Ir al contenido principal

Tengo Ganas.

Hoy tengo ganas de escribir para mi... Hacer como antes y retomar ese espacio al final del día para mi y para mis cosas; para sentarme sobre la cama (con esa ropa cómoda que uso como pijama), con la almohada sobre las piernas, y sin ninguna prisa contar en el diario, sobre todas esas cosas que disfruto y que por ser tan simples me hacen sentir feliz.

Tengo ganas de que la oscuridad de la madrugada dure por más tiempo... Para poder soñar despierta mucho más seguido, y también para conversar más en serio con Dios.

Tengo ganas de pasar más tiempo sentada sobre la arena de esa playa imaginaria (a la que siempre recurro cuando necesito escapar, olvidar y sentirme tranquila).

Tengo muchas ganas de volver caminando hasta el parque de siempre (que era mi refugio), y pasar toda la tarde escribiendo sobre un sueño hermoso que haya tenido; sobre una historia que imaginé, o quizá inventarme en medio de tantos pensamientos, una historia mágica con un final feliz.

Tengo ganas de sentarme sobre el pasto húmedo, en una tarde de Viernes, al final del verano o en la antesala del otoño.

Llevar dentro de la mochila, tan sólo como equipaje indispensable la compañía de un buen libro; y terminar el día sabiendo que entre sus páginas encontraré una historia increíble -que a pesar de que no sea mía- sé que me transportará en espacio y tiempo, además de que me hará soñar e imaginar.

Tengo ganas de descubrir más seguido mientras manejo, el regalo de un atardecer en el regreso a casa que me deje sin habla.

El cielo pintado como si fuese una obra de arte; y esos recovecos por donde pasan los rayos de luz que se filtran entre la densidad de las nubes; verlos siempre matizados con los colores que me hacen pensar que no pueden ser otra cosa que una escalera al cielo.

Tengo ganas de despertar, descubrir que es un día feriado y poder seguir durmiendo... Gastarme el tiempo sin prisas, que cada instante conforme el día perfecto, para comer en casa algo rico, luego salir a caminar sin prisa, llevando a mi eterno acompañante travieso y curioso; de nariz redonda en color café caramelo con la que todo examina y disfruta descubrir cuando pasea junto a mi.

Tengo ganas de terminar la semana e iniciar el fin con un maratón de películas, con una conversación distinta en la tarde de viernes, descubrir en la radio alguna canción que "me ponga de buenas"... Reencontrarme con algún CD viejo, y al escucharlo volver a experimentar otra vez las mismas emociones que me produjo al comprarlo y con el paso del tiempo quedaron olvidadas... Descubrir por accidente que en la tele pasará alguna de esas películas que nunca me cansaría de ver.

Tengo ganas de volver a experimentar lo que se siente cuando sabes que estás total y absolutamente enamorada, cuando hasta el frío de la madrugada en invierno o los amaneceres en verano son algo que se disfruta, porque te hace añorar el espacio y la hora cuando sabes, que tarde o temprano alguien llegará para estar ahí y quedarse contigo para poderte proteger.

En resumen: Son tantas cosas las que quiero... Escribir cartas, contar historias, aprender cosas nuevas, andar de nuevo en bicicleta, reencontrarme con las amigas de hace tiempo, que la poca o mucha ternura que me queda no se pierda ni se muera...

Compartir las emociones que me produce el teatro y cada cosa simple que forma parte de mi mundo... Encontrar a mi mejor amiga esperándome un día afuera de mi casa o del trabajo; viajar con ella en tren, y atravesar el océano para recorrer y conocer un pueblo donde quizá encontremos juntas el inicio de su historia...

Por ahora el tiempo se agota y el sueño me gana, y yo me voy a dormir convencida de que todo eso de lo que "Tengo Ganas"; día a día me hace saber que estoy viva, y que mientras sean promesas pendientes por parte del destino, propiciarán que yo escriba, suspire, pero sobre todo conserve la fe, de que en medio del futuro más incierto, las cosas pueden ser distintas y hasta lo que parece imposible, tiene posibilidad de ser.

Comentarios

Vane dijo…
Creo que lo que puede definir lo que siento y me pasa es muy breve:
Tengo ganas de recuperarme y tengo ganas de tener ganas, esas que perdí o alguien al darse cuenta que eran tan simples y a la vez valiosas me robó.

Seguramente voy a volver a comentar, porque esas ganas si que nunca las voy a perder.

Ojalá que todas esas ganas se conviertan en sueños hechos ralidad, porque te las mereces tanto, tanto, tanto.

Te adorooooooooooooooooo!!!
M a r u dijo…
Guao, sabes martha, nunca me habia sentido taaan identificado con uno de tus post, en serio estoy completamente asombrada. Me gusto muchisimo,
saluditos
Hola Martuchis!!! Una gran disculpa por ser un tipo mal educado y no pasarte a leer, no tengo perdon de Dios!!!Comparto contigo la idea de que a veces nos demos tiempo a nosotros mismos para tener un equilibrio en todo. Un libro, escribir, hablar con Dios como tu dices, desvelarnos toda una noche para nosotros. Disfruta los días para ti cuando te des tiempo para eso... un besito. cuidate!
SERHUMANA dijo…
Nunca vas a perder la ternura!! Ni la simpleza!!
Todo lo demás, sin prisa, como decis!!! Esas maratones de pelis, vos sabes que a mi me encantan!!!!
Y me hiciste acordar cuanto hace que no ando en bici!!!!
Como siempre, es muy lindo leerte, leer las cosas sencillas pero importantisimas que te interesan!!
BESOS ENORMES!!!
Victoria dijo…
lo mas bonito es que TIENES GANAS y eso significa que vives y que estas consiente de cada cosa que te falta y la sigues queriendo.. ese es el principio para conseguirlas..
suerte!