Ir al contenido principal

Reflexión Sobre La Felicidad...

Hay días ordinarios en que surgen cosas que me dejan pensando mucho... Puede ser algo que me toque presenciar en forma indirecta, algo que escuche o que lea por ahí...

Me gusta que pase eso
-aunque sea de vez en cuando-, siento que es bueno, porque muchas veces, ese tipo de cosas me sacan de la rutina, para ponerme a reflexionar o hasta hacerme soñar.


Hace poco más de una semana, escuchando la radio por internet me topé con una de esas cosas que luego de que se quedan dando vueltas en mi cabeza (después de que la transmisión radial terminó), me dan ganas de compartirlas en esta pequeña seccioncita del blog que precisamente por eso, se me ocurrió catalogar desde hace tiempo como "Reflexiones de la Radio".

Los que leen con frecuencia este blog saben que me gusta mucho la "radio hablada", descubrí un día por accidente el programa de Fernanda Familiar y desde entonces lo escucho casi a diario (cada vez que mis actividades del día lo permiten); y aunque últimamente me he fascinado con el contenido de otros programas que se transmiten también a través de "Grupo Imagen", esa es "harina de otro costal" y supongo que más adelante ya habrá oportunidad de publicar en el blog alguna cosa interesante relacionada con eso.

La reflexión que quiero compartir en específico en este nuevo inicio de semana es muy peculiar, porque fue algo muy simple, no era ni siquiera el tema central del que se estaba hablando en el programa que se transmitió ese día, pero desde entonces me dejó pensado mucho al respecto.

En el programa de Fernanda (que fue donde escuché esto... "para variar"), es muy común que en la última parte del