Ir al contenido principal

El Regalo Más Grande....


Me gusta caminar, porque mientras recorro calles a veces me acuerdo de cosas que ya pasaron, o comienzo a pensar en cosas que he vivido, que veo a diario o también empiezo a reflexionar acerca de algo que haya escuchado decir a alguien o me haya tocado presenciar.

En esta semana -obligada un poco por las circunstancias- he tenido que caminar durante las tardes, y es una parte del día que disfruto mucho, porque además de que me distrae demasiado a travesar por un tramo grande de una avenida importante, viendo a la gente que pasa, la que va dentro de los autos y se para en los semáforos, me agrada la idea de que a pesar del calor, la vida me regala la posibilidad de poder caminar sin prisa todavía con el reflejo de la luz, en la antesala previa a que se despida el día.

Hoy mientras iba caminando y pensando en que quería ya llegar a mi casa, de pronto me vino a la mente el recuerdo de un comercial que hace algunos años formó parte de la campaña "Priceless" (o "las cosas que no tienen precio"), de las tarjetas de crédito Master Card.

Esa campaña publicitaria a mi me gustaba mucho; y me acordé que en el año 2001, un día cuando estaba en casa leyendo una revista de "Selecciones del Readers Digest" me encontré en una de las páginas uno de esos anuncios, en el que aparecía la imagen de una chava en una tina de baño con burbujas, con expresión en el rostro que denotaba que estaba disfrutando mucho el momento, mientras que al pie de la foto decía:

- Baño de burbujas$ 180.00

- Velas aromáticas: 150.00

- Nuevo CD de música relajante: $ 200.00

- Que el mundo desaparezca por una tarde... No tiene precio...

Cuando encontré ese anuncio, lo recorté y lo pegué en el cuaderno de diario que llevaba en aquel entonces. Me acuerdo que las siguientes 5 hojas en blanco, las llené con un texto en el que hablaba un poco de todas esas cosas que para mi eran valiosas y algunas más con las que soñaba en esa época alcanzar un día.

Muchas de esas cosas no han cambiado todavía y las sigo añorando hasta ahora; y no obstante que mi intención era compartir en el blog la transcripción de esas páginas del diario, al volver a leerlas después de 9 años, me parecieron demasiado "cursis", y por eso ya no quise publicarlas (digo... ¿Habrá alguien a quien le interese conocer eso?)...

Pero bueno, el caso es que a la par de esos recuerdos. me vino a la mente también la idea de algo que escuché decir a Fernanda Familiar en su programa de radio, hará apenas un par de semanas, y que en combinación con ese recuerdo del pasado, (que en cierta forma se relacionaba con eso), propició la idea que le dio sentido a este post que les comparto en esta mitad de semana, y fue en lo que estuve pensando durante todo el camino de regreso a mi casa.

En la radio, (no recuerdo bien a ciencia cierta cuál era el tema sobre el que Fernanda hablaba en ese día), pero me encanta, porque me hizo comprobar una vez más que ella siempre tiene la capacidad para dejarme pensando mucho tiempo posterior a haberla escuchado; y en el segmento final de su programa, minutos antes del mediodía, ella comentaba de "La importancia de darte un regalo a ti mismo todos los días".

Mientras cuestionaba: ¿Cuáles eran las cosas que a cada uno de nosotros nos gustaba "regalarnos" en un día ordinario?, Fernanda decía que a ella le gustaba "regalarse" un momento al final del día. Ese en el que estando ya en casa y después de haber terminado su trabajo del día y sus hijos estaban ya dormidos, ella podía ir a sentarse plácidamente en un sillón de su casa para disfrutar en un lugar apartado, de ese momento que era sólo para ella misma.

Me sentí muy identificada con ella, no sólo porque para mi, desde siempre fue muy importante apartar un momentito al final del día para estar a solas y escribir... Otras veces y cuando el tiempo lo permite, al igual que ella, yo también disfruto mucho de las historias fantásticas o relatos interesantes sobre lugares y personajes que me regala un libro, pero más allá de ese "autoregalo individual" al final del día, me puse a reflexionar y llegué a la conclusión de que sus palabras eran ciertas, mientras pensaba también en todas las cosas que pueden representar un regalo para las demás personas.

¿Cuál es el regalo que tu te haces a diario?... Muchas veces ni siquiera te das cuenta, pero a pesar de que a todos nos gusta que nos obsequien cosas, a veces los regalos más valiosos no tienen forma, carecen de un valor monetario y ni siquiera vienen envueltos, porque se obtienen a través de las cosas más sencillas y ordinarias de la vida.

Cada persona es distinta, pero para ponerles unos cuantos ejemplos de este tipo de "regalos" a los que hago referencia en este post, les diré que por ejemplo para algunas personas un regalo puede ser hacer una escala en el camino de regreso a casa para llegar a comprarse un helado, puede ser salir a caminar acompañado de alguien o un simple paseo en bicicleta; a final de mes comprarse (sin que haya una ocasión especial).

