Ir al contenido principal

Perdida

…Un Sábado más de los muchos días, semanas, horas y meses enteros en que me ha tocado vivir...

En el espacio de tiempo más reciente, nada nuevo o interesante sucede y no sé si eso sea lo que propicie que a mitad de Septiembre (un mes que desde siempre para mi representa entrar en la recta final del año), las horas, para mi se hayan ido diluyendo en pensar, reflexionar y cuestionar, más que en plasmar y materializar así, en algo tangible –como puede ser un simple trozo de papel- todo lo que pasa por mi mente y habita en mi interior.

Conforme el tiempo avanza, mi estado de ánimo se transforma… Algunas veces debido a las imágenes y sentimientos que sobrevienen al rememorar momentos del pasado… Mientras que otras, el cambio lo propician las circunstancias reales que enfrento allá afuera al vivir como una mujer normal.

A eso se resumen todas y cada una de las páginas del diario que he escrito y no he compartido con nadie en los últimos días… Supongo que a mi, como a todo el mundo me pasa, y hay ocasiones en las que lo que escribo sirve nada más para “sacar” lo que se siento, y después de eso, esas hojas quedan escritas ahí sólo para mi…

Suena arrogante (por no decir más feo), pero lo asumo y de verdad lo digo, eso es un síntoma, no de egoísmo, sino de alguien como yo, que lo único que desea en este momento es aprender a vivir en paz, en armonía con lo que soy y lo que tengo, que quisiera, dejar de centrar mi atención sólo en mi mundo interno, en las cosas que me preocupan, los problemas que –como a todo mundo- me agobian; puesto que a pesar de que sé que es imposible huir y olvidarme por completo de quién soy y lo que hago; una de las lecciones más grandes que he aprendido en esta etapa de mi vida es aquella que está relacionada con el hecho de que en los momentos de absoluta incertidumbre y cuando en apariencia los días transcurren sin que nada suceda, siempre es una buena estrategia dejar de prestar atención a la voz interna, para enfocar los sentidos hacia fuera y así descubrir cosas nuevas, historias mágicas y distintas, anécdotas que de otra forma tal vez “pasarían de noche”…

Sentimientos producidos al encontrar en lo cotidiano un aroma o una imagen nueva, emociones producidas a través de una sonrisa, las líneas escritas en la página de un libro que te cuenta una historia de alguien que vivió tal vez hace ya muchísimos años y en un lugar distante, o la risa espontánea que te provoca una tontería expresada en un día trivial con demasiado ingenio… Quizá también la sensación tan difícil de explicar cuando encuentras que a través de la música y la letra de una simple canción alguien más ha logrado describir con exactitud lo que en este instante de tu vida te pasa a ti.

Eso es lo único que necesito expresar hoy con “Perdida”... Una canción que me fascina y viene incluida en el disco más reciente del grupo español “La Oreja de Van Gogh”.
Me encanta la música y contrario a lo que mucha gente pudiese suponer (referente a que soy “tan fresa” que sólo tengo en casa discos de Soraya y Laura Pausini)... Sin importar que esa sea una “verdad a medias”, el punto aquí es que al igual que hago con las personas que cruzan por mi vida y con los libros que llegan por alguna circunstancia hasta mis manos; en el caso concreto de la música y las letras, siempre trato de buscar algo que perdure en mi interior más allá del momento y la distancia.

Es muy raro que en el infinito universo de géneros y canciones que existen en la época contemporánea, yo encuentre alguna letra con la que me sienta no sólo identificada, sino que además, los sonidos de la música consigan erizarme la piel.

