar la camioneta de Claudia en cualquier lugar, puesto que en otras ocasiones en esa misma zona nos ha tocado ver a personas que saliendo de los eventos, se encuentra con una multa bastante jugosa y en dólares colocada en el vidrio delantero o peor aún, ya no encuentra su auto por el simple hecho de no tener engomado que lo acredite como estudiante de UTEP y haberse estacionado en zona restringida.

Total que renegando y todo, Claudia terminó estacionándose como a 3 cuadras del Don Haskins, justo enfrente de un edificio que sirve para que los estudiantes de UTEP puedan ir a estudiar en horas fuera de clase. Eran las 7:00 en punto de la tarde, pero el sol brillaba de manera tan intensa todavía que parecía que aún era mucho más temprano. Nosotras entramos por la parte de atrás del gimnasio y aunque yo estaba un poco temerosa de que no me dejaran meter la lona que había impreso para Laura, no tuvimos ningún problema, puesto que en la revisión que nos hicieron en la entrada solamente se preocuparon por verificar que en el interior de las bolsas no lleváramos ninguna grabadora o cámara.

Ya en el interior, fue una sorpresa descubrir que el recinto estaba casi vacío y fue un poco decepcionante también verificar que según los boletos que nosotras llevábamos, el lugar que nos correspondía estaba casi arriba y a un costado derecho del escenario.

Más resignadas que convencidas ocupamos nuestros lugares, yo me puse a desenrollar la lona y pasados unos minutos, cuando vimos que nadie más llegaba, literalmente “nos valió grillo” y nos fuimos casi hasta abajo mucho más cerca del escenario y ya una vez ahí, no hubo que esperar ya tanto, pues justo cuando el reloj marcaba media hora después de las 7 de la tarde, las luces se apagaron, la pantalla central del escenario se encendió, y entonces la duda acerca de cuál de los tres artistas abriría el concierto se despejó cuando la introducción fue un video y un remix de “Escucha” de Laura Pausini.

Luego del video y posterior a escuchar los primeros acordes de la introducción de “Gente” versión “Live in Paris” Laura apareció en el escenario y bastó su presencia para que al menos a mi se me olvidara todo, pues a partir de ahí ya ni siquiera me importó que el lugar estuviera casi vacío, que afuera hiciera un calor de los mil infiernos o que el concierto estuviera empezando todavía a plena luz del día.

En los primeros minutos sobre el escenario, Laura descubrió desde el escenario la lona que llevábamos especialmente para ella y en cuanto la vio de inmediato su cara se iluminó con una gran sonrisa, se acercó a la orilla del escenario lo más cercano posible a nosotras para saludarnos y aventarnos besos; en cuanto terminó la primer canción lo primero que dijo fue: “Esta noche quiero saludar a todos, pero primero y especialmente a ellos que son mis fans”.

A mi me dio mucha emoción porque nos señaló directamente, Claudia –que no es tan fan como yo- casi se desmaya, y aunque la participación de Laura en el escenario fue demasiado corta (duró aproximadamente 45 minutos y creo que estoy exagerando), el objetivo que yo tenía en mente cuando mandamos a imprimir esa lona se cumplió, puesto que en medio de un público que en su mayoría estaba ahí reunido para ver la actuación de El Buki, en una ciudad y sobre un escenario en el que Laura no había estado antes, encontró gente de Faenza que como siempre está ahí demostrándole su apoyo incondicional.

Desde antes que empezara el concierto, yo me di cuenta que –como pasa en la mayoría de los conciertos- en la consola de audio e iluminación estaba el papá de Laura, el Sr. Fabrizio Pausini. Yo pensé que esta vez no llevaba su cámara de video, (porque siempre, a todos los lugares donde van, él graba imágenes de los fans y los conciertos), pero me equivoqué y casi me desmayo cuando Claudia se dio cuenta que ya en plena actuación de Laura, el Sr. Pausini grabó cuando nosotras estábamos haciendo escándalo con la lona extendida… Así que no sería nada extraño que en un futuro no muy lejano apareciéramos –aunque sea en forma breve- en uno de los videos de Laura, y si no, al menos hasta Italia se irá la evidencia y la familia de Laura se sentirá feliz y orgullosa de saber que en todos los rincones del mundo ella tiene fans.