Un regalo que puede ir desde el objeto más banal, hasta un libro o un disco compacto; pueden ser también esos 30 minutos que te regalas después de la comida para aprovechar y descansar un rato; o simplemente esas ganas de salir a buscar hasta su casa a tu mejor amigo o llamarle por teléfono al final del día, porque tienes ganas de verlo para compartir una charla nada más.

A medida que me iba acercando a mi casa, empecé a recapitular ¿Cuáles son los últimos regalos que en lo personal yo me he dado?, y descubrí que fueron cosas demasiado simples... Un fin de semana fue una "Rockaleta" (una paleta en forma de bola, hecha de tamarindo y rellena de chicle por dentro), ir a comer pescado un día de la semana que no encontré a nadie en mi casa y no había comida hecha; una madrugada entera hablando con Vane de un montón de cosas que no tienen nada que ver con lo cotidiano y si mucho con los sueños... Las caminatas sin prisa de estos últimos días, el momentito "extra" entre que termina la madrugada y está amaneciendo y yo alucino imaginando cosas padres y soñando despierta y por último (para ya no hacer más larga esta lista), mi regalo de hoy, fue un elote con chile.

Cada cabeza es un mundo, y aunque sé que a todos nos encanta recibir regalos porque muchas veces más que el objeto material que recibes en si, te emociona la idea de la sorpresa que encontrarás al destapar una caja y te conmueve el detalle de que alguien haya pensado especialmente en ti para darte un obsequio... Insisto en que los mejores regalos no tienen un valor conmesurable.

Muchas personas han recibidido regalos muy costoso y no se dan cuenta que lo más valioso e increíble se los ha regalado la vida misma... La posibilidad de estar vivos y sanos, de tener una familia hermosa; poder compartir cada día y despertar al lado de la persona que se ama (eso es algo que no todos tenemos el privilegio de tener y tampoco se consigue a la vuelta de la esquina); el trabajar en algo que te gusta y disfrutas demasiado; o quizá aunque no tengas ninguna de las cosas que mencioné antes, puedes sentirte afortunado (a) por el simple hecho de que Dios te regala cada día la posibilidad de hacer de tu vida lo que tu quieras que sea y esa es una oportunidad que para cada uno de nosotros se renueva al cumplirse el ciclo de las 24 horas, con cada uno de los días que se van sumando uno a uno y conforman nuestra existencia.

¿Cuáles son los regalos que te has dado tú últimamente?... Pero sobre todo, ¿Cuál es el regalo más importante y valioso que te ha dado la vida?... Estoy segura que la respuesta la tienes ahora mismo en mente y quizá te hará esbozar una sonrisa....

A veces pienso que si en este momento llegara alguien y pusiera en tus manos una caja vacía (pero cuidadosamente decorada); pensarías de inmediato en que se trata de una broma (si la caja no contiene nada)... Pero si fuera simplemente como la que aparece en la foto final de este post, quizá lo asociarías con la idea de un regalo más de tipo sentimental y romántico, pero en este caso en particular, yo quise colocarla precisamente al pie de este párrafo para cerrar el post, porque siento que representa a la perfección la "materialización" de todos esos regalos tan padres que alguien te ha dado y que además de haber sido planeados especialmente para ti, no pueden medirse en dinero, pero son invaluables porque fueron hechos de corazón... Y eso es lo que cuenta...


Por último, para cerrar el post, una canción padrísima que me regalaron casi a principios de este año y que me encanta porque algunas partes de la letra siempre me hace acordarme precisamente de eso, que los regalos más bonitos y que más me han emocionado no tienen que ver con objetos costosos, pero si con el sentimiento que experimenté al descubrir una carta escrita de puño y letra, un par de cajas pintadas a mano, dos cuadernos tipo diario en los que una persona muy importante me compartió sus sueños y parte de su vida; además de la posibilidad de todo eso que nos falta por compartir.

Mientras que a nivel individual yo voy a intentar seguir "autoregalándome" momentos al final del día para escribir y soñar despierta... Creo que eso es básico para mi.

¡Buena mitad de semana!!!



"El Regalo Más Grande"
-Autor: Tiziano Ferro / Interp. Tiziano Ferro y Amaia Montero-

Quiero hacerte un regalo,
algo dulce, algo raro....

No un regalo común,
de los que perdiste, o nunca abriste,
que olvidaste en un tren o no aceptaste...

De los que abres y lloras,
que estás feliz y no finges,
y en este día de septiembre
te dedicaré, el regalo más grande...

Quiero entregar tu sonrisa a la luna y que,
de noche, quien la mire, pueda pensar en ti,
porque tu amor para mi es importante,
y no me importa lo que diga la gente, porque...

Con el silencio sé que me protegías y sé,
que aún cansada tu sonrisa no se marcharía...

Mañana saldré de viaje
y me llevaré, tu presencia
para que no se vaya y siempre vuelva...

Mi regalo más grande,
el regalo más grande...

