Ir al contenido principal

Frenar En El Camino...

El otro día iba rapidísimo a mi casa a la hora de la comida (puesto que a pesar de que vivo relativamente cerca de donde se ubica la oficina donde trabajo), siempre voy y regreso corriendo porque tengo solamente 1 hora y media de tiempo disponible para comer, que se reduce a 1/2 con el trayecto de ida y vuelta.

Para acortar camino, siempre doy vuelta en una callecita, para ahorrarme el tiempo y los baches de una avenida más grande que está a pocas cuadras antes de llegar a mi casa; y en esa ocasión, cuando justamente yo iba con un montón de cosas en la cabeza y toda apresurada; algo que no esperaba encontrar me hizo frenar de pronto en el camino.

Justo en la entrada de esa cuadra que utilizo como atajo, me encontré con una chica como de unos 24 ó 25 años que apoyada sobre una aparato de esos tipo "andadera" que usan las personas de la tercera edad, intentaba cruzar hacia el otro extremo de la calle.

Obviamente yo me detuve -en forma abrupta, pero lo hice- y aunque a pesar de mi prisa, mi intención era esperar con toda la paciencia del mundo a que ella pudiera cruzar, con la expresión que dibujó en su rostro me hizo saber que era ella quien me cedía el pase a mi, (cachetada con guante blanco, ya lo sé).

Retomé mi camino con la misma velocidad de antes, pero no pude evitar seguirla viendo a través del espejo retrovisor y para cuando yo logré dar la vuelta y salir de ese atajo, ella todavía no iba ni a mitad de camino, puesto que se ve que aún está convaleciente (no me quise ni imaginar ¿Qué cosa le pudo haber sucedido? que haya provocado que ahora ella esté así).

Fue tan sólo un instante el que su mirada y la mía coincidieron, pero un lapso de tiempo suficiente en el que ella, sin expresar palabra alguna me reveló mucho.

Percibí a través de sus ojos, muchísima tristeza, y una especie de sentimiento de "me gustaría estar en tu lugar", tener la posibilidad de andar a las prisas, corriendo por llegar a tiempo a la escuela o al trabajo, o simplemente tener la posibilidad de "Estar Bien" para poder llevar a cabo todo lo que quiero realizar.

Ese encuentro me dejó "patinando" durante todo el resto del día, porque en los últimos días yo he estado pensando mucho en que si bien he sido una mujer afortunada por todas las oportunidades que se me han otorgado y las cosas que he vivido, en esta etapa de mi vida tengo todavía muchas interrogantes.

Supongo que a todos les ha pasado... Yo siempre digo que es parte de la vida tener días en que estás como si nada y otros en que te cuestionas demasiado, pero encontrarme con esa chica fue como una especie de "Señal" que me hizo entender que tal vez por estar buscando respuesta a cosas que de una manera o de otra siempre serán inciertas (porque nadie tiene asegurado el futuro), tal vez me estoy perdiendo de valorar en su real dimensión lo que tengo en el presente, el saber que a diferencia de esa chica, el simple hecho de "Estar Bien" físicamente es la bendición más grande y el boleto de acceso para encontrar el camino que me lleve a encontrar una a una, esas respuestas que tanto necesito.

Será tal vez que voy demasiado a prisa todos los días, llenándome de cosas para evitar pensar tanto, y supongo que si yo estuviera en el lugar de esa chica, valoraría aún más todo lo que tengo ahora, en lugar de estar dejando pasar tiempo y oportunidades por estar enfocada a cosas que son parte de un pasado que ya no puedo cambiar y también de un futuro que siempre será tan incierto, como lo es la vida misma.

Quizá lo que necesito es "Frenar en el camino" y tratar de verme todos los días reflejada en esa chica, para no olvidar que la vida puede ser tan fragil, para así cambiar mi perspectiva y enfocarme a disfrutar simplemente lo que tengo ahora y aquí.

En ese proceso estoy ahora , pero agradezco a Dios porque de alguna u otra manera siempre pone en mi camino (de la manera más simple) las señales y respuestas cuando más lo necesito.

¡Buena Mitad de Semana!

Comentarios

Vane dijo…
Esas cosas te dejan ver lo que para vos es algo simple cómo levantarte todas las mañanas, disfrutar de una caminata, sentarte en el pasto de un parque en fin...todas esas cosas que para nosotros son normales y casi no agradecemos tener, esas cosas para otras personas son casi un sueño alcanzar.

Porfis seguí esas señales y disfrutá de todo lo bueno que hay en tu vida, yo también prometo hacer lo mismo, y volver a ser la chica optimista y positiva de siempre.