La actuación de Laura –tal y como yo lo había previsto- fue una mini-probadita del show que ella ofreció durante la gira “Resta in Ascolto”. La mayoría del repertorio estuvo conformado por una selección muy exhaustiva de sus éxitos más conocidos y en los que obviamente no podía faltar “Víveme” que como ella misma lo mencionó esa noche fue la canción que le permitió ganar el Grammy americano y también el latino, y aunque en un principio el público del Don Haskins Center se mostró un tanto frío e indiferente a la actuación de Laura, ella logró prenderlos con su sencillez y simpatía y prácticamente se los echó a la bolsa cuando posterior a cantar el tema de “Escucha” dijo con toda la honestidad que la caracteriza:
"Ustedes nunca tengan miedo de decirles las cosas como son a las personas que les hacen daño, porque ustedes si valen, ellos no".

Esa fue la frase de la noche, y por lo que dice la letra de la canción pienso que Laura la dirigió a las personas que por alguna circunstancia han vivido algún rompimiento o separación dolorosa y haciendo referencia a que a pesar de que en cuestión de sentimientos no todas las personas son sinceras, uno no debe de quedarse nunca con las ganas de abrir el corazón y decir lo que siente.

Así de ese modo tan simple tan simple, Laura se ganó además de una prolongada ovación, el corazón de todos los que ahí estaban y no eran tan fans. Para cuando estaba a punto de terminar su actuación el público ya estaba cautivado con su forma de entregarse arriba del escenario y fue emocionante ver como no sólo los jóvenes, sino también los adultos estaban ya de pie, bailando, agitando las manos y cantando a una sola voz junto a ella “Se fue”, el último tema de la noche, con el que se despidió y aunque al salir del escenario todos le pedíamos y esperábamos que regresara para cantar un último tema. No lo hizo, desapareció y al encenderse las luces nos dejó con la incómoda sensación de que su participación a pesar de que valió la pena, fue cosa de nada y estoy segura que ese sentimiento fue aún más intenso para los que ese “mini-concierto” fue su primera oportunidad para verla en vivo.

Con las luces encendidas por completo y pasados unos minutos de que Laura se había ido del escenario, escuché que alguien me gritaba y luego de buscar por todos lados me di cuenta que el grito provenía de la parte de abajo del Don Haskins y quien me hablaba por mi nombre era Marissa, la chava que también es fan de Laura, con la que originalmente iba a ir al concierto y con la que he mantenido contacto cibernético durante poco más de 7 años y no conocía en persona.

Bajé a saludarla y me sorprendió que al hacerlo ella me abrazara como si yo fuera alguien a quien no hubiera visto en mucho tiempo. A mi también me dio mucho gusto verla, y luego de intercambiar en forma breve nuestras impresiones sobre la actuación de Laura, yo le comenté que ahí estaba también el Sr. Fabrizio Pausini y le sugerí que fuéramos a saludarlo.

La persona que estaba cuidando el acceso al área de piso, al principio no me dejaba pasar, pero bastó que entre todas le comentáramos que solamente queríamos hablar con una persona de la consola de iluminación y audio y de inmediato me dejó pasar.
Al llegar ahí el Sr. Pausini estaba medio distraído, Marissa fue la que le habló y de inmediato accedió y se acercó a nosotras. Lo chistoso del caso es que a pesar de que él no habla ni pizca de español, siempre logra darse a entender y luego de saludarnos, me pidió que le mostrara de nuevo la lona para Laura y yo creo que me reconoció, porque se me quedó viendo como queriendo acordarse de mi, para luego preguntar ¿de dónde vienes tu?... Y no es para menos, del 2000 a la fecha, me ha visto varias veces, primero en el ensayo del Metropolitan cuando fue él mismo quien me presentó con la gente de la disquera de Laura, luego haciendo bola con los demás Faenzos afuera del hotel en la ciudad de México, en el concierto del año pasado, y la última vez –también en el 2005- cuando terminó el concierto y nos encontramos con él en el lobby del hotel donde estaba hospedado y nos preguntó ¿si nos había gustado el concierto?.

La verdad yo sólo quería saludarlo, porque conozco como se maneja la gente que organiza los eventos en UTEP y sabía que sin tener gafete de prensa no se puede acceder a backstage tan fácilmente, pero aún así, aprovechamos la oportunidad para que Marissa pudiera obtener también por lo menos un autógrafo. Como pudimos se lo hicimos saber y el Sr. Pausini de inmediato accedió, le pidió a Marissa que le escribiera en un papel la dedicatoria que quería que Laura le pusiera y luego de eso nos dijo que lo esperáramos y él volvería con el autógrafo firmado en media hora.

