Ir al contenido principal

Bitácora de Viaje: Sábado 8 de Noviembre.

Calle del Centro Histórico de la Cd. de México vista desde uno de los balcones de "La Casa de Los Azulejos". (al fondo se alcanza a ver el edificio de Bellas Artes).

El primer día en la Ciudad de México se me agotó en el camino del aeropuerto hacia la casa de Ale. Una chica muy buena onda que conocí a través del blog ya hace tiempo (y de quien por cierto hablé en el post de Bellas Artes). Desde la vez anterior que estuve en la capital del país, ella me ofreció su casa para la próxima vez que decidiera volver, y como si volví, yo acepté.


A diferencia del viaje en Verano, esta vez el D.F. (ciudad cosmopolita de mil rostros diferentes), me habló de una tarde de inicio de fin de semana en el que toda la gente tenía prisa por regresar.

En el metro, mujeres hombres y niños enfrascados por completo en el camino de regreso a casa, sus rostros reflejaban el cansancio acumulado no sólo del día, sino de los otros 4 anteriores, y muchos de ellos se veían incluso "ausentes", tal vez por ir pensando en la estación donde transbordarían para poder llegar a su destino lo más pronto posible, para preparar la cena o las cosas de los niños y así empezar después de un breve lapso, un nuevo ciclo de 7 días más.

El sonido de vagones sobre rieles provocando una sinfonía de sonidos muy agudos al ir cortando el viento al avanzar con gran velocidad, era interrumpido de cuando en cuando por la pintoresca aparición de uno que otro vendedor que subía al vagón donde Ale, su hija Dany y yo viajábamos, para poner a la venta discos piratas de todo lo "audiblemente imaginable" desde los éxitos ochenteros, pasando por los corridos pesados y hasta los grandes clásicos de los intépretes de los 70's... pequeños frascos de medicamento que ofrecían ser la panacea para todos los males, y hasta una enciclopedia en formato de CD con todos los esquemas del cuerpo humano (ese lo confieso, estuve "tentada" a comprarlo).

Después del viaje en metro, siguió el trayecto en camión. El camino hacia "Tecama" -lugar donde vive Ale- en el Estado de México, entre Hidalgo y el DF era todavía demasiado largo, y la noche nos alcanzó en "Ojo de Agua" luego de haber seguido en línea recta un recorrido de interminables filas de autos intentando avanzar en horas de tráfico pico.

Cuando llegamos por fin al punto de nuestro destino, la casa de Ale me trajo a la mente la imagen de mi pequeño espacio en Juárez, ese con el que he hecho miles de planes y hasta la fecha sigue siendo un sueño pendiente y no concluido. Me identifiqué con ella por la similitud de circunstancias: la ubicación tan distante, 1 hora de camino, y la ilusión de llenar los espacios y los muros no sólo con objetos materiales, sino también con sueños impregnados de buenos momentos y de convivencia.

Las horas transcurrieron muy rápido entre la charla hasta tarde y la preparación de la cena. Por lo alejado del fraccionamiento la señal de mi celular era deficiente y hasta donde yo sabía no había ningún café internet cerca, así que el cansancio acumulado por las horas utilizadas desde Cd. Juárez no sólo agotó las últimas horas del Viernes, sino que a mi también me terminó por vencer.

Sábado 8 de Noviembre.

El Sábado comenzó muy temprano. Me desperté mucho antes de lo habitual y después del desayuno, el día se evaporó como espejismo en el desierto. Cerca del mediodía retomamos el mismo camino del día anterior, sólo que ahora a la inversa: desde Ojo de Agua, en Tecama directo hacia el D.F.

No sé si fue que a la luz del día y con la calidez del sol las cosas se ven de modo diferente, o si el cansancio y la nostalgia por estar incomunicada se disciparon por completo durante una pequeña escala que hicimos en un "ciber" y donde por suerte encontré conectada a Vane a esa hora del día.

El trayecto de Tecama hacia el D.F. fue agradable, el día prometía estar esplendoroso -climatológicamente hablando- y la verdad ya no se me hizo tan grande la distancia de un punto al otro, quizá porque durante todo el recorrido estuvimos conversando y al transbordar en la estación conocida como "Indios Verdes", los vagones del metro ya no nos tocaron tan repletos de gente como el día anterior.