Yo quiero que me regales,
un sueño escondido
o nunca entregado...

De esos que no puedo abrir,
delante de mucha gente,
porque el regalo más grande,
es sólo nuestro para siempre.

Quiero entregar tu sonrisa a la luna, y que
de noche, quien la mire, pueda pensar en ti,
porque tu amor para mi es importante,
y no me importa lo que diga la gente,
porque...

Con el silencio sé que me protegías y sé
que aún cansada tu sonrisa no se marcharía...

Mañana saldré de viaje
y me llevaré tu presencia
para que entiendas que...

Que si llegara ahora el fin que sea en un abismo,
no para odiarme sino para intentar volar y...
y si te niega todo esta extrema agonía,
si aún la vida te negara, respira la mía

Yo estaba atento a no amar antes de encontrarte
y descuidaba mi existencia y no me importaba
no quiero lastimarme más amor, amor, amor...

Quiero entregar tu sonrisa a la luna y que
de noche, quien la mire, pueda pensar en ti,
porque tu amor para mi es importante
y no me importa lo que diga la gente
porque...

Amor negado, amor robado y nunca devuelto
mi amor tan grande como el tiempo, en ti me pierdo
amor que me habla con tus ojos aquí enfrente...

Eres tú,
eres tú,
eres tú…
El regalo más grande...

Comentarios

Ericarol dijo…
Hola Martha

Desde que mi vecina me regaló la "poción del amor" para quererme mas a mí misma y aunque siempre compro cosas para mi (constantemente) le quise dar un nuevo significado a eso de "regalarme cosas". Primero que todo, al tener hijos, hacer un esfuerzo por quitar esa espinita de culpa cada vez que compraba algo para mi y que me gustaba, porque pensaba que debía utilizar ese dinero en algun capricho para mis hijos, sin embargo estoy consciente que debo hacer feliz a Erica primero para que por añadidura lo sean mis vástagos. Luego, aprender a disfrutar al máximo de mis auto regalos. Es genial que tu post esté totalmente en la onda en la que ando actualmente.

Ultimamente me he regalado:

1 - 5 camisetas con escote V porque me favorecen mucho... :-)
2 - cambiar los muebles de lugar por que si
3- pasarme horas con Coco bajo el sol leyendo un libro
4 - Ese libro: Mujeres Extraordinarias
5 - la oportunidad de hacer nuevas amigas, de esas que yo nunca pensé tendría como amas de casas solitarias a quien puedo hacer reír

la lista sigue y sigue...

un abrazo!!!
Vane dijo…
wow que hermoso post y no sólo es hermoso, está lleno de verdad. Yo la verdad no sé que fue lo último que me regalé, pero si sé los hermosos regalos que he recibido y no tienen valor monetario, el último fue un fin de semana hablando con vos, en el cual yo no me sentía bien y vos me regalaste un motón de sonrisas que me cambiaron por completo el estado de ánimo, y antes de eso -el 6 de julio-, un post hermoso donde decías cosas maravillosas, antes de esos millones de detalles que sólo una amiga como vos es capaz de dar.

No cabe duda el mejor regalo tiene que ver con esas cosas que se quedan para siempre con vos, y muchas veces no tienen precio, y no me refiero al dinero, no tienen precio porque son cosas que el dinero nunca va a saber comprar, como ese regalote inmenso que es tu amistad para mí. Conocerte fue de las cosas mas maravillosas, grandiosas, y especiales que me han pasado.

Te adoro Martha Mendoza, que es lo mismo que decir te adoro tesorito!
Anónimo dijo…
Hola martha, estos ultimas semanas he sometido a mi cuerpo a mucho trabajo y estres. Pero desde hace dos semanas me he regalado:
Una siesta deliciosa a eso de las 3 de la tarde, es breve, pero es lo mas delicioso q pueda haber.
Y ya estoy pensando en que mas puedo regalarme que me haga falta para sentirme relajada y feliz
saluditos
muuuy buen post
maru
Victoria dijo…
pues yo sigo desde hace muchos años regalarme

- siempre contestarle (o al menos lo intento) el telefono a mi madre
- comer con gente que me cae bien (a veces no lo logro)
- y romper con mi atesorada rutina para viajar no importa si en burro o avion a ver a mis amigas...

no pasa nada!

si le das tiempo a eso no hay pierde... FUNCIONA
Circe dijo…
caminar en las tardes, en estos dias para mi es casi imposible, no aguanto el solonon, entonces, decidí sacar a pasear a maxi por las noches y me doy muchos regalos, como este de venir a bloguear, ! es que es taaaaan importante :)!

saluditos, tus posts son un regalo.
maria isabel dijo…
Existen muchos regalos, geniales conformea la relacion que se tenga y la personalidad dela persona querida, yo por ejemplo regale un cuento personalizado en una fiesta infantil, fue algo que disfrutamos mucho el niño quedo feliz y lo puede escuchar una y otra vez, lo consegui en miscuentospersonalizados.com