Ir al contenido principal

"Pretender" ir al Banco en Plena Cuaresma y no "Morir" en el intento...


... Desde hace un buen rato traía la idea de escribir un post sobre el "Viacrucis" que resulta tener que ir al banco a cobrar un cheque o hacer un depósito previo a un día festivo (o incluso después que ya pasa el "día de asueto") y no lo había hecho porque algunos de mis amigos bloggers se me adelantaron y en sus respectivos espacios "cibernéticos" abordaron algo parecido.

...Insisto, la idea era esa, pero cada vez que voy al banco, y más en concreto al famosísimo HSBC (antes BITAL), para perder más de una hora de mi valiosísimo tiempo libre (que podría usar como por ejemplo para actualizar mi blog), y sobre todo después de todas las "burradas" que he tenido que soportar al igual que otros usuarios de esa "H" Institución Bancaria -aclaro que la "H, aunque suene a "grosería" significa "Honorable"-, pienso también en que, a pesar de que "ya me estoy acostumbrando" a tener que vivir eso casi cada fin de semana, después de todo no es tan mala idea -y por mi propia "salud" mental-, es bueno expresar de alguna forma toda esa "maraña" de sentimientos encontrados que experimento cada vez que se cierra muyy lentamente la puerta de una de esas sucursales y que antes te daba la bienvenida con una vocecita pegajosa y traumatizante (peor que reguetón).

O.K, no voy a hacer una "cronología" para contar las veces que después de más de una hora formada en la fila, al llegar a la caja no me cambian el cheque porque: "La firma no está autorizada", o porque "no hay sistema", o como la vez que me dijeron: "Es que ya no hay dinero".... ¿Qué, queeee?, ¿Cómo que un banco sin dinero?... Suficiente motivo para "alaciarme" los "Shinos" de la desesperación.

Ni tampoco voy a decir que O-D-I-O este banco en particular, porque parece hecho a propósito que los días cuando hay más gente y la fila da doble vuelta, solamente HAY DOS CAJEROS atendiendo (bueno en realidad, sólo es uno, porque el otro con el cuento que está haciendo "Corte" nada más se hace "guey"), que detesto su mugrosa y discriminatoria fila "Premiere", que sólo sirve para que la gente gandalla llegue y se meta sin haberse formado siquiera y la atiendan primero, y que deberían cambiarla mejor para hacer una fila "especial" para todos esos señores cobradores que llegan al banco en horas pico para realizar depósitos de puras moneditas de a peso (que se tienen que contar una por una), más a parte a realizar otras operaciones, o de esas señoras que van el último día a realizar pagos del Avon, Fuller, Tupperware, Arabella, Omnilife, Jafra y cuanta cosa más se tiene que pagar a través de depósito bancario, y que por ironía del destino, siempre le toca el turno adelante de ti.

No, no me quiero quejar de eso (jajajaja), así que hagan de cuenta que no leyeron absolutamente nada de lo anterior... El punto real, del cual quiero hablar justo hoy, previo a los días más fuertes de la Semana Mayor, es de la anécdota que ocurrió en particular el día de hoy.

Es rarísimo que yo vaya al banco previo a un día festivo, por lo regular procuro o ir muy temprano o de plano esperarme hasta el Sábado o dos días después que ya pasó el día de asueto. Sin embargo, por cosas del destino, hoy urgía depositar un cheque de la empresa donde yo trabajo y como me pidieron "el paro", accedí y fui.

La odisea, -por ser previo al Jueves Santo-, de por si ya pintaba para ser "caótica", desde temprano mi jefa intentó depositar el famoso cheque en una sucursal del HSBC aislada y desolada (que les recomiendo buscar siempre una surcursal así para no meterse en tantos líos y evitarse filas interminables), pero "no había sistema", así que poco antes de las 6 me fui a la sucursal de Campestre, que aunque yo sabía que iba a estar "¡Hasta la madre!"... Pero ¡hasta la madre del Gerente!... No sean mal pensados... El caso es que el famoso cheque se tenía que depositar y como yo tengo paciencia de "Santo Job", entré decidida a esperar el tiempo que fuera necesario.