Así defino lo que pasa conmigo cada vez que escucho esta canción. Me identifico mucho con la letra, que es un poco nostálgica e incluso hasta dramática, pero la única razón que encuentro para justificar porque me gusta tanto es simple: Creo que describe a la perfección todo lo que vivo y siento en este momento, lo cual no quiere decir tampoco que yo sea una mujer que sufre y se atormenta… Nada de eso, soy una mujer simple que trata de vivir a diario con los sentidos muy abiertos, que trabaja, sueña, se ríe, se enoja y se ilusiona como puede hacerlo cualquier otro ser humano… En pocas palabras, trato de vivir al día y agradecer por todo lo que tengo y lo único que ensombrece mi vida en este momento y me gustaría cambiar es el hecho de he permanecido enamorada de una persona que no me corresponde ya… Esa es la única piedra que por el momento llevo en el zapato y es cosa de nada, comparado con los problemas tan graves que viven otras personas a quienes les ha tocado coincidir conmigo también dentro de este espacio y tiempo.

Tal vez exagero al sentir como “algo muy mío” lo que para otros puede ser una canción tan cursi y simple, pero la diversidad y las distintas percepciones acerca de una misma cosa es lo que le da sentido a la vida y provoca que este mundo sea un lugar interesante… y como este espacio es un pequeño fragmento de mi mundo, en el lapso de tiempo en que preparo otras historias más interesantes y que nada tienen que ver en lo absoluto conmigo, esta noche, decido de corazón compartirla con quien la quiera oír.

****************************************************

PERDIDA
-La Oreja de Van Gogh-

Yo crucé la línea blanca un día,
fue una noche con su amanecer,
puse un par de rombos en mi vida,
hice un viaje a un mundo que no ves.

¿Cuántos gramos pesa mi alegría?
¿Cuánto pesa el miedo a ser feliz?
Nunca me he sentido tan perdida,
y a ti tan lejos de mí.

Levanté la tapa de mi misma,
encontré una niña en un jardín,
flores de papel y una muñeca
,
nadie con un cuento para mí.

Pude ver los restos de una fiesta,
restos de mi vida junto a ti,
pude ver la soledad tan cerca,
y a ti tan lejos de mi
.

Me dejé llevar por una tontería,
pensé que te quería un poco mas que a mí,
si pudiera dar la vida la daría,
volver a ser tu niña me haría tan feliz,
sin ti, no sé vivir...

Todos los errores van a un puerto
donde espera un barco de vapor,
pero el mío aún lo llevo dentro,

porque soy adicta a tu perdón
.

Pude ver los restos de una fiesta,
restos de mi vida junto a ti,
pude ver la soledad tan cerca,
y a ti tan lejos de mi
...

Me dejé llevar por una tontería,
pensé que te quería un poco más que a mí,
si pudiera dar la vida la daría,
volver a ser tu niña me haría tan feliz...

Me dejé llevar por una tontería,
pensé que te quería un poco mas que a mí,
si pudiera dar la vida la daría,
volver a ser tu niña me haría tan feliz...

Sin ti, no sé... Vivir...
Sin ti, no sé... Vivir...
Sin tí, no sé... Vivir...



Powered by Castpost

Comentarios

Sherezada dijo…
Animo Martha!
que seguro ya vamos más payaquepaca. :)

Te mando un abrazo.
Hola Martha!

Desde aquí te mando un caluroso abrazo oloroso a smog pa´que te alegres un poco; siento mucho que no haya comentado nada en tu blog antes. Animate!!

Saludotes desde aca para alla!!
Holaaa!! wow!!!
imagínate ahora soy yo la que agradece ver que no estoy tan perdida hahahaha… la verdad es increíble ver como existen personas tan geniales la verdad puedo decir que estoy en una situación muy similar a la tuya!! y creeme puedo decir "es muy tuyo, como esto es muy mío" …
salu2 :D
Martuchis dijo…
Here:

Eso lo escribí en el 2006, pero créeme que todo pasa y siempre encuentras la manera de salir adelante; sólo que en esos momentos de confusión o incertidumbre nos es difícil poder visualizar lo que la vida tiene para más adelante del camino.

Gracias por tu visita y comentario.