Marissa estaba muy emocionada y creo que también le dio un disco. Yo me despedí y me reuní de nuevo con mis compañeros de trabajo y tal y como lo prometió el Sr. Pausini le envió de regreso a Marissa con alguien del Staff de Laura la hoja y el disco ya autografiados.

El siguiente en salir al escenario fue Marc Anthony y su actuación ya la vimos desde la parte frontal del Don Haskins Center. Marissa se quedó donde mismo y aprovechó que los músicos de Laura fueron y se sentaron entre el público para ver la actuación de Marc, para tomarse algunas fotos en grupo y al siguiente día me contó que intercambió número de teléfono con uno de ellos.

No quiero decir que la actuación de Marc Anthony me pasó de noche. Si me gustó, pero mientras él estaba sobre el escenario yo me la pasé observando las reacciones de la gente a mí alrededor, viendo como algunos bailaban en los pasillos a ritmo de salsa y a pesar de que no conozco casi su música, lo que más me gustó de él fue que baila muy padre, que salió elegantemente vestido a cantar (me encantó el saco de color blanco que traía puesto), aunque en cuanto salió al escenario se quitó los zapatos y toda su actuación la hizo descalzo… Y el chisme de la noche… Mientras estaba cantando Diana le habló al celular a Víctor (nuestro fotógrafo) para ver que posibilidad había de colarnos hasta el backstage para tomarnos una foto con Laura y fue cuando nos enteramos que no se permitía la salida ni la entrada a nadie que no fuera de prensa, porque justo ahí en esa área estaba también Jennifer López.

Para esa hora, las gradas del Don Haskins Center ya se veían más llenas de gente que al inicio del concierto. Marc Anthony cantó yo creo cerca de una hora y media y cuando concluyó su participación la espera para poder ver al Buki fue más prolongada debido a que el cambio de músicos y de instrumentos fue mucho más tardada, porque él además de sus coristas y bailarines, traía toda una orquesta.

La verdad yo tenía mucha curiosidad por ver al Buki y no me decepcionó. Yo fui a ese concierto únicamente para ver a Laura, pero el show del Buki es tan completo que superó las expectativas que yo tenía de él como artista. Se ve que es un hombre muy sencillo, tiene una gran voz y lo que más me impresionó fue ver la forma como el público se le entrega y lo respeta. Algo que caí en la cuenta ahí mismo es algo que muy pocos artistas logran y sólo a través de los años.

Debo confesar que ese fue el único momento nostálgico de la noche, porque de modo inevitable extrañé a quien no debía extrañar. Durante todo el día y desde el instante mismo que crucé la puerta del Don Haskins Center, prometí que no debía echarlo de menos ni tampoco estar triste, a pesar de que él no estuviera ahí conmigo para compartir ese concierto como yo lo había soñado, la sola idea de volver a ver a Laura después de 1 año tenía que ser motivo suficiente para estar contenta y disfrutar al máximo de esa noche, y a pesar de que así fue, cuando El Buki cantó “¿Dónde estará mi primavera? y “Si no te hubieras ido”, la letra me llegó, los videos que proyectaron en la pantalla me pusieron muy nostálgica y fue inevitable para mi tratar de imaginar ¿Dónde y con quién podría estar?

El concierto terminó creo que a las 11 de la noche. Luego de que tras la actuación del Buki, Marc Anthony y Laura Pausini aparecieron de nuevo en el escenario para cantar los 3 juntos “Amigo”, la canción que hace algunos años le dedicaran al Papa Juan Pablo II en una de sus visitas a México y que es de la autoría de Roberto Carlos.

La salida, tanto del Don Haskins como del estacionamiento se hizo lenta por la gran cantidad de autos y los camiones en los que se trasladaron los 3 artistas y la gente de su staff.
Claudia se vio bastante lista al tomar una calle alterna a la que decidió seguir todo mundo y por esa razón pudimos salir de la zona de UTEP mucho más rápido y eso, sumado al hecho de que uno de los puentes de cruce no está tan lejos, casi 10 minutos después ya íbamos de regreso a casa.

