viernes, julio 31, 2009

Carta Para Contar Una Historia...


Las cartas se escriben para expresar con palabras lo que de viva voz muchas veces alguien no se atreve a decir.

También se utilizan para contar historias. Quizá de esas que pasaron hace ya mucho tiempo, y a la distancia uno se percata de que fueron tan especiales, que terminas por escribirlas para que si el paso de los años deteriora el alma y la memoria, todo lo bueno que alguna vez hubo ahí, se conserve a través de las letras y no se pierda jamás.

Las mejores cosas y los encuentros con las personas que valen la pena, se dan dentro de los días más ordinarios y la historia que quiero contar en esta carta, habla acerca de eso...

No sé si fue la primera vez que la vi, pero de lo que si me acuerdo es de que sucedió en las instalaciones de la universidad, en el lapso de tiempo en que los estudiantes aprovechan para tomarse un respiro entre clase y clase.

Ella iba con otro grupo de chicas, y aunque jamás le dirigí la palabra ni tampoco sabía o tenía curiosidad por averiguar ¿Cuál era su nombre?, supongo que se volvió una "extraña de rostro conocido", por el simple hecho de que coincidir con ella en los recesos dentro de la facultad se volvió algo habitual....

****************

Así fue como quedó la primer página de la carta que yo quería escribir para contar como fue que conocí a Claudia.

Por la mañana, en el camino de mi casa al trabajo, empecé a imaginar como es que podría contar esa historia, entonces empecé a acordarme de muchas cosas, además de llegar a la conclusión de que para hablar de alguien como ella tan sólo necesitaba hacerlo de una manera simple.

Al analizar lo poco o mucho que me ha tocado compartir desde que la conozco, me llevó a comprobar una vez más, que Dios te pone en el camino a las personas, y entrelaza los hilos con una precisión que evita que coincidas sólo hasta que sea el momento cuando eso tenga que suceder.

Es muy curioso el destino, pero a Claudia aprendí a conocerla a través del messenger. Hace algunos años ya, por cuestiones relacionadas con el trabajo, yo empecé a estar constantemente en contacto con ella, pues a mi me tocaba pedirle casi todos los días los horarios de transmisión de los spots de radio de un cliente que en ese entonces teníamos en Avanza Diseño y se anunciaba en Exa Radio (la estación donde ella trabaja).

He de confesar que a mi me daba pena a veces, porque prácticamente mi trabajo era darle "café cargado" para que me enviara esas pautas y nosotros luego poder enviarlas al cliente.... Había veces en que por alguna circunstancia, el spot no salía en el horario indicado y era entonces cuando yo me tenía que convertir en su peor pesadilla hasta que ese spot se reprogramara para salir al aire otra vez...

Creo que en el fondo ella sabía que tanta urgencia y el pedir las cosas "para ayer" no era cuestión mía ni mala onda, yo sólo cumplía con mi trabajo y ella a su vez también.

A veces pienso que de no haber sido así, la amistad no hubiera trascendido. Si bien es cierto que tenemos en común el que las dos somos amigas y conocemos a Miriam (otra chava con unos valores increíbles); pienso que de no haber existido el messenger, no hubiera pasado de que nos saludáramos de vez en cuando o nos tocara coincidir en alguna reunión de trabajo o festejo relacionado con ella.

La verdad no sé como fue que de tratar asuntos relacionados con pautas, spots, horarios y todo eso, la charla se volvió más personal y sirvió para que nos hiciéramos amigas... Tampoco recuerdo como fue que tuve el atrevimiento de confesarle que yo tenía un blog y desde entonces ella se volvió una lectora asidua de mi "changarro bloguero"... Y aunque nunca comenta... Muchas veces sus comentarios son en forma de charla e "intercambio de ideas" en el messenger.

A través de no se cuantas horas de conversación y de un número indefinido de ventanas que se han abierto cada vez que ella me ve "on line"; hemos compartido muchas cosas... A veces parecería que hablamos puras incoherencias, pero lo cierto es que Claudia es una de esas amigas que siempre se toma el tiempo para escucharte.

En estos años aprendí a conocer a una chica que a pesar de que en un principio me parecía "demasiado fresa", su apariencia te engaña, pues por dentro es la persona más honesta; ella siempre te dirá lo que piensa así tal cual es y eso sirve mucho, puesto que muchas veces, cuando tú te enfrascas en una cosa, es muy útil siempre tener al lado una amiga que te abra los ojos y te haga ver las cosas tal cual son.

Nunca se lo he dicho... Pues muchas veces las cosas que sientes y piensas sobre las personas que quieres o para ti son importantes, es difícil que salgan en una charla cotidiana... A veces el tiempo te come, y llegas a suponer que de alguna u otra forma, esa persona sabe lo que para ti representa, y respecto a Claudia yo sólo puedo decir cosas positivas, pues además de ser una de las pocas personas que conforman mi círculo muy reducido de amigas de toda la vida y muy cercanas, admiro muchas cosas de ella, por ejemplo que muy responsable y madura en todo lo que hace y decide, también que es una chava que (no importa la ocasión ni el lugar) siempre se ve muy bonita, que es bien honesta y no tiene el menor reparo de decirte -así con todas sus letras- cuando algo le parece mal.

