Ir al contenido principal

Carta Para Adriana:

La Nueva Generación del Grupo Folklórico Makahui durante una de sus presentaciones.

Adriana:

Otro año más en la misma ciudad... Son 17 ya exactos desde el día en que decidiste irte para perseguir un sueño...

No lo hiciste sola, te fuiste acompañada por 18 amigos, y yo creo que nunca imaginaste que lo que para ustedes sería un viaje sin regreso, para todos los que nos quedamos aquí sería una gran lección de vida.

A veces me imagino lo que sería de tu vida si siguieras por aquí ahora... Tal vez no reconocerías las calles en las que creciste, y todos los que te conocimos te pareceríamos distintos, casi, casi como personajes desconocidos...

El presente sería otro si nunca hubieras realizado ese viaje, y al igual que muchos de tus amigos serías una mujer con una vida hecha, quizá con una familia, pero sobre todo con mil planes y proyectos por adelante.

Si la magia fuera posible, y al igual que en sueños, a ti y a tus demás amigos se les permitiera volver por tan sólo un día, seguramente a tu regreso habría una gran fiesta; pero en medio de esa gran algarabía, experimentarías una tristeza infinita al darte cuenta que el tiempo ha pasado, que los rostros que para ti eran familiares, hoy ya no son los mismos, que en tu casa el espacio que era tuyo tal vez ya no existe, que en la escuela donde estudiamos todos juntos ya no hay nadie, que los salones y pasillos lucen desiertos; y aunque Makahui sigue siendo sinónimo de danza y disciplina, en el gimnasio dónde tú y los otros chicos dejaron muchas horas de esfuerzo en los ensayos después de la hora de salida; ahora sólo lo ocupan los recuerdos...

En la ciudad también desaparecieron muchas cosas que antes existían y te asombraría descubrir que en general el mundo se volvió un lugar demasiado peligroso y hostil.

Quizá por eso Dios no permite que quienes se vayan regresen y traspasen el umbral que divide a la realidad de los sueños... Tal vez por eso ÉL quería que tu vida fuera breve, para que se cumpliera el objetivo de que muchos de nosotros entendiéramos a través de ti la importancia de no quedarte nunca con las ganas de decir o realizar algo, y de vivir cada uno de los días que se nos hayan asignado en el libro de la vida, con total intensidad.

La idea de "el reencuentro" en medio de una gran fiesta, tal vez sea una promesa que se cumplirá sólo hasta que todos los que nos quedamos, cruzemos el umbral donde se encuentra la delgada línea que divide a la vida, de la permanencia en la eternidad...

Mientras sigamos aquí, y a pesar de que las cosas cambien y la ausencia duela, a ti, (al igual que todos aquellos que se fueron contigo), cada año que transcurra se les seguirá recordando, como cuando vivieron aquí.

*************************
Nota: Adriana fue una compañera de escuela con la que conviví los 3 años de secundaria y en preparatoria estuvimos en el mismo grupo otra vez hasta antes de pasar al 5to. Semestre.

Ella pertenecía al grupo de danza folklórica "Makahui" del CBTIS No. 114 y falleció junto a otros 19 compañeros durante un viaje por carretera en la ciudad de Antigua Guatemala, país al que fueron invitados tras haber ganado el primer lugar en el concurso de danza a nivel nacional.

El accidente sucedió el día 19 de Julio de 1992, y como cada año me sumo a la conmemoración de este aniversario luctuoso.

¡Un abrazo para Adriana y los Makahuis donde quiera que estén!


"Cuando Tú No Estés Conmigo"

- Erick Aldrett / Mildred Villafañe-

Cuando tú, no estés conmigo
no habrá distancia que separe,
tus pensamientos de los míos.

Me llevarás junto contigo
y lo mejor de mis sentidos,
te hará un vestido por abrigo...

No te irás,
no te irás jamás...

Y aunque sé,
que el mundo no se acaba,
sigue y yo no puedo imaginar,
que tu te vayas.
mi vida no sería igual...

Y aunque sé,
que tengo que ser fuerte,
me llevarán tus alas hasta el cielo,
si tengo que volar...

Lo mejor de ti se verá,
desde lejos en mis ojos,
¡Qué poquita cosa será,
un problema si me guías!
me abrazará tu calma.
noche y día...

Cuando tú, no estés conmigo,
serás mi Ángel de la Guarda,
y cuidarás mi fantasía...

Se quedará,
tu risa en mi alma,
me quedaré con tus palabras,
y haré de ellas mis estrellas...

No te irás,
no te irás jamás...

Y aunque sé,
que el mundo no se acaba,
sigue y yo no puedo imaginar,
que tú te vayas;
mi vida no sería igual...

Y aunque sé,
que tengo que ser fuerte,
me llevarán tus alas hasta el cielo,
si tengo que volar...

Lo mejor de ti se verá,
desde lejos en mis ojos,
¡Qué poquita cosa será,
un problema si me guías!,
me abrazará tu calma,
noche y día...

