Ir al contenido principal

Historia En La Canción: "Dos"


7:45 a.m. Ella camina apresurada entre un montón de gente, llevando a cuestas la prisa de un inicio de semana, en la mano un portafolio lleno de papeles y en la otra un humeante vaso de unicel con tapadera repleto de café.

Camina decidida, sin importar que el viento matutino le revuelva los oscuros y lacios cabellos. Sus ojos marrón no ven más allá de la realidad que tiene enfrente: la cantidad de cuadras que debe completar después de haber decidido bajarse del taxi, pues de no haberlo hecho así, corría el riesgo de no llegar a tiempo.

Hasta ahí, todo lo que le rodea es realidad evidente: el ruido de los coches, la gente que camina y pasa a su lado, el calor de las primeras horas del día, el reflejo del sol en lo alto de los edificios, hasta el momento en que en una esquina el color verde de un semáforo la obliga a detenerse junto a otras miles de personas que al igual que ella se dirigen a su centro de trabajo y es entonces cuando la cotidianidad de su mundo se altera, al descubrir que al otro lado de la calle está otra vez "él".

Ambos se han encontrado en ese mismo punto muchas veces. Él la mira a ella con cautela y a su vez, ella también lo observa cuando considera que está lo suficientemente distraido como para no darse cuenta que ella se ha fijado en él.

En ese punto, sus caminos se han cruzado casi a diario, mientras el semáforo los mantiene suspendidos a ambos por unos cuantos segundos, durante un buen tiempo la historia se ha repetido igual.

En la transición del color verde al rojo, cada uno continúa su camino. Pasan casi rozando uno junto al otro, pero apesar de eso, sus miradas jamás han coincidido. Ella sonríe cuando siente que la distancia lo ha colocado a unos cuantos metros de su espalda, mientras que él suspira porque se convence de que le parece mucho más hermosa cada vez...

En otro punto de la ciudad, una chica físicamente idéntica a la de nuestra primera historia mira el teléfono entre expectante y divertida. Lo toma, luego lo deja, abraza la bocina y suspira con ella recargada en su pecho, mientras que a miles de kilómetros de distancia, un muchacho simple, recostado en su cama, mira la televisión y de cuando en cuando voltea a ver la imagen enmarcada en su buró de la chica que en ese mismo instante también piensa en él, debatiéndose entre la indecisión de si será correcto o no llamarlo...

De noche, llueve, las calles se encuentran infestadas de autos y el tráfico se hace denso como consecuencia del fin de semana.

En un taxi que se detiene junto a otro en una gran avenida, la humedad de los vidrios no es impedimento para que la pareja de la primer historia establezca conexión visual a pesar de estar en dos autos distintos... Y aunque jamás han cruzado palabra alguna, ambos se reconocen y sonríen el uno para el otro por primera vez.

Por otro lado, la chica del teléfono ha llegado a un bar lleno de gente, se ve tranquila... su apariencia y su actitud revelan que esa noche ha salido sin ninguna otra pretensión que no vaya más allá de ser ella misma y pasar bien el momento... Quizá por eso llama mucho más la atención tanto de los chavos que están acompañados y los que están en grupo pero, solos.

A ella no le importa, se sienta en la barra, disfruta del panorama hasta el momento en que el anuncio de un mensaje nuevo en su celular la distrae.

Al parecer, alguien se ha ofrecido a acompañarla, ella sonríe y mira a su alrededor pero no descubre a nadie. Hasta que alguien a sus espaldas le ofrece por sorpresa una flor y cuando voltea para averiguar de ¿quién se trata?, en su rostro se refleja una expresión de inmensa alegría al descubrir que se trata del muchacho al otro lado del teléfono.

Ella lo abraza, le da un beso, y con la invitación a sentarse a su lado, le hace saber que le está brindando también una nueva oportunidad para volver a comenzar de cero...

En ese instante esta última imagen se minimiza y no puedo imaginar ya más de la historia, porque el auto que viene atrás de mi "me corta la inspiración" y con el claxón me indica que hace un buen rato que el semáforo ha cambiado ya...

La canción me acompaña aunque ya no vaya yo "soñando despierta" todo lo que dice la letra, la historia en la canción me dice que el amor está en todas partes y a pesar de que vivamos inmersos en un mundo "realista" y cotidiano, todos estamos en busca de la felicidad.

¡Pausini contrátame y yo te hago el video de esta canción!!!


"Dos" (2006), Track 2


Get this widget
Share
Track details

"DOS"

-Laura Pausini

(Raf - Cheope)

¿Dónde vas y cómo estás?,
es difícil ver la realidad...

Miro el rojo del semáforo,
te busco yo entre tanta gente,
a pie en taxi, en el autobús,
miradas que se cruzan y se van...


Como viento rápido, en el caos del tráfico
y un claxon tras de otro a pensar...

¿Dónde vas cómo estás?
cambiare si cambiarás...

Somos dos, tú y yo,
dos luchadores, dos héroes
y
dos canciones de amor,
por siempre tú y yo,
con las mismas palabras
la misma pasión...


Yo quisiera decirte ahora que tú te vas
si amor das, amor sentirás y de amor vivirás...

Di, esta noche, ¿di tú qué harás?
llamo una y otra vez,
pero tu no estás en casa:
"dejarme un mensaje"
tu voz me suena tan extraña que yo
yo no sé que decirte
ahora yo saldré a buscarte
sé que esta noche te encontraré, eh...

¿Dónde vas?, ¿Cómo estás?
yo no sé, ¿dónde estarás?...


Estoy aquí, como tú...
Con miedo de amarte ahora
y por dos minutos, dos horas,
una eternidad,
somos olas perdidas,
en esta ciudad...

Donde nacen y crecen amores,
como entre tú y yo...
na, na, na...


Yo quisiera decirte,
ahora que tú te vas:
si amor das, amor sentirás
y de amor vivirás...


¿Cómo estás?,
oh,
tú y yo,
somos dos, más que dos,
dos por siempre...
na na na na
somos dos...

Comentarios