Ir al contenido principal

Caballo de Troya III: Saidan (Continuación)...


El Diario del Mayor comienza describiendo la última aparición de Jesús de Nazareth a sus discípulos, poco después de la crucifixión.

Así, entre las más variadas reacciones, que van del desconcierto de quienes no creían que la resurrección del Maestro pudiese ser algo posible, posterior a esta última aparición de Jesús (que según la crónica y datos de Eliseo y El Mayor fue la número 10), deciden despedirse y emprender un viaje para seguir las indicaciones de su amado maestro de dirigirse a Galilea.

Por su parte Eliseo y El Mayor, enterados ya del mal irreversible sufrido en sus organismos a causa del viaje a través del tiempo, toman la decisión de prolongar por su propia cuenta su estancia en la época de Jesús para atestiguar su vida pública.

Tras una maniobra que se torna peligrosa y arriesgada, trasladan "La Cuna" a Jericó, ciudad más antigua del mundo, en la que Juan Bautista, brindó ese primer sacramento a Jesús y la primer sorpresa que se llevan al llegar a ese lugar es descubrir un lugar de indescriptible belleza y variedad de vegetación, del cual en la época que provienen ellos no queda absolutamente nada.

Jason se traslada hasta Saidan, para ir en busca de la familia de los Zebedeo. Al llegar ahí, Santiago y Juan lo reciben y Jason les pide acompañarlos durante algunos días y ellos se disculpan alegando que su padre está muy enfermo y aunque para efectos del viaje y durante todas sus intervenciones en la vida de los personajes de esa época, Jason se había hecho pasar por un mercader griego, con ciertos dotes de adivino y astrólogo (cualidades que le valieron ganarse la amistad de Poncio Pilato, quien era un hombre extremadamente supersticioso), la profesión real de Jason o el Mayor es la de médico del ejército y por esa razón se ofrece a revisar al padre de los Zebedeo.

Esta parte del libro es muy interesante, porque cuando él llega a revisar al padre de Juan y Santiago, en ese momento se encuentra con un "rofé" o Doctor, quien curiosamente también había sido amigo cercano de Jesús... pero lo interesante de esta anédcdota es que El Mayor revela que aún sin haber cruzado palabra alguna con él, esta persona "saca a flote" de inmediato que él es Médico, y lo que impresiona a Jason es que en esa época, los hombres que rudimentariamente se dedicaban a curar los males del cuerpo humano, eran también muy supersticiosos y la mayoría de las enfermedades las atribuían a los espíritus malignos.

Para estas alturas, los discípulos, influenciados por un comentario de Juan Marcos, (un niño de 12 años quien era un fiel seguidor de Jesús), por accidente logró presenciar cuando Jasón desapareció "entre una nube de humo" (al momento de subir a "La Cuna" para trasladarse a Jericó), provocando que los discípulos comenzaron a dudar y a cuestionarse si Jason no era un "ángel del señor"; por lo que a sugerencia de Eliseo, tuvo que preparar un "truco" (que no les voy a revelar en que consistió para no quitarle emoción cuando lean el libro) que pudiera discipar todas esas dudas que se cernían sobre él.

Bueno, pero para no hacer más largo esto y lo que uno espera con ansia loca mientras avanza páginas al libro, es llegar a la parte donde El Mayor se encuentra de nuevo con Jesús. Esto sucede en plena madrugada en una playa de Saidan, a donde El Mayor acude por invitación de los Apóstoles a pescar, y mientras ellos se encuentran a bordo de las lanchas buscando los bancos de peces, Jesús se presenta de pronto ante él y tiene una conversación muy interesante en la que en cierta forma le da a entender que las sagradas escrituras han sido malinterpretadas y lo más sorprendente: A pesar de que el maestro tiene la forma física con la que todos lo conocieron, los aparatos que analizan ese encuentro desde "La Cuna", revelan que el cuerpo de Jesús carece de todos los órganos internos que posee un ser humano, dando a entender con ello y también a través de su conversación que se encuentra ya bajo otra forma de vida (por la que aparentemente pasaremos todos) y que además Él es un ser venido ¿de otra dimensión?

Al siguiente día, sucede algo increíble: Jesús se presenta de nuevo muy cerca del lugar donde se encuentra estacionada "La Cuna", presentando así la oportunidad soñada para que Eliseo (que en los 2 primeros viajes permaneció todo el tiempo dentro de la nave), pueda conocerlo y es impresionante la reacción que él tiene al estar a unos cuantos pasos, pues después de todo para cualquier persona normal sería algo impresionante poder ver de frente a Jesús ¿no?

Lo más interesante de este tercer libro es sin duda alguna todas las cosas que Él les comparte durante esas charlas, es impresionante que Jesús sabe que estos dos viajeros provienen de una época futura y que en cierta forma Él los ve también como si fueran dos apóstoles más que al volver a la época moderna llevarán su mensaje de amor y fe.

No me quiero extender más de lo que ya lo he hecho, tan sólo puedo decir que Jason y Eliseo en este tercer viaje viven situaciones que van de lo peligroso a lo sublime y casi al final El Mayor interrumpe su relato justo en la parte donde él se aventura en compañía de los apóstoles y de María con destino hacia Saidán, para luego hacer una pequeña narración de las cosas que María, la madre de Jesús -en una conversación- le compartió acerca de los primeros años del Mesías y en los que podemos enterarnos no sólo de que tuvo más hermanos, sino de que vivió en Alejandría, que en sus primeros años aprendió a hablar griego, que jamás hubo aparición alguna del "Ángel de la anunciación", cuando la huída para escapar de la matanza ordenada por el rey Heródes, y que José (el padre de Jesús), efectivamente era carpintero, pero se enfocó mucho más a ser contratista de construcción, lo que además de permitir ofrecerle a su familia una posición económica mucho más desahogada, fue también el motivo por el cual él murió en un accidente de la obra.

Jesús no sabía cuál era su misión y tampoco tomó consciencia de su naturaleza divina casi hasta cuando ya se había convertido en un hombre adulto; creció siendo un niño muy normal y mucha de su sabiduría la adquirió durante sus primeros años en Alejandría y también debido a la educación tan esmerada que recibió de sus padres, quienes sabían que Jesús era "El Hijo de la Promesa", pero lejos de su divinidad, ellos lo veían más como "un libertador político" que vendría a expulsar a los romanos de Jerúsalen.

En su niñez Jesús vendía quesos y mantequilla que Él mismo preparaba para costearse sus clases de música, le gustaba pintar y moldear con arcilla (y en su época elaborar figuras con forma humana o retratar el rostro de una persona se consideraba como algo "sacrílego").

Así fue como creció Jesús, pero de sus juegos, su forma de ver la vida y sus primeras apariciones públicas, las conoceremos muy posiblemente en la siguiente parte del relato incluido en el diario de El Mayor, pues por lo pronto hasta aquí llega el viaje...

Comentarios