Llegamos al D.F. entre 1 y 2 de la tarde, a pesar de haber estado ya en otras ocasiones en México y haber utilizado el metro como medio de transporte, por más que le preguntaba a Ale, yo seguía ahí con mi "maraña mental" y sin entender muy bien la lógica de cuando subes o bajas escaleras o como planear tu ruta usando las conexiones entre las diferentes líneas.

Pensando en todo esto, ascendimos los últimos escalones. Y cuando la luz del día nos tocó luego de salir de los ándenes subterráneos, estabamos ya frente a Palacio Nacional en pleno Centro Histórico de la ciudad y con la explanada del Zócalo capitalino repleta de gente en un Sábado caluroso de Noviembre.

Durante este viaje, tomé conciencia por primera vez de la cantidad de gente que vive en México. A pesar de que la ciudad de donde yo provengo, no es para nada pequeña; nunca se compara caminar entre calles o viajar a bordo de un vehículo de la misma manera que lo haces en la capital del país.

En ese momento del día me sentí contenta por estar en una zona en la que "según yo" más o menos sabía como desplazarme, y eso sumado a la idea de que cada vez faltaba menos tiempo para reunirme de nuevo con mis amigos los Faenzos y las niñas del foro oficial de Soraya, y posterior a eso, todavía menos tiempo para poder ver a Sarah Brightman en concierto, me hizo sentirme contenta y con buen ánimo.


La percepción del Centro Histórico esta vez también fue muy distinta. La primera vez que lo recorrí lo hice sola, durante las primeras horas de la mañana y luego de casi 5 meses las circunstancias ahora eran completamente diferentes.

Ale y Dany durante nuestro recorrido por el Centro Histórico.

Esta vez las calles de la zona centro me hablaron de mucha gente buscando distraerse en uno de los únicos días en que la gente tiene oportunidad de vivir sin prisas, de edificaciones muy antiguas que a pesar de reflejar en su fisionomía el inevitable desgaste por el paso del tiempo, permanecen como prueba fehaciente del paso de los habitantes del Nuevo Mundo hace más de 400 años.


En el Centro Histórico no importa lo que pasa ni las cosas que protagonizan las personas que por ahí a diario transitan... En ese lugar lo que en realidad es importante es percibir desde cualquier punto donde te detengas a observar, esa extraña atmósfera que se produce cuando se mezcla lo moderno con lo antiguo, el aroma del polvo que proviene de las piedras desmoronadas sobre las cuales seguimos encontrando vestigios del pasado tan lejano (pero no por ello ajeno a nosotros); de los hombres y civilizaciones que escribieron con sangre las primeras páginas de nuestra historia.

Las ruinas arqueológicas, mudas y solemnes, resistiéndose a desgastarse todavía más, bordeadas por edificios antiguos que se mueren por contar a quien así quiera saberlo las cosas que alguna vez ahí pasaron. Monumentos que evocan las hazañas y leyendas de los caballeros águila durante el imperio azteca o permanecen ahí también para recordar la unión diplomática entre los países europeos y nuestro querido México.



Caminar por las calles de tu propio país te ofrece esa perspectiva, y siendo mexicano te cae el 20 de eso al ir descubriendo mientras tus pasos se perfilan entre calles empedradas, la forma como la fe de tantos siglos depositada en "lo divino" y la superchería conviven de la mano con las costumbres ancestrales... Muchas de ellas no tan lejanas a nosotros, pues tan sólo las separa un siglo de distancia y gracias a la trasmisión de generación en generación existen todavía personas que se resisten a dejarlas morir.

Altar de iglesia en el Centro Histórico.

Organillero en una de las calles del Centro Histórico.

Escultura de "La Santa Muerte".

Me encantó que el Centro Histórico en pleno corazón de la ciudad me sorprendiera a pesar de que yo tuviera la convicción de que ya lo conocía. A medida que avanzábamos entre calles, surgían de entre los edificios entradas de acceso a pequeños museos: el del estanquillo, de la caricatura, del calzado, hasta una exhibición de los instrumentos de tortura en la época de La Santa Inquisición.

