Ir al contenido principal

Guerra Bacteriológica

Hacía mucho tiempo que no me costaba tanto trabajo terminar de leer un libro y la verdad yo pensaba que me iba a tardar hasta finales de este año para poder acabar todas las páginas, pero me puse las pilas y lo terminé.

El libro al principio si te engancha, pues empieza hablando de que cuando sucedió lo de los atentados terroristas del 11 de Septiembre al World Trade Center, una unidad de 22 soldados de la Guardia Nacional de NY fue enviada a la zona de desastre para cerciorarse de que los terroristas no hubieran usado armas que propagaran a través del aire algún virus mortal.

¿De dónde surgió esta idea?, muy simple: 11 días después del ataque terrorista, el gobierno de EUA se enteró que algunos de los secuestradores habían intentado comprar avionetas de fumigación y dos semanas más tarde, también un empleado de un periódico murió al tener contacto con una carta sospechosa que estaba contaminada con Antrax.

"Guerra Bacteriológica" fue escrito por 3 periodistas del New York Times: Judith Miller, una chava que ha sido corresponsal de este periódico en la desaparecida URSS y en medio Oriente; Stephen Engelberg, quien además de ser redactor se dedica a informes sobre seguridad nacional norteamericana, mientras que William Broad, es especialista en temas científicos y se ha hecho acreedor al famoso premio Pultizer.

Bajo el enfoque de estos periodistas, el libro explica que si en el Siglo XX, las teorías de los físicos produjeron armas termonucleares y misiles, durante el Siglo XXI, que se caracteriza por ser la era de los biólogos, los mismos adelantos de la ciencia que lograron eliminar enfermedades y prolongar la vida humana, al mismo tiempo también permitieron crear gérmenes muy peligrosos que son difíciles de detectar y diagnosticar.

Después de eso el libro se trona bastante tedioso, porque contiene demasiados datos históricos, que pienso que solamente serían de gran utilidad si la persona que lee el libro necesita presentar un trabajo sobre el tema e incluir referencia bibliográfica, pero a grandes rasgos, lo que los autores nos explican a través de todas estas páginas es la actitud ante el terrorismo que han adoptado algunos de los presidentes de los Estados Unidos.

Es muy interesante enterarse de como para algunos mandatarios, el terrorismo biológico no ha sido tan importante, al grado de que durante sus gestiones en el gobierno destinaron muy poco presupuesto para la investigación de armas químicas, mientras que para otros fue todo lo contrario.

Pero sin duda alguna, lo más impresionante es descubrir como Estados Unidos, que se considera una de las grandes potencias a nivel bélico, desde siempre ha estado prácticamente "en pañales y totalmente indefenso", respecto a armas químicas y en comparación con otros países como Japón y la desaparecida Unión Soviética, (quienes son considerados como los países más poderosos en armas químicas).

Desde antes de la guerra fría, Estados Unidos vive con miedo a un ataque o guerra bacteriológica; primero porque cuesta mucho dinero (sumado a años y años enteros de investigación) el poder crear vacunas contra gérmenes que provocan enfermedades que una vez que se encuentra la cura o una vacuna para inmunizar a los soldados o a la población en general, para ese entonces, el país que utilizó ese virus como arma, ya logró crear en el laboratorio una cepa de bacilos más mortal y resistente, entonces todos los avances, resultan por completo inútiles.

Yo pienso que eso es lo más intersante de este libro, que sirve más como una referencia bibliográfica de las guerras de la época contemporánea y pues quitando "toda la paja", ya para finalizar les dejo algunos de los datos más interesantes que se mencionan en algunos capítulos.

-El Antrax es uno de los gérmenes más antiguos y eficaces que los científicos militares convirtieron en arma.

-Hace más de 2 milenios, ya había referencia de guerras bacteriológicas, ya que por ejemplo los arqueros escitas hundían las puntas de sus flechas en estiércol o en los cuerpos de cadáveres putrefactos para aumentar el poder de sus armas; los Tártaros arrojaban por encima de las murallas de las ciudades enemigas, los cadáveres infectados por plagas; mientras que durante la Segunda Guerra Mundial los japoneses soltaron moscas infectadas con la peste y mataron así a cientos de personas.

-La manera más efectiva de difundir gérmenes en una guerra es esparcir al aire libre los agentes biológicos en forma de partículas muy pequeñas que al encontrarse con un ser humano, logran penetrar en lo más profundo de sus pulmones para luego multiplicarse en los tejídos húmedos.

-El Antrax provoca una enfermedad mortal que conlleva tos, fiebre alta, dificultad para respirar, dolor pectoral, sudoración intensa y un ligero tono azulado en la piel provocado por la falta de oxígeno.

-Durante el gobierno de John F. kennedy, hubo un plan en para derrocar a Fidel Castro, quien es un gran aficionado al buceo y se pretendía entregarle un equipo de inmersion infectado con un hongo tóxico y el sistema de oxígeno con una bacteria que provocaba tuberculosis, pero el plan fracasó cuando un abogado norteamericano le dio a Fidel un traje que no fue "tratado" por la CIA.

-Bill Clinton mostró durante su mandato una fascinación por las armas biológicas, devoraba historias, artículos, libros y revistas sobre todo de ficción y en el año 2000 pidió al Congreso 2,800 millones de dólares para prepararse para los ataques con armas biológicas y neutralizarlos.

A unos cuantos días de que termino de leer este libro, se da a conocer -apenas la semana pasada- la noticia de que falleció el piloto que lanzó la bomba atómica sobre Hiroshima en 1945, y no quiero entrar mucho en detalles, sólo que esa nota, sumado a todo lo que se menciona en "Guerra Bacteriológica" me hace pensar en que a diferente nivel y en distintas épocas, el afán destructivo del ser humano sigue siendo el mismo.

Creo que Estados Unidos siempre va a vivir con miedo, y mientras, para los que vivimos en países en "vías de desarrollo" (una manera más elegante de decir que estamos menos "pior" que otros países más "fregados")... que Diosito nos agarre confesados...

Comentarios

Mr. Magoo dijo…
Este libro se escucha bastante interesante, pero tienes razon, todo gira alrededor de la paranoia de los gringos, que cualquier movimiento en falso es en su contra, y los terroristas, que ahora son el nuevo enemigo, son todos aquellos que vayan en contra de sus ideas, sean de donde sean... porque las cosas son asi me pregunto yo? porque los mismos gobernantes se han encargado de seguir cultivando esa ideologia de que son lo maximo, un orgullo que lo unico que deja es enemigos por todas partes.... Somos el factor principal de nuestra destruccion.

Saludos, buena resenia...