Ir al contenido principal

Día 5: Fecha Propicia Para Hablar de La Magia En Una Estrella...

La Famosa Estrella de la Montaña Franklin de El Paso, Tx.

Terminó la primer semana del 2007 y en este día no sucedió absolutamente nada digno de contarse. De hecho hoy no iba a postear nada, pero a fuerza de escuchar cada rato sobre la inminente llegada de Los Reyes Magos y de la famosa "Estrella" que los guió hasta Belén de Judá para ofrecer sus regalos en señal de adoración al niño que se había profetizado sería "El Mesías"; de pronto, y fuera de los escritos bíblicos, recordé una anécdota en particular relacionada con uno de estos astros que aún no sé definir si fue algo que soñé o en verdad sucedió cuando yo era niña (¡Uhhh ya llovió!).

El incidente tuvo lugar hace muchísimos años, en casa de uno de mis tíos (por parte de mi mamá), en aquella época, a mis hermanos y a mi nos gustaba mucho ir durante las vacaciones a quedarnos en la casa de mi tío para jugar con 3 de mis primos que están en igualdad de edades que mis 2 hermanos y yo.

Recuerdo que siempre que mis papás nos daban permiso de quedarnos, tratabamos de dormír todos juntos en una de las habitaciones de la casa para quedarnos platicando hasta tarde y en aquella ocasión, pasó algo muy extraño y ya bien entrada la madrugada uno a uno fuimos despertando.

La casa estaba muy seria -obviamente por la hora- y en esa habitación (que pertenecía a uno de mis primos), la oscuridad no era tan densa, puesto que además de estar ubicada en la planta alta de la casa, frente a nosotros había una ventana muy grande que filtraba el resplandor nocturno, que si bien no iluminaba del todo, si provocaba que la visibilidad fuera perfecta.

Me acuerdo que esa noche en particular nos dió por asomarnos a través de esa ventana, y tras descubrir por primera vez la calle desierta y las casas de alrededor oscuras y en silencio, lo segundo que llamó nuestra atención fue que en el cielo no había luna, estaba perfectamente despejado y sólo había a lo lejos una luz muy hermosa y brillante.

A todos nos llamó la atención, ya que por momentos parecía destellar con gran fuerza, yo en lo personal nunca más he visto algo parecido a eso y la única explicación que 6 niños pudieron darle a esa luz que brillaba a lo lejos fue que se trataba de la nariz de Rodolfo el Reno o la Estrella de Oriente que indicaba que Los Reyes Magos ya venían en camino.

Eso es todo lo que recuerdo, no sé definir si fue mucho o poco el tiempo que permanecimos despiertos y ahí trepados en pijama mirando a través del cristal esa luz tan hermosa y lo que más curioso me resulta, es que el recuerdo de ese incidente sobrevino de repente a mi mente hace apenas algunos cuantos años atrás y aunque nunca lo había comentado con nadie antes hasta este día, estoy segura que si les pregunto, ni mis hermanos ni alguno de mis primos lograría acordarse.

Es curioso como desde tiempos inmemoriales la aparición de una estrella en el firmamento se ha relacionado con todo tipo de sucesos tanto buenos y malos; así, mientras para algunos los astros representaron el cumplimiento de profecías, desastres naturales o un sinfín de supercherías, también está el otro lado de la moneda, y hasta nuestros días, la gente sigue mirando hacia el cielo cada noche, para pedir un deseo, ponerle el nombre de una persona especial al astro más brillante que se encuentre, o simplemente para pensar en alguien querido que quizá esté a miles de kilómetros o en un punto del planeta muy distante...

Yo en lo personal soy un poco escéptica a todo eso, y aunque me gusta mirar al cielo, la única vez en toda mi vida que una estrella me ha envuelto con su magia ha sido esa...

Esta madrugada, como viene sucediendo hace más de 2000 años, la estrella guía de esos tres monarcas, aparecerá en el cielo y podrá ser contemplada por muchos niños que quizá con un poco de suerte y si no son vencidos por el sueño podrán ver un camello, un caballo y un elefante apostados afuera de su casa y aunque los adultos ya no tengamos la capacidad para creer en esas cosas, por lo menos podríamos conservar la ilusión de que cada vez que una estrella aparezca reluciente y fulgurante en el cielo, puede ser señal de un buen augurio y de que los sueños (basta sólo desearlo de corazón) se pueden volver realidad.

No quiero hacer más largo este post, así que me queda pendiente contarles un día de estos la historia de la estrella de La Montaña Franklin (que es un símbolo muy emblématico de esta frontera).

¡Feliz Día de Reyes!

Comentarios

En esta època siempre se aparece la constelaciòn de Orion en el firmamento, y recuerdo que mi abuela decìa que las 3 estrellas que forman el cinturòn de Orion eran los reyes magos. Son recuerdos bastante bonitos.

Saludos dsde el DF!