Te dejo un súper abrazo, y gracias por compartir esa especie de señal, no sabes como me llegó
Victoria dijo…
Marthita
Pues me gusta tu reflexion y la gratitud hacia Dios por tu salud y tu vida, pero lo unico que me brinco es que te llenas de actividades para no pensar mucho. Tienes que empezar a perderte el miedo, a estar contigo en Paz, porque no es bueno estar todo el tiempo corriendo, disfruta lo que tienes, vive con tranquilidad, paladea la comida, medita tus lecturas, juega con tus animalitos, y sobre todo.... PLATICATE! no pasa nada. No hay nada peor que perderse la vida por andar a las carreras

un consejo de alguien que perdio muchos valiosos minutos en muchos diferentes momentos en muchos escenarios que ahora hasta yo misma me envidio y que ahora ve la vida diferente

YO
Tere Chacón dijo…
Así es, linda mujer, somos privilegiadas por tener todas nuestras capacidades funcionando. El problema es que la mayoría de las personas tendemos a dar por sentado que necesitamos mucho más para ser felices a pesar de todos los regalos de vida que hemos recibido,

Me encanta tu estilo y te quiero mucho.
M a r u dijo…
Me gusto mucho este post martha, porque creo que muchos en algun momento de nuestra vida (a mi me sucede muy a menudo jeje), nos sentimos asi. Veces en las que sentimos que nada nos llena, a pesar de estar rodeados de grandes bendiciones como tu misma dices, la salud, la familia, y muchas mas. Creo que debemos aprender a hacer ese "frenon" que tu diste, en nuestras vidas, seguido, para darnos cuenta si vamos valorando las cosas buenas de la vida, aquellas las mas simples, pero las que al fin de todo son las que nos mantienen con emoción, con amor y felicidad.
saluditos martha
maru
Erika dijo…
El martes de esta semana cuando iba a tu ksa a comer; pensé en la misma reflexión que haces en este página. Y me propuse disfrutar cada rayo de sol y brisa de aire que tocara mi piel. Porque al igual que tú me la paso corriendo todo el santo día… saludos!!
Ericarol dijo…
Hola Martha

Siento mucho que hayas tenido que detenerte en tu andar con prisa viendo el sufrimiento de otra persona, que de paso, te dio una leccion de vida. La que siempre se nos olvida: Agradecer por todo lo que tenemos!!! y Por lo que no tenemos tambien.

Un abrazo muy fuerte.

Yo.
Me dejo pensando mucho tu post amiga, y es que es cierto, uno a veces no valora lo que tiene que llegan señales que nos dicen que lo que tenemos es valioso, y que muchos, miles de otros, no cuentan siquiera con una decima parte de lo que tenemos. Me paso con el mentado Porto, que se descompuso por milesima vez en el año. Siempre quejandome de el, pero ahora que no lo tuve, me avente una caminata maratonica por medio Juarez, a falta del mentado de porto. Y vieras que ahora que salio del taller lo valore, y recorri el camino que camine solo a altas horas de la noche y ps es una bendicion. Asi que hay que estar agradecido con lo que tenemos, eso lo aprendi hoy, saludos!
SERHUMANA dijo…
Que hermoso post, da para charlar tanto. Pero lo has resumido recontra bien, me encanta como lo refleccionas, y dejame decirte, que por muy a prisa que vayas, todavia no va a prisa tu alma, pues se ha tomado el tiempo de frenar y refleccionar sobre esto. Eso es super valioso.
Me quede pensando en que ella te daba el paso a vos, es tan significativo eso, no solo porque estuviera en andador, y no pudiera ir rapido, mas bien porque quizas el andador o mejor dicho lo que aprendio a traves de él (o quizas ella ya lo sabia, eso no lo sabemos) es que la prisa no es buena, pero ademas, que es imposible evitar que el que va a prisa aminore su andar y lo note, por mas que otro se lo diga. Al menos asi lo veo yo, asi interpreto lo que paso, como si ella ya hubiera entendido que no es importante correr, pero le deja el paso al que corre, porque sabe que el que corre, no va a detenerse a escuchar que no es necesario. Como me enrede, pero creo que algo se entiende. Gracias a Dios vos frenaste, y mucho aprendiste de eso. Y al compartirlo, aprendemos mucho todos.
Pero otra cosa me quedo en la cabeza de tu relato, hablas de estar bien para realizar las cosas, y tener las oportunidades. Sinceramente creo, que hay limitaciones que hacen algo mas dificiles las cosas, pero la principal limitacion esta en nuestra mente, en pensar las cosas negativamente o ver la mitad del vaso vacio (o el ir a las apuradas, tambien). Creo, que tanto vos, como la chica con la que te cruzaste en la calle, puede ir a buscar sus oportunidades, y ambas tienen mucho en su vaso, solo hay que aprender a verlo. Y a valorarlo. Y lo que en el vaso no haya, no quita lo que si hay ni le resta valor. Y a veces, valoramos lo que tenemos en funcion d elo que no tenemos, y es un error que nos hace ver todo al reves. NO te pasa eso? a mi me pasa tanto!!!!!!!!!!!! Pero de a poco, voy intentando modificar mi manera de pensar las cosas. Y tambien doy gracias a Dios, tanto, por todo lo que tengo.
Gracias por compartir ese momento de tu vida, porque nutre. Buenisimo estaria que tambien la chica que te cruzaste supiera que fue tan importante para vos, no? Cuantas veces me ha ayudado gente, que como vos, me he encontrado de casualidad, o situaciones que vemos en la calle y nos hacen replantear muchas cosas y despues siempre pienso, que bueno seria que sepan que me hicieron refleccionar. Besos Martha. (Me esta llegando un correo tuyo, nos estamos leyendo en simultaneo, je).