Ir al contenido principal

Deseos de Cosas Imposibles



Todos los Sábados aprovecho para hacer limpieza general en mi casa y tengo la costumbre de poner un disco o escuchar la radio mientras lo hago. A veces desde que me levanto, ya tengo la idea de cual disco pondré mientras realizo mis actividades del día y otras, simplemente elijo uno al azar.

El fin de semana que acaba de pasar, le tocó el turno a “Lo Que te Conté Mientras te Hacías la Dormida” de La Oreja de Van Gogh (un grupo de pop que me fascina incluso desde mucho antes de que fueran famosos), y ese disco, a parte de ser uno de los que más me gustan de la discografía de ellos, contiene una canción que se titula: “Deseos de Cosas Imposibles”, que si bien me gusta mucho, porque pienso que en un futuro no muy lejano a mi me podría pasar lo que describe la letra, esta vez me hizo pensar no en lo que dice la canción y en que yo me identifico con ella, la cuestión se fue por otro lado y creo que fue la primera vez que las 4 palabras que integran el título de la canción me llevaron a alucinar y a pensar más en cosas materiales.

Todos a lo largo de nuestra vida, siempre anhelamos tener “objetos”, “cosas”. La lista puede variar conforme vamos creciendo con la edad, pero el caso es que siempre y a pesar de que la vida nos puede dar la oportunidad de alcanzar algunas de ellas, siempre seguimos deseando tener “algo” y en ese sentido estoy segura que todos, en mayor o menor medida hemos “fantaseado” cuando alguien nos pregunta: ¿qué harías tú si un día te sacaras la lotería?

Ese fue el cuestionamiento que me vino a la mente, el Sábado que estaba escuchando a “La Oreja de Van Gogh”. La verdad yo nunca he sido una mujer que aspire a tener dinero o a poseer grandes cosas, puesto que me gustaría más llegar a ser alguien que a base de trabajo va encontrando los medios para ir logrando sus metas; pero volviendo a la canción me quedé pensando en que si de “Objetos Materiales” se tratara, en este momento de mi vida, esta sería mi lista de “Deseos de Cosas Imposibles”:

1. Un Vocho: Recién acabo de aprender a manejar, y aunque el carro que tengo ahorita es muy cómodo, siempre he soñado con tener un VW y si es convertible, mucho mejor.

2. Una cámara digital: Yo odio salir en fotografías, pero de 3 años a la fecha, y también a raíz de tener el blog, tomé conciencia de que una buena cámara fotográfica sería una magnífica “aliada” para contar en imágenes todas esas historias que tengo pendientes por compartir y también para “atrapar” momentos, trocitos del tiempo que también cada día tengo mucho más presente, no espera ni se detiene por nadie.

3. Un par de boletos de avión (viaje redondo para conocer Europa e Italia): Ese es mi sueño más anhelado (conocer algunas ciudades de Europa y todo Italia de “Mochilazo”), y serían 2 boletos porque sigo deseando con todo el corazón hacerlo en compañía de la única persona que de verdad he amado en mi vida, y aunque la realidad me indica que ese viaje lo haré completamente sola, hace poco estaba pensando en que sin importar si es así o de plano no existe en ningún lugar de este mundo la persona que de verdad será el amor de mi vida, ese viaje yo lo haré, así sea dentro de diez años… Esa es la única ilusión que me mantiene ahorita y el día que lo haga para mi será el logro más grande que consiga en mi vida.

4. Una guitarra: Este es quizá el sueño más inalcanzable, porque a pesar de que ya tengo una guitarra muy bonita y que valoro mucho (no sólo porque en ella he aprendido lo “poquitito” que se de música, sino porque me regalaron mis papás hace como 3 años), la guitarra que deseo ahora no es una guitarra cualquiera, es nada más y nada menos que LA GUITARRA DE SORAYA que está en la foto.

Soraya tenía una gran colección de guitarras, pero desde la primera vez que la ví cantando con la que aparece en la foto, me quedé embobada. Obvio que de todas las cosas que deseo, esta es la única que realmente es un imposible, porque me imagino que sus instrumentos difícilmente quedarían en manos de alguien externo a su familia… Pero sería padrísimo si existiera la posibilidad al menos de tener esa guitarra aunque fuera prestada, tocar alguna canción en ella y sobre todo, que honor y que vibra tan especial tendría hacerlo en una guitarra como esa.

Esas 4 cosas son lo único que yo pediría o lo único que trataría de conseguir para mí si llegara a tener dinero, con lo que me sentiría profundamente feliz, aunque creo que “la felicidad” que te da el poseer objetos materiales dista mucho de la plenitud total que experimentas a través de cosas que no son tangibles y la vida te va regalando casi a diario o en determinados momentos de tu vida…

¿Y tú tienes deseo de cosas imposibles?

Comentarios

Yo deseaba que Luz saliera conmigo, eso si que es imposible. Saludos!!
me dijo…
Yo simplemente me iría con mis papás sin la presión de trabajar para mantenerme allá ó pondría un negocio propio!!! ;)
Anónimo dijo…
Mis imposibles son ir a otro planeta, volar, de ahi en màs tengo en mi fondo de escritorio cosas que quiero, hay la llevo, aun me faltan cosas pero ya aprendi a nadar, logre tener una linda sonrisa, comer sanamente, leer y andar en bicicleta.

Me gusta recordar lo que quiero y luchar por conseguirlo =)