Ir al contenido principal

El Fin Añorando El Invierno...



Después de casi 100 días, el invierno decidió marcharse...

Lo hizo llevando consigo un poco de la indecisión que arrastraba desde el fondo de una maleta mal cerrada, porque había días en que se arrepentía y volvía por unas cuantas horas, para hacer de la madrugada su cómplice, y de la oscuridad: el instante que parecía ser eterno y perfecto.

...Perfecto, porque de madrugada los pensamientos y los sueños se acercan más a lo posible...

Perfecto, porque desde una ventana con el cristal húmedo es indescriptible la sensación de paz que te transmite el silencio y la visión de la ciudad dormida, con el resplandor de sus luces que a esa hora parecen brillar de otra manera.

En un espacio tan breve, todo mundo va hacia algún lado: A los que la vida los volvió "realistas" de golpe, caminan a esa hora por calles solitarias y repletas de comercios que aún no han abierto.

Abrigan la vaciedad de sus vidas mientras dormitan con párpados cargados (como en un acto reflejo), abordo de un transporte colectivo que los llevará a hasta el lugar en donde las semanas se entretejen con el tedio y la rutina... Punto final a donde todos llegan a diario y desde hace tanto sin sus sueños ya.

Los que sueñan, se sientan a escribir afuera de su casa cuando todos duermen (como si fueran locos); o al cerrar sus ojos en el mundo real, para luego abrirlos en el imaginario, se van a los lugares mágicos y especiales donde desearían estar la mayor parte del tiempo en un microsegundo...

Permanecen ahí durante el lapso que tarda en discipar la claridad a las sombras densas; en un intento por resguardarse aunque sea en forma imaginaria en cabañas pequeñas y antiguas, construídas en medio de un gran bosque encantado que quizá de verdad exista, pero en un país pequeño y lejano...

Otros se sientan sobre la arena de una playa desierta a media noche y con el mar en calma, sin pensar en nada... Hasta dejar que se desgasten uno a uno los instantes, y la suma de todo eso provoque que el tiempo en el mundo imaginario se agote, y sea entonces el momento de que una pequeña embarcación los traiga de regreso, pero esta vez al mundo real.

Todo eso sucede cuando pasas el fin añorando el invierno... En el inicio de un ciclo y el final de otro, aunque de día la vida se renueve, por las noches se extraña demasiado la calidez que no tiene nada que ver con días soleados ni espacios abiertos.

En primavera se echa de menos la sensación reconfortante de volver a casa caminando abrigando nada más tus pensamientos y recuerdos...

Se extraña imaginar (hasta casi convencerte) que la oscuridad ya no cederá y volverá eternas a todas esas madrugadas frías en que puedes permanecer mucho más tiempo en el mundo de los sueños...

En el mundo real se echa de menos ese instante al final de día en que la mirada parece perderse bajo el hechizo del vapor de una taza de chocolate o café... Sin embargo, lo que la gente "realista" no sabe o imagina, es que detrás de esa nube densa se esconden pedazos de sueños e ilusiones también.

En primavera todo es claridad y luz, pero el frío es mucho mejor porque en invierno los abrazos se vuelven hacia adentro...

En los lugares donde justo cuando la nieve ha dejado de caer después de varias horas y el deshielo que cala hasta los huesos viene para recordar cuan grande puede ser la dimensión de tu fragilidad, los pensamientos se vuelven todavía más introspectivos, para darte la calidez que ni durante una mañana de verano podrías encontrar.

Al llegar los días cálidos, el tiempo en espera para que las hojas se vuelvan amarillas se vuelve como una cuenta regresiva en la que el fin añorando el invierno se traduce a desear con todas tus ganas a que el equinoccio de primavera pase pronto, porque añoras que el frío y toda su calidez interior regrese a ti, otra vez...


"Colder Than Winter" - Sarah Brightman - "A Winter Symphony" (2008) - Track 2




"Colder Than Winter"
-(Vince Gill) - Benefit Music-

It's colder than winter
right here in my heart
Lord, I'm gonna miss her
she's torn me apart

I couldn't make you love me
I couldn't give you any more
It's colder than winter
since you closed the door

It's colder than winter
I'm freezin' inside
and my tears won't be bitter
even though our love died

I couldn't make you love me
I couldn't give you anymore
It's colder than winter
since you closed the door

Every time the sun sets
I shed another tear
and the lonelier I get
wishing you were still here

I couldn't make you love me
I couldn't give you any more
It's colder than winter
since you closed the door

It's colder than winter
since you closed the door...

Comentarios

Vane dijo…
Me encantó el texto, sabés que me gusta mucho ese juego de palabras donde se ve una nostalgia que no es tristeza pero si te lleva a estar con vos misma por algun rato para pensar, soñar, y volar un poco, eso es tan necesario, y creo que es verdad, el invierno es ideal para eso, acá ya estamos en otoño y yo espero que con la llegada del frío vuelvan esas cosas que expresas acá que siempre tuve y hoy extraño mucho.

La verdad que me encantó, no sé, sentí como que lo escribí yo, y no digo esto porque tenga tu capacidad sino porque muchas de esas cosas las siento yo y las viví también.

En Juaritos están llegando los días cálidos, pero te dejo un gran abrazo de esos que son para "adentro".

Te quiero mucho!
Victoria dijo…
El invierno... me encanta el invierno yo soy chica de invierno, de otoño, de abrigos, bufandas, gorros y abrazos...
Si...
definitivo..
Aunque un poco de sol nos regresara el color, un par de fiestas y bueno, en un par de meses estaremos suplicando que el verano que aun no empieza por fin termine...

Bonito texto Marthita