Ya se podrán imaginar, la fila estaba que daba vuelta, los 3 chavos que estaban atendiendo en caja, lo hacían a 2 velocidades: "Lento y muuyyy lento".... Pero no me desesperé y así transcurrieron varios minutos que al final sumaron una hora y media de espera, y cuando casi llegaba mi turno, ¿Qué creen que pasó?... Los cajeros anunciaron que ¡Ya no había efectivo!!!

Menos mal que yo iba a hacer un depósito, pero hubieran visto el show que se armó. Una señora se puso como "león enjaulado" y a fuerza quería que la cajera le pagara su cheque. Reacción de lo más normal y estoy totalmente de acuerdo en que la señora estaba en todo su derecho de reclamar, ¿pero le pagaron su cheque cuando la vieron enojada?... Nahhh... su enfado no sirvió para nada, más que para hacer la fila más lenta de lo que ya estaba .

Yo llegué ahí poco antes de las 6, el banco lo cierran a las 7 en punto (y a veces antes), y aunque yo creía que me iba a "salvar" porque la transacción que yo necesitaba realizar era un depósito y no un cobro, me dio muchísima risa que cuandome tocó mi turno, la cajera me dijera que "Los depósitos se reciben sólo hasta las 6".

En otras circunstancias me hubiera enojado, pero quizá mi "auto coco wash" para no desesperarme por la espera, fue tan bueno, que me limité a sonreirle con "dientes de mazorca" y decirle: "yo estoy aquí desde antes de las 6", a lo que ella me respondió: "el sistema no sabe de tiempos de espera, ya son las 7, pero como todavía no hago el corte, te lo voy a aceptar"...

¡Ah mira que chava tan buena onda!... Me aceptó mi depósito, y si no lo hubiera hecho, juro que no me hubiera enojado ni peleado con ella, total, ni modo, lo peor que podía pasar era que tuviera que esperar hasta el próximo Lunes... y después del incidente de la señora (que por cierto seguía todavía ahí a un lado de la caja haciendo guardia), supe que la chava tuvo un día difícil y después de todo yo no iba a ser quien se lo complicara más.

En conclusión... A mi no me fue tan mal, como otros que todavía se quedaron cuando yo salí del banco, más de 1 hora después de que llegué, y la moraleja que queda después de esta anécdota es: Eviten como "la peste bubónica" ir al banco previo a un día festivo (sin importar si es HSBC o cualquier otra institución bancaria, puesto que todas están cortadas por la misma tijera), y así como la gente se "abastece" de "chelas" cuando va a haber "Ley Seca", procuren guardar efectivo si se acerca una festividad que amerite "puente" o fin de semana largo, y por último... es BITAL cultivar virtudes como "La Serenidad y Paciencia" (como diría el famoso Kaliman), para ponerlas en práctica cuando no quede de otra y haya necesidad de "Pretender" ir al banco -no sólo en Cuaresma- y "no morir" en el intento...

P.D. Estoy planeando muy seriamente la posibilidad de enviar una carta al corporativo de HSBC -que por cierto está ubicado en un edificio muy "fregón" en el DF- y aunque sé que no me harán caso, por lo menos podré desahogar toda esa mala vibra y frustración que me provoca su pésimo servicio.

Comentarios

alejandra dijo…
Estoy totalmente de acuerdo!!! Es un horror ir al banco antes de días de asueto, lo evito completamente, yo a la antigûita, prefiero mi cochinito que esas cochinotas "H" instituciones bancarias, son un asco, te recomiento esta página www.apestan.com es muuuy buena, ahí puedes exponer tus inconformidades.

Saluditos!!!
Circe dijo…
y no me vas a creer que cuando era niña soñaba con ser la señorita cajera de un banco, jaja era caché, la unica posición mas o menos deseable que habia en mi querido pueblo. Años despues lo logré, y oh sorpresa, mi cuento de adas !destruido!, por eso les digo a mis niños, hay que estudiar o amenazo con meterlos a trabajar en un banco, y a que se las vean con las enormes filas de dias pos y ante festivos.
buen post
saludos
p.d. te falto el pago de mary kay cosmetics, productos muy buenos....compre compre, yo los distribuyo jejej aiosss
victoria dijo…
Por favor! manda la carta... jajajajaja todavia me estoy riendo que barbara...
victoria