Ir al contenido principal

Caballo De Troya


Anoche me quede hasta poco después de las 2 de la madrugada para terminar de leer las páginas que me faltaban de "Caballo de Troya"; el libro que en las madrugadas de este último mes fue el culpable de que yo me desvelara más de lo normal.

Algo que ya no pude comentar desde la otra vez -cuando mencioné que estaba picadísima con ese libro-, fue que a pesar de que fue la primera vez que lo leí, fue también una historia de la que ya había escuchado hablar muchas veces y yo tenía muchísimas ganas y curiosidad por conocer.

Mi primer contacto con "Caballo de Troya" fue hace como 15 ó 16 años, cuando una maestra amiga de mi papá le prestó el libro. Yo me acuerdo que desde siempre, en mi casa siempre habían libros o revistas que leer, y para mi era muy común en las madrugadas cuando me levantaba para tomar agua o ir al baño (pues en ese entonces yo todavía no me desvelaba tanto), encontrar a mi papá leyendo, y por eso me acuerdo súper bien que en una de esas ocasiones, vi el libro sobre la mesa, y como mi papá no estaba, comencé a hojearlo.

Lo que más me impresionó, fue que ese libro en las primeras páginas contenía una dedicatoria muy hermosa, hecha con letra manuscrita, puesto que a la dueña del libro se lo había regalado otro maestro (también amigo de mi papá) y que en ese entonces pretendía a la maestra.
No recuerdo con exactitud lo que decía textualmente la dedicatoria, pero el mensaje decía algo muy bonito relacionado con la idea de que la lectura es una de las formas más interesantes para conocer acerca de otros tiempos y lugares, así como uno de los pasatiempos más útiles y valiosos que una persona puede tener; y cerraba con un mensaje con el cual cualquier otra persona (como yo que de "metiche" lo leí) podía darse cuenta de la sinceridad de sus sentimientos hacia ella.

Luego, empecé a leer entre saltos de hoja y como no sabía ni de que se trataba me pareció aburrido (por tener tantos tecnicismos y cosas complicadas), total lo dejé sobre la mesa y aunque nunca más lo volví a leer, se me quedó muy grabada esa dedicatoria y la portada del libro (que por cierto es muy diferente a la que ilustra este post), y ya pasó el tiempo, y aunque mi papá nunca devolvió el libro, yo ya no pude volver a leerlo, puesto que ese libro se echó a perder junto a muchos otros que teníamos cuando por la humedad de las lluvias el cuarto donde estaba el libro se remojó y se derrumbó.

Dicen que cada cosa llega a su tiempo, y ahora siendo ya una mujer adulta, como a mediados del 2005, encontré una página web para descargar libros, y entre ellos bajé la colección completa de estos libros de J.J. Benitez y ahora comprendo porque tal vez lo que en otro tiempo me pareció aburrido, en esta etapa de mi vida (cuando de modo constante me cuestiono tantas cosas), el libro me encantó.

Desde ese primer contacto con el libro y hasta ahora cuando ya lo he leído completo, siempre he escuchado muchas opiniones encontradas y algunas que casi, casi tachaban de hereje y blasfemo a J.J. Benitez (el autor); pero a mi en lo personal me fascinó el libro porque a pesar de que es ciencia ficción, la historia está tan bien documentada (incluye una gran cantidad de notas referenciales al pie de casi todas las páginas), que no sólo te hacen suponer que el autor se aventó una investigación muy cañona no sólo de historia, sino también de física, medicina, análisis de textos evangélicos y quien sabe cuantas cosas más... Todo lo cual da como resultado una historia muy original e interesante en la que la figura de Jesús de Nazareth se convierte en la de alguien mucho más humano y real, algo que de algún modo te lleva a entender y sobre todo valorar en su real dimensión el sacrificio que El fue capaz de realizar.

Prácticamente "me devoré" el libro y las partes que más me gustaron fueron: cuando Jason (o el mayor) se encuentra por primera vez con Jesús y él de inmediato va y le da la bienvenida haciéndole saber que está enterado de que viajó a través del tiempo para dar testimonio de como realmente sucedió todo en el año 30, las pláticas que ambos tienen durante el poco tiempo que conviven, el encuentro con María (la madre de Jesús), una parte del libro donde Jason observa como Jesús de Nazareth juega con los niños y la descripción tan detallada de todas las costumbres y personajes de aquella época, sin olvidar lo impresionante que resulta conocer desde una óptica más científica y objetiva la narración de todo el sufrimiento físico de la pasión y muerte, algo que creo sólo había logrado Mel Gibson con la película de "La Pasión", pero creo que se queda "rosita" junto al libro.

Cada persona que lo lea o ya lo haya leído, sin duda alguna tendrá un comentario que hacer respecto al mismo, y yo en lo personal, sólo puedo decir que me gustó precisamente por esa peculiaridad de hablar de Jesús como un personaje menos "celestial" y un poco más humano, con todo y lo extraordinario de sus enseñanzas que lo convirtieron en un ser muy especial, pero al mismo tiempo muy incomprendido por la sociedad de su tiempo... Y en ese sentido pienso que las cosas no serían muy diferentes si él volviera a vivir en esta época.

Total... Para no hacer esto más largo, disfruté mucho el libro, superó todo lo que yo imaginaba y ahora tengo una curiosidad tremenda por leer los 7 libros restantes que forman parte de la colección y que yo creo será la lectura que absorberá mi tiempo antes de dormir de aquí a Febrero 2007, que es lo que calculo me llevará leer toda la colección completa y no obstante que desconozco que cosas y situaciones me sorprenderán en cada uno de los libros, por lo pronto este fin de semana comienzo a leer la segunda parte, pues me muero por acompañar a Jason y Eliseo (su compañero de odisea) a su regreso a la Jerusalén del año 30, en busca del Rabí de Galilea... Las madrugadas siguientes están destinadas ya para acompañarlos imaginariamente en ese Gran Viaje.

Comentarios