Ir al contenido principal

41 Razones Por Las Cuales Agradecer En Un Día Normal

Casi se acaba la semana, y para ser los primeros días del mes de Agosto no ha pasado nada nuevo o digno de contarse, y aunque desde hace un buen rato tengo un montón de ideas padres para el blogger, la realidad es que no he andado muy inspirada para escribir y por esa razón dejé pasar casi 8 días sin publicar nada nuevo; y aunque tenía planeado no aparecerme por estos rumbos “cibernéticos” hasta que de verdad me sintiera impulsada para escribir algo padre, y así lo iba a hacer, hoy, cuando venía de camino a mi casa, en el lapso de tiempo en que esperas a que el color del semáforo cambie del rojo al verde, me puse a pensar en ¿cuáles son las razones que me podrían hacer agradecer el estar viva en un día normal?

1. Haber despertado esta mañana y poder levantarme por mi propio pie.

2. El que todas las personas que conforman mi familia amanecieron vivas y con salud.

3. Porque tengo la fortuna de tener en mi casa agua potable con sólo abrir una llave (a diferencia de otras personas que tienen que viajar varios kilómetros cargando cubetas sólo para cubrir sus necesidades más elementales).

4. Porque al abrir la alacena y el refrigerador encontré comida y hasta tuve varias opciones para elegir.

5. Porque una vez más tuve oportunidad de compartir una vez más además de los alimentos una charla con mi madre durante el desayuno.

6. Porque mis 5 sentidos están intactos, funcionan perfectamente y me permiten darme cuenta de que vivo en un desierto y puedo percibir la fuerza del sol y el intenso calor.

7. Porque curiosamente en esta etapa de mi vida conseguí apenas un vehículo para poder transportarme y eso permitió que durante todo este tiempo conociera y “percibiera” como es mi ciudad.

8. Porque pude salir de mi casa y llegar con bien hasta mi trabajo.

9. Porque tengo un trabajo.

10. Porque disfruto mucho este trabajo.

11. Porque me llevo muy bien con todos los chavos de la oficina.

12. Porque el día de hoy siento que fue muy productivo, hice varias cosas y las horas se me pasaron rapidísimo.

13. Porque a pesar de que el ambiente en la oficina ha estado un poco tenso, debido al cierre de edición de la revista de Agosto, nada me preocupó ni logró alterar o “contaminar” mi buen humor.

14. Porque a diferencia de otros días, en mi interior me sentía animada y contenta.

15. Porque a pesar de que tengo varias cosas pendientes por concluir en estos días no me siento agobiada.

16. Porque a la hora de la comida volví a compartir la mesa con mis compañeros.

17. Por las charlas tan entretenidas e interesantes que se dan a la hora de la comida.

18. Por todas las ocurrencias que tienen los chavos y que durante el día me hacen reír.

19. Porque me está llegando por correo mucha información y archivos como caídos del cielo y que parecen ser las respuestas a tantos cuestionamientos que tengo en este punto de mi vida.

20. Porque estoy leyendo un libro muy interesante.

21. Porque salí temprano (a pesar de que estamos en cierre).

22. Porque de camino al estadio me tocó ver un cielo hermoso y lleno de nubes.

23. Porque al llegar ahí encontré estacionamiento rápido.

24. Porque a pesar de que hacía calor, la tarde estaba hermosa.

25. Porque esta vez no había tanta gente en la pista del estadio.

26. Por todas las cosas que pasan por mi mente en el lapso que estoy ahí sola.

27. Porque caminar al aire libre me relaja muchísimo y me hace sentir bien.

28. Porque a pesar de que todos los días añoro compartir todo eso con una persona en concreto, el extrañarlo, a diferencia de otros días no me ha hecho sentir triste.

29. Porque al salir y a pesar de que había tráfico no me desesperé ni tampoco me molestó permanecer varada en medio de tantos autos, porque me di cuenta que tampoco tenía prisa.

30. Porque una vez más vencí la tentación de ir a buscarlo a su casa.

31. Porque a pesar de que estoy enamorada de alguien que no me corresponde, gracias a esa persona he podido experimentar lo que es amar a alguien de verdad.

32. Porque pude llegar a mi casa con bien.

33. Porque en mi casa siempre hay alguien esperándome para preguntarme ¿cómo me fue durante el día?

34. Porque a pesar de que la mayoría de los días sean a veces tan triviales, aún sigo soñando despierta.

35. Porque esta noche el cielo se veía hermoso, adornado con luna llena luminosa e intensa.

36. Porque todo lo que necesité hoy de alguna manera me fue provisto.

37. Porque se me permitió terminar el día completo y escribir que a pesar de haber sido un Jueves ordinario, en el fondo fue un buen día.

38. Por el espacio del día que designo para hacer únicamente cosas que me gustan.

39. Por todas las ideas locas y los sueños que pasan por mi cabeza y llenan mi corazón de esperanza en el momento previo a dormirme.

40. Porque se me regaló un día más de vida.

41. Porque a pesar de las cosas que me agobian (y que son cosa de nada comparadas con las circunstancias de otras personas que en verdad tienen problemas graves), Dios me ha dado todos los elementos para que aprenda a ser feliz.

…Podría seguir enumerando cosas, pero en concreto, después de esta larga lista, llego a la conclusión de que quizá los días ordinarios en el fondo sirven para eso, para que cada uno de nosotros aprendamos a identificar en medio de tanta rutina, cuáles son las cosas que en verdad propician que valga la pena vivir.

Comentarios