Lo mejor de ti se verá,
desde lejos en mis ojos,
¡Qué poquita cosa será,
un problema si me guías!,
me abrazará tu calma,
noche y día
...

Comentarios

SERHUMANA dijo…
Martuchis, se me hizo un nudo en la garganta. Como me emocionó tu carta, tan simple y tan sentida. Hay tantas cosas a las que no le encontramos explicación, pero suponemos (creo que suponemos bien) que todo pasa por algo, para enseñarnos algo, o para rescatar a estas personas de algo. Yo sigo creyendo que si se vuelve.
Tambien me dejaste pensando en este "deterioro" que nombras muy a menudo del lugar donde vivis y del mundo en general, y estoy tan de acuerdo con vos, sentimos tan parecido sobre esto, añoramos las mismas cosas del pasado, la simpleza, los valores. Pero lo bueno es que aún rescatamos cosas positivos y sentimientos positivos de este presente.
BESOS ENORMES!!!!!!!
Kena Siu dijo…
Se me herizo la piel, toda!... que triteza que despues de tanto exito y de tan poca vida terminaran de este modo.

De seguro Dios los tiene con El desde entonces
Dunia dijo…
Hola,

Todavía recuerdo la primera vez que contaste esta historia. El blog no tenía este aspecto. Me impactó muchísimo el suceso. Y aunque nadie se merece morir (bueno, salvo algunos degenerados y ruines que hacen el mal porque les gusta y les llena) parece que la muerte es más sentida cuando se trata de gente tan joven. Esta historia seguro que os habrá marcado de por vida a todos los que en ese momento eran amigos y compañeros de todo el grupo... En fin, que espero que reposen en paz y que no se asomen a este mundo cada vez más violento y sucio.

Besotes
MO dijo…
Vaya que a pasado tiempo a mi, a mi barrio le toco vivir esa tragedia, uno de nuestros amigos murio ahi Cesar Apodacam mejor conocido por todo nuestro barrio como el lanas, no sorprendio a todos la manera en que murio, todos tenemos buenos recuerdos de el me acuerdo que una noche antes de partir estuvo ahi afuera de mi casa jugando futbol con los demas morros del barrio como lo hacian regularmente, ninguno de nosotros nos despedimos de el todos esperabamos que volviera y de hecho si volvio y todos estuvimos ahi para recibirlo y despedirlo, pero para nosotros siempre seguira vivo y lo seguiremos viendo pateando una pelota de futbol como muy seguido lo veiamos. Descansa en Paz Cesar..
Lucy Ramirez dijo…
Wow, Martha,
Otra vez me sorprendes con tus escritos. Muy profundos pensamientos. Me dio gusto que alguien pudiera hacer un comentario de Cesar, mi amiguito y compañero de ruta, ja ja! Seguido se sentaba conmigo en la ruta. Asi como a su vecino que hizo el comentario, yo todavia lo recuerdo subiendose a la ruta ahi por la colonia Rev.Mex. Que Dios los tenga en su gloria. Yo voy a ir pa Juarez este Julio y voy a visitar la tumba, y tomar unas fotos. Espero estes bien y saludos otra vez Martha.
Vane dijo…
Otro año más de este triste episiodio, y otro año más que vos homenajeas a tus compañeros en un gran gesto como lo es este post, es la mejor manera que se puede mantener viva a las personas, los recuerdos y hablar de ellos.

Yo leí cada uno de tus posts recordando a los Makahui, y de corazón te digo todos, todos fueron tan sentidos y desde lo más porfundo de tu alma, estoy segura que las personas que lean esto y sean amigos o familiares de algunos de esos chicos les van a llegar mucho cada una de tus palabras, y te lo van a agradecer también.

La sensibilidad que tenes te lleva a hacer cosas tan emotivas como esta carta, y no sólo nos recuerda el valor de estar vivo, sino de agradecer por cada nuevo día, y también de mantener vivo el recuerdo de los Makahui y no sólo eso, sino que también los das a conocer a cada uno que llega a tu espacio, y eso los acerca a la eternidad acá en la tierra.

Te mando un fuerte abrazo para acompañarte en un día como hoy.
Circe dijo…
Unos añitos antes, me habia tocado pertenecer al grupo de Danza del Cbtis, me dolió mucho la tragedia del grupo, pero lamentablemente ya habia olvidado la fecha. Gracias por recordarlo.

Saludos
Solo el tiempo "cura" esas heridas...

Te mando muchos saludos, y oye porque me borraste de tu lista de bloggers eh!!

Cuidate mucho y te mando un abrazo!!
Ericarol dijo…
Ay Martha, que post tan triste. He leído entradas muy tristes hoy, pero ésta no sé porque me ha enmudecido. Si, debe ser que es mas sentido cuando le pasa a personas jóvenes que tengan toda la vida por delante. Más triste al saber que ocurrió en este país. Un abrazo de consuelo!!!