En su vida ha pasado por circunstancias extremadamente difíciles y dolorosas, de las cuales yo he sido una observadora cercana; y aunque en esos momentos me hubiera gustado tener la facilidad que muchas personas tienen para decir algo que le ayudara a aminorar el dolor que experimentó en su momento; en medio de todo eso, creo que Claudia se convirtió en un ejemplo para muchos de nosotros, pues no sólo salió adelante sola, sino que demostró una entereza impresionante, que sólo es capaz de manifestarse en las personas que han vivido intensamente y que además recibieron en su casa una formación cimentada en valores y mucho amor.

Muchos son los calificativos que podría usar para expresar todo lo que ella es como amiga, y si tuviera que compartir alguna anécdota, para resumir lo más padre que hemos compartido juntas en todo este tiempo... Me quedaría definitivamente con:

- El concierto de Shakira al que fuimos juntas (el día de mi cumpleaños), y que aún cuando ella no me conocía casi, aceptó darme aventón y que me fuera con ella ese día, y a raíz de eso empezamos a hablar más.

- La vez que se me cerró la puerta, en la oficina de redacción de la revista y ella se quedó conectada esperándome en el messenger. Esa vez me tuve que brincar una barda que dividía la recepción de las oficinas (que por cierto terminé toda raspada de los brazos).

- Hace 1 año, durante un viaje, el camión en el que yo viajaba se quedó varado a media carretera en plena madrugada durante más de 1 hora, debido a una tormenta muy fuerte...

Creo que esa fue la última vez que experimenté miedo (como hacía mucho no lo sentía).... Esa noche, como si hubiera sospechado que algo pasaba, Claudia no sólo me rescató de eso, sino que logró distraerme y hacer que el temor se disipara a través de mensajes de texto que me envíaba al celular.... Un día después esos mensajes en la madrugada, fueron motivo de risa para nosotras, porque fueron malinterpretados de otra manera por una tercera persona.

Como dije al principio, la intención inicial era escribir una carta para contar una historia relacionada con la idea de como fue que llegó a mi vida una de mis mejores amigas, pero conociéndome como soy de "rollera", creo que lo único y lo mejor que puedo hacer para demostrarle a Clau todo el cariño y el aprecio que le tengo es decirle escribiendo (que es la única manera que yo lo sé hacer): ¡Gracias!:

• Gracias por estar conmigo siempre en contacto (incluso cuando alguna de las dos está de viaje).
• Gracias por todas las charlas en las que siempre sale algo que me da mucha risa, y por las que han sido para compartir cosas realmente serias; para obtener una opinión imparcial y honesta sobre una decisión importante.
• Gracias por la música y las anécdotas que surgen en la conversación cuando menos lo pensamos.
• Gracias por ser "La Engañadora Oficial" y la encargada de llevar al festejado sin que sospeche nada en todas las fiestas sorpresas de cumpleaños.
• Gracias por las desveladas compartiendo lo que pensamos, sentimos y muchas veces nos hace soñar.
• Gracias por respetar siempre mis silencios, aceptarme tal cual soy y no criticarme en los aspectos que no coincidimos y no estamos de acuerdo.
• Gracias por ser una amiga con la que sé que siempre que necesite cualquier cosa, a la hora que sea, -aunque yo no sepa pedir ayuda- puedo contar.

Sé que soy una más que se encuentra dentro del amplio grupo de personas que tiene algo más allá de un simple buen concepto de todo lo que es ella como persona y como amiga... Curiosamente hoy es su cumpleaños y más allá de desearle todo lo bueno que la vida podría darle, lo único que puedo decir es que soy yo quien se siente afortunada por tener un lugar entre su grupo de amigas, puesto que es un privilegio compartir con ella cada cosa que conforma su vida.

Ojalá que la vida la llene de bendiciones todavía más...

¡Feliz Cumple Clau!

2 comentarios :

Vane dijo...

Me tomé el atrevimiento de comentar en un post para Claudia sólo para desearle un muy feliz cumpleeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!!

Que este sea un gran día para vos Clau, te deseo todo lo mejor, aahh!!! y no creas que porque es tu cumple yo voy a dejar de pensar que sos una patotera, jajajaja y ahora una patotera mas viejita.

Te mando un abrazo.

Martu: que gran detalle de tu parte, sólo las personas tan especiales como vos pueden regalar cosas tan lindas como esta, que afortunada es Claudia por ser tu amiga de toda la vida.

Te dejo un abrazo!

Victoria dijo...

Claudia!
otro año mas mujer!!! nos estamos haciendo...sabias! cultas! interesantes!!!! a poco no?

Coincido en mucho de lo que Martha dice, siempre te vez muy bonita, eres una niña que sabe escuchar pero sobre todo eres una niña CON LA QUE SE PUEDE CONTAR.

Feliz cumple weeeey.... sabes que te quiero verdad????