Todos ofrecían desde el marco de la entrada una tentadora invitación para descubrir visualmente una etapa de la historia, pero no era la ocasión, porque el tiempo se agotó curioseando entre las tiendas del centro donde puedes encontrar cosas que en otros lados no verías, rondando las vitrinas de cada librería que nos surgió en el camino y que Ale se dio cuenta para alguien como yo era similar a cuando llevas a un niño a la juguetería.

A pesar de que cuando menos lo pensamos el tiempo libre se había reducido al mínimo, lo aproveché muy bien porque el resultado del tour por la zona centro fueron dos libros más que se sumaron a los otros dos que ya había comprado en el aeropuerto, un regalo para "echar" en la maleta que viajará conmigo en Diciembre hasta el pequeño "Paisito" donde vive mi Mejor Amiga.


Curiosamente a los pocos minutos de yo haber hecho esa compra que formó parte de mis planes desde antes de salir de Cd. Juárez, mi teléfono celular me hizo saber que parecía que había invocado a Vane con el pensamiento, pues a pesar de que ella me había prometido llamar durante el día, en ese instante una nueva llamada me sorprendió desde Uruguay y gracias a eso la nostalgia provocada por las ganas de que en un futuro no muy distante, fuera ella quien estuviera en ese sitio "turisteando" junto conmigo en pleno Centro Histórico, se difuminó, al igual que los minutos que faltaban para que el reloj marcara la hora precisa del encuentro de amigos en el Sanborn's mejor conocido como "La Casa de Los Azulejos".


Ale, Dany y Yo ya habíamos decidido dar por terminado el paseo por las calles de la Zona Centro para dirigirnos de inmediato al punto de reunión. Como estábamos demasiado cerca, pensamos que todavía nos daría tiempo de tomar más fotos, para luego echar un vistazo a un pequeño tianguis donde se vendían libros usados y que ocupaba casi toda una cuadra de la calle de Condesa, (justo antes de cruzar para poder llegar a La Casa de Los Azulejos).

Edith, Erika y Dulce.

Sin embargo, un mensaje de texto, donde Erika me confirmaba que ella, Edith y Dulce (las chicas del foro de Soraya) ya estaban en el restaurant, y además me preguntaba ¿Para cuántas personas pedía una mesa?, nos hizo apresurar el paso para acortar lo más pronto posible la distancia que nos separaba de ahí.


Al mensaje de Erika, le siguió una llamada de Fernando, quedamos de vernos en la entrada... Pero nunca especificamos en cual de todas (el edificio es muy grande), y así con prisa y todo y pensando en que me causaba bastante desconcierto que Dora y Oscar no se hubieran reportado aún, entramos por fin al edificio que albergaba el restaurant.

Por ser fin de semana, el lugar estaba repleto de gente. Cuando nos encontramos en el segundo nivel con Erika, Edith y Dulce, ellas llevaban ahí ya algunos minutos esperando (al igual que otras personas) a que les asignaran una mesa.

Entre las presentaciones de los que no se conocían, el primer encuentro con Dulce (que fue un detalle muy padre de su parte haber venido desde Querétaro para comer con todos nosotros y ese mismo día regresarse); y la llegada de Fer, yo estaba fascinada con la belleza del lugar.


De volada mi "descocada cabecita" comenzó a imaginar como fueron las cosas en ese sitio en otro tiempo y la idea de buscar información para contar quizá a través de personajes ficticios, toda la historia detrás de "La Casa de Los Azulejos" comenzó a rondarme por la mente y para eso necesitaba "escaparme" en la primera oportunidad para tomar fotos ¡muchas fotos!!!

En lo que ocupamos mesa, revisamos el menú y la mesera que nos atendió levantó la orden, a mi celular entró otra llamada: Era Oscar, que lo primero que hizo fue ofrecer una disculpa, porque que él y Dora no habían podido llegar a tiempo; y al mismo tiempo me cuestionaba: ¿Dónde me veía más tarde para entregarme el boleto del concierto?.... Por la hora del día, el tráfico y el tiempo que eso provoca trasladarse de un lugar a otro, lo primero que se me ocurrió fue voltear a ver a Fer para preguntarle: ¿Qué era lo que me recomendaba hacer?...

