Ir al contenido principal

"La Chica de Las Estrellas Fugaces"


... Había una vez en un país pequeño y distante una chica que soñaba despierta y constantemente pedía en silencio deseos a las estrellas.

Guardaba en el cajón de su mesita de noche trozos de papel con un montón de pensamientos y frases escritas, palabras llenas de ternura, renglones enteros con historias mágicas que nadie conocía y que no eran más que el simple reflejo del maravilloso ser humano que habitaba en su interior.

Nadie conocía su identidad, pero el brillo de las estrellas en las que depositaba sus sueños, al caer en tierras lejanas propiciaron no sólo que la gente volviera a mirar al cielo, sino que comenzara a nombrarla como "La Chica de Las Estrellas Fugaces"... Puesto que el resplandor de su luz en medio de una noche en penumbra podía ser capaz de transformar y sacar lo mejor del interior de cada persona.

Tantas cosas se decían sobre ella, que con el paso del tiempo llegó a perderse la delgada línea que delimitaba la realidad de la leyenda... Algunos decían que era una chica normal, otros que era un ángel que al momento de llegar a la tierra, -además de quitarle las alas para que pasara desapercibido y se confundiera con el resto de los humanos-, del cielo decidieron guardar todos sus recuerdos en un cofre de cristal, para regalárselos de a poco y en determinados instantes de su vida; porque que de otra manera, para ella habría sido muy difícil estar consciente de la enorme misión que tenía por cumplir.

Existían también quienes diferían de estas versiones, y sin embargo afirmaban con gran seguridad que "La Chica de Las Estrellas Fugaces" era una mujer con alma de niña, pero al mismo tiempo tan normal que fácilmente podía pasar desapercibida para quienes no supieran descubrir su reflejo interior.

Ella se delataba un poco, porque en esencia disfrutaba de las cosas demasiado simples: sentarse en las noches afuera de su casa y al pie de un escalón para contemplar las estrellas; salir a caminar en los días grises para dejar que la lluvia la alcanzarla y la sorprendiera; de la intensidad del viento que tocaba su rostro y la hacía sentirse libre mientras viajaba a bordo de una moto; además de esa sensación de paz al jugar con las cuerdas de una guitarra que al tacto le regalaba notas... Todas esas horas concentrada en deslizar una y otra vez un pincel sobre las paredes de una caja de cartón, a la que su alma de artista le quitó la esencia de un objeto simple.

También decían que amaba los detalles sencillos: las conversaciones eternas y a deshoras de la madrugada, sentir el mundo bajo sus pies y a través de la humedad del pasto en verano, los "potes" de leche, el aroma de los libros, las canciones de letras cotidianas y profundas, las cartas escritas de puño y letra provenientes de lugares alejados y nunca conocidos.

Mucho se especulaba sobre todo eso... Pero la realidad al respecto, era algo que sólo ella conocía... Nunca se atrevió a divulgarlo, hasta el día en que de esa misma caja de cristal donde en algún espacio y tiempo quedaron resguadados sus recuerdos, le enviaron algunos gramos de inspiración que hicieron eco en su alma y de pronto la impusaron a querer compartir todas esas cosas que desde siempre formaron parte de su mundo.

Así fue como encontró un espacio intangible, donde similar a como en el cielo se observa la trayectoria que siguen las estrellas que se desplazan en las noches oscuras cargadas de sueños, ella podía expresar el reflejo de todas esas cosas que llenaban su corazón.

Lo que ella no sabía, era que sus letras y palabras tendrían la capacidad de llegar al interior de muchas otras personas, de ofrecer una visión distinta del mundo... Tan única y tan llena de "MAGIA" como sólo se observa a través del lente de un caleidoscopio.

Había llegado el tiempo en que las notas y páginas tendrían que escapar del cajón de su mesita de noche para cobrar vida a través de la mirada de otras personas que sin importar el punto del planeta desde donde se encontraran, tuvieran la capacidad de pericibir su ternura y fragilidad.

P.D. Por último, una hoja con la letra de una de sus canciones favoritas y que en un descuido yo me tomé el atrevimiento de "robar" para compartirla aquí.


"Magia"
-Rosana-

Es el agua, es el viento,
es resumen de todo lo que siento,
es la arena, es el sentimiento,
es la tinta que no borra en el silencio,
es el aire de puntillas,
es la calma cogiendo carrerilla,
es el sabor de lo pequeño,
es tocar un sueño...

Es el mapa de un suspiro,
es lo que hay cuando te miro.
es el duende del latido de tu corazón...

Magia es probar a volcar,
lo que hay en el fondo de ti,
magia es verte sonreír...

Magia es probar a saltar, sin mirar,
es caer y volver a empezar...

Es el tiempo, es la hoguera,
es la mano que mece la marea,
es la tierra, es la bandera blanca,
es la gota de una lluvia de esperanza...

Es el mundo de puntillas,
es la vida cogiendo carrerilla,
es el sabor de lo pequeño... Es tocar un sueño...

Es el mapa de un suspiro,
es lo que hay cuando te miro,
es el duende del latido de tu corazón...

Magia es probar a volcar,
lo que hay en el fondo de ti,
magia es verte sonreír...

Magia es probar a saltar, sin mirar,
es caer y volver a empezar...

Es el mapa de un suspiro,
es lo que hay cuando te miro.
es el duende del latido de tu corazón y el mío...

Es la meta y el camino,
es la suerte y el destino,
es la fuerza del latido de tu corazón...

Magia es probar...

Es el agua, es el viento,
es resumen de todo lo que siento,
es la arena, es el sentimiento,
es la tinta que no borra en el silencio...

Comentarios

Vane dijo…
Gracias Dios por regalarme una amiga tan, pero tan especial!!!

Gracias Martu por el post, wow!!! ¿de verdad soy todo eso?
Mr. Magoo... dijo…
Que bonita historia, me da gusto que todavia se puedan encontrar personas asi, integras, de verdad, que te hagan seguir con esa fe en el mundo, en las personas, en la buena voluntad. Muchas gracias por ser asi, y felicidades por haber encontrado a esa Chica de las Estrellas Fugaces con tanta magia que trasciende mas alla de un punto en la geografia.