No fue planeado, pero camino hacia Cd. Juárez, de modo inevitable pasamos por el Hotel Camino Real y justo cuando íbamos cruzando vimos que Laura estaba en el lobby del hotel tomándose algunas fotografías con la gente que estaba ahí. Llevaba todavía puesto el vestido negro que usó para cantar en la última parte del concierto junto a Marc y El Buki, se veía hermosísima y radiante y apenas me estaba preguntando Claudia si quería que se estacionara para que nos bajáramos para verla y saludarla, cuando a través de los cristales del lobby del hotel (que son muy grandes) vimos que Laura acompañada de un montón de personas de su staff entró al elevador y con ello supimos que ya sería inútil buscar lugar para dejar la camioneta de Claudia, puesto que era evidente que Laura iba ya directo a su habitación del hotel para descansar.

Es un poco contradictorio, tratar de describir lo que sentí en ese momento. Por un lado me dio tristeza verla desaparecer al cerrarse la puerta del elevador, porque ahora si quien sabe cuánto tiempo pasará para poder volver a verla o quizá esta sea la última para mi. La contraparte de ese sentimiento fue la alegría que me provocó percibir a Laura feliz, y no es que el año pasado durante la convivencia no lo estuviera, al contrario, su reflejo era el de una chava que si bien está contenta, proyecta la imagen de una persona normal.

Esta vez era diferente, desconozco que esté pasando con su vida personal en este momento, pero se veía radiante, su sonrisa era hermosa, quizá se encuentre en uno de los mejores momentos de su vida y el simple hecho de saber que ella está en paz consigo misma y contenta, a mi, -como supongo ha de suceder con el resto de los fans-, el saber que ella está bien me hizo feliz también.




El día 20 terminó para mi cerca de las 2 de la madrugada, cuando luego de escribir una breve reseña en el foro de Univision, se apoderó de mi una extraña sensación de vacío en la que a pesar de saber que el sueño que yo tenía de que Laura ofreciera un concierto en la frontera se había cumplido y esa noche dormía en un lugar relativamente cercano a mi casa, al siguiente día, quizá poco antes del amanecer ella de modo inevitable tendría que irse y aunque no fue así (porque gracias a Bruno, el músico que intercambió teléfono con Marissa), nos enteramos que todavía permaneció durante la mayor parte del Viernes en la ciudad de El Paso, Tx. debido a compromisos de promoción en radio, otra vez y al igual que me sucedió la primera vez que viajé hasta México la primera vez que la vi en concierto, por cuestión de trabajo ya no pude acompañar a Marissa al hotel y la sensación de vacío y de nostalgia se ha quedado en mi interior, porque a pesar de que ya 3 veces –con esta última- la vida me ha sorprendido poniendo todo de modo para que yo haya podido verla, no quiero pensar si las circunstancias volverán o no a darse…

...Si se trata de soñar a mi la verdad me encantaría que la próxima fuera para entrevista y el punto de encuentro fuera el Fan Club o la ciudad de Milán en Italia, pero eso no depende ya de mi, únicamente está en las manos de Dios… Y tras El Encuentro con Laura en la Frontera mis ojos se cerraron a la realidad con la visión de una ciudad iluminada al otro lado de la línea divisoria, que además de haber sumado un recuerdo más para mi vida, me hace saber que sin importar lo que pase más adelante o de si vuelvo a ver o no a Laura, aún así, como fan y como reportera debo considerarme una persona muy afortunada.

P.D. Aquí el enlace de la galería completa de las fotos del concierto.

Comentarios

Mia dijo…
Hola,
Me encantaron las fotos. Me gusto lo discriptiva que eres.

Como me hago parte de Fanesa fan club?

Me encantaria pertencer.
hola nena... Como tas??
Sabes me encanta tu blog... Sobre todas las cosas porque incluyes a mi Diosa amada aki... osea mi estrella gemela... Mi Laura Pausini...XD... Mi nombre es Sandra Urieles Góngora desde ciénaga Magdalena Colombia, talvez te preguntes cómo dí con este blog, y pues es sencillo, buscaba imagenes de mi linda hermosa y pues aki apareció una imagen de tu blog q me gustó... Mira tengo una red de amigos fan de Laura en todo el mundo, y me gustaria que tu hicieras parte de ella, pues a pesar de no ser nada oficial si la psamos muy bien conversando y compartiendo cosas de nuestra diva en comun... Espero que de verdad te intereses... Cualquier info que quieras escribeme a mi correo lalokiya_47@hotmail.com o a mi celular: 3014609634 esperoque nos hablemos pronto... Y sigue queriendo a nuetra hermosa Laura... recuerda que "en cada sitio que ella esté, en las cosas que vive nosotros sus fans viviremos tambien!!" chausini... Besos!!