Mi amigo Fer.

Oscar dijo al otro lado de la línea: "Si quieres te veo en la puerta No. X del Palacio de Los Deportes y ahí te lo entrego", propuesta que yo acepté y cuando estaba a punto de cortarle la llamada, se empezó a reir... ¡Condenado chamaco!, me estaba gastando una broma, porque él y Dora ya estaban ahí y no venían solos, fue una sorpresa muy padre descubrir que Diana (otra chava de Faenza) y Cinthya (Cingoma), fan también de "La Pausini" y asidua visitante "anónima" pero de las más fieles de mi blog moradito, se dieron tiempo también para estar ahí y compartir esa tarde con todos nosotros.

Erika, Edith, Dulce y yo en uno de los balcones de La Casa de Los Azulejos.

Eché mucho de menos la presencia y la charla tan interesante de Tere Chacón, pero yo sabía en el fondo que por ser fin de semana, lo más probable había sido que tuviera evento "Beatlero"... Por su parte Diego Kike nunca llegó -seguramente tuvo también otros compromisos-, pero en el caso de Tere, algo que se me hizo muy curioso fue que, no obstante que ella no estuvo físicamente en la comida, de forma indirecta estuvo muy presente a través de detalles muy concretos que se dieron de manera incidental al siguiente día.

Me encantó verlos a todos, platicar en una misma mesa sobre los blogs, Pausini y Soraya. Me daba un poco de pena que Edith no decía nada y se me quedaba viendo muchísimo (días después me confirmó que tanto silencio se debió a que no podía imaginar que se sentía experimentar el haber estado de frente platicando con Soraya); mientras que Dulce por su parte, me preguntó algo que me dejó pensando desde entonces: ¿Cuál era el aroma de su perfume?...

La verdad es que no lo recuerdo, estaba tan nerviosa ese día, que por más que me he "exprimido" el cerebro no consigo traer a mi mente un aroma en particular... Supongo que necesitaría percibir uno parecido para poder recordarlo y responder con más precisión a ese cuestionamiento.

Edith y Erika.

Tuvimos oportunidad de convivir durante un buen tiempo todos juntos a pesar del tráfico y las prisas. La verdad a mi me hubiera gustado haber tenido más tiempo libre y sobre todo mucho más días disponibles para poder volver a verlos a todos otra vez y platicar por separado con cada uno de ellos.

Les agradecí una vez más el haberse tomado el tiempo para acudir a la cita y compartir esa comida, y con las niñas del Foro de Soraya quedó abierta la posibilidad de en un futuro no muy lejano, planear un viaje a Cuernavaca Morelos, en específico al lugar que ya conocieron ellas 3 juntas y donde Soraya filmó el video de "SÓLO POR TI".

La idea me encantó, no lo niego, y mientras les daba mi promesa de hacer todo lo posible por regresar lo más pronto posible para llevar a cabo ese plan, en mi mente y en mi corazón se encendió la ilusión de que ojalá para ese entonces Vane comparta conmigo ese viaje.

No me gustan las despedidas... Pero obvio que todo lo que tiene un principio del mismo modo culmina... Había llegado el momento de dar por terminada la velada porque la hora del concierto de Sarah Brightman estaba cada vez más cerca.

Ale y yo ya teníamos un plan, pero en eso Fer me preguntó: ¿Cómo pensaba irme hasta allá? y luego de regañarme por la respuesta que le di, me mató de la ternura que se ofreció a llevarme hasta allá y dijo: "Chin... ¿Entonces para que diablos estoy yo?...

Caminamos juntos otra vez de noche por las calles del Centro Histórico, hasta llegar a la calle donde se ubicaba el estacionamiento público donde él dejó estacionado su auto... La fila de gente que estaba en espera de recibir su vehículo ocupaba más de media cuadra saliendo del estacionamiento y al parecer avanzaba demasiado lento... Yo no tenía ni la menor idea de que tan lejos o tan cerca quedaba El Palacio de Los Deportes, el reloj marcaba las 7 y cuarto, y yo tampoco sabía si lograría "librarla" para llegar y escuchar a Sarah a partir de las 8... A pesar de que ya era de noche, la mejor parte del Sábado apenas estaba por comenzar...

Edith, Diana, Cinthya, Fer, Martha, Oscar, Dora, Erika, Dany, Dulce y Ale.

Continuará...

Comentarios

Como que continuara?? No nos dejes en ascuas!!!

Y sorry por el post amiga, la Nota de autor al principio del post no era para nadie mas que para ti Era como una disculpa anticipada :~(
Vane dijo…
No hay duda que cada vez que viajas se generan cosas especiales, y eso sólo lo consiguen las personas especiales, sino fuera así no hubieras conocido las personas que conociste gracias al blog, Soraya, y Pausini.
Es increíble y admirable como contas cada detalle, te juro que a mí me agotaría, y tomar fotos para después subirlas es impresionante todo eso, es arte Martu!!!, para hacer un post así yo estaría 10 días, de verdad lo juro.
Es lindo cuando uno cumple un sueño, mas allá del concierto de Sarah, todo lo que vivís desde el mismo momento que pisas el D.F todo eso es genial, y me alegro mucho que te pase y que lo aproveches al máximo.
Ahora queda esperar por el concierto, me imagino las fotos que vas a poner, y las palabras que vas a usar para revivir ese momento y hacernos sentir a nosotros parte de ese concierto.

Te dejo una abrazo muy fuerte, y unos rayos de sol de mi cálido paisito.
¡Que tengas un hermoso día!!!
Martuchis dijo…
CABALLERO / DIESEL:
¡Ahhhh verdad!, nos gusta hacer pero no nos gusta que nos hagan ehhhh ehhhhh.... Yo me la pasé en "suspenso" con tus historias del Rally y como me divertí también.

Por lo del post de los experimentos con animales, no os preocupeis, la verdad si siento gacho cada vez que un animal es maltratado (me partió el corazón la parte donde cuentas lo del perrito y que tenía sus ojos tristes), pero ni modo, son cosas que pasan y pues bueno, hoy en la mañana venía pensando que si yo hubiera tenido que hacer eso, definitivamente habría dejado la carrera sin terminar.

No me imaginé que la advertencia de tu post iba a dirigida a mi, pero bueno, sobre aviso no hay engaño, asi que no hay peks.

Gracias por pasar como siempre.

VANE:
Pues si me llevo muchos días, entre la decidia y la selección de las mejores fotos de entre todas las que tomé, me llevo casi el mes escribiendo esto.

Le tengo que meter "turbo" porque ya viene la Bitácora de Viaje más padre de mi vida.

Gracias gracias por comentar y también por estar.
Pues de hecho el post del rally no lo he terminado jejeje, pero prometo ya pronto poner, es que esta larguito y le faltan como unos dos o 3 capitulos mas. Pero estuvo padre, me senti como en la de Angeles y Demonios de Dan Brown o el Codigo Davinci jejeje =P Y pues si, la nota era para ti, porque lei la otra vez que te gustaban mucho los animales y lo de la carrera que iba a hacer con tu mascota, pero bueno, como dices, son cosas que pasan y a veces hay que lidiar con ellas, a mi tambien me desagrada mucho el maltrato a los animales y por eso mi propuesta de grabar todo para pasarlo a las generaciones siguientes, pero no paso la prueba =S

Saludos.
Synn dijo…
¡Qué bien suena! Sé te dá estupendo conocer gente, y me entraron unas ganas terribles mientras leía de estar allí con vosotros...

Nos dejaste con mucho suspense, aunque sabemos el desenlace, la narración quedó en un punto clave...

En fin, como siempre, encantada de leer.

Por cierto ¡qué bien se te vé en las fotos! Te noto algo, no sé qué distinto de otras veces... ¡Qué bueno!
Martuchis dijo…
DIESEL:

Mhhh, mira que diablo de muchacho... y yo que pensé que la historia el Rally ya habia terminado... Nada mas no nos vayas a dejar muy picados otra vez eh.

Por otro lado yo creo que a todos nos cala el maltrato a los animales, como bien dices, yo adoro a mis perros, son los seres mas nobles que puede haber pero estoy conciente que muchas veces los experimentos que hacen son necesarios (la medicina no habria avanzado tanto graias a eso), pero lo que si me entristece es que los hagan sufrir y los maltraten deliberadamente porque ellos no se pueden defender.

¡Ya postea lo del rallyyy!!!!

SYNN:
Si es padre conocer gente, pero más aún conocer a esas personas y seguir conviviendo con ellos a través del tiempo y la distancia.
¿Se te hace que tengo algo distinto?, yo creo que es solamente que después de mucho tiempo y de un proceso muy largo, logré estar tranquila y en paz, tal vez sea eso.

Saluditos y gracas por pasar.
Dulcesita dijo…
Marthitaaa...he leído la segunda entrega de esta saga de tres partes jeje... veo que eres una persona que aprecia mucho contemplar, observar, recorrer y disfrutar cada sitio donde te detienes. La verdad mi viaje fue súper-relámpago, el motivo tuvo nombre y apellido; en efecto el lugar (la casa de los azulejos) es bellísima, las fotitos lo muestran. Espero para la próxima no andar haciendo nada de viajes relámpagos, porque me hubiera encantado platicar más contigo, me quedé con muchas cosas por decir y preguntar (snif snif)..aún así me gustó que los 'changuitos' hayan funcionado y hayamos podido compartir un rato.. jeje..NO se me olvida: 'Martha, woooww...te llevas el premio'... 'primer pregunta que NO se repite'..y que conste Marthita, que eres MeXiCaNa !!.. esa es Marthita!!

Un abrazooo enorme, y por ahí andamos, en el vaivén de la vida.-
Dul.
Martuchis dijo…
DULCE:

Eso de saga suena a película de Star Wars y para ser como George Lucas me falta unnn buen.... Y si, me gusta mucho observar y coleccionar momentos, creo que a final de cuentas es lo único que te llevas de este mundo, y creo que he sido afortunada en ese sentido porque me ha tocado vivir, para luego poder "guardar" en mi interior cosas muy padres. Lo de Soraya fue una de las cosas más afortunadas que me han sucedido y uno de los recuerdos más hermosos que tengo.

Oye al contrario, gracias a ti por haber ido, fue un detalle padrísimo que organizaras tus cosas para ir a comer con nosotras y pues yo también espero que nos encontremos otra vez para platicar todas en bola y ahí me preguntas todo lo que quieras.

A mi también me encantó que Soraya se quedara "patinando" con esa pregunta, era la intención desde que comencé a preparar esa entrevista, yo quería por lo menos preguntarle algo que la dejara pensando o mínimo no fuera lo típico que todo mundo les pregunta.

La verdad yo no creía mucho en el poder mágico de los "changuitos", pero ahora veo que si funcionan.

Gracias por pasar por aquí, por la charla, por la comida y por ser fan de Soraya también.
Vane dijo…
Aunque en este post yo no tenga nada que ver, me gusta saber que te la pasaste bien -acá hay una carita súper expresiva-.
Te dejo mas abrazos de oso, y claro que te llevas el premio a la pregunta que no se repite, y también el de la amiga mas linda del mundo, ese te lo doy yo.
erikasht dijo…
Hola Martha!!

Bueno que te puedo decir del post como siempre me encanta como escribes y lo detallas . Me dio mucho gustó volver a verte y ahora con Ed y Dul, sin duda nos faltó platicar más pero disfrute mucho de la comida y compañia, gracias por la invitación espero verte pronto!!

Espero que hayas disfrutado del cocncierto de Sarah seguro que si!!

Un abrazo y estamos en contacto!!
Oye marthuchis definitivamente esas no son mis mejores fotos, pero esta bien, te perdono... jejejeje

Que padre todo lo vivido en unos cuantos dias y con personas que no estan cotidianamente en tu vida pero que de algun modo comparten "algo" en comun contigo.

Dani esta en este momento conmigo viendo y leyendo lo que esta escrito de ella eh, y le gusto verse en una foto de tu blog.

Saludos y que tengas bonitos dias , ah! y que puedas dormir con todo y la emocion de tu viaje a Uruguay y encontrarte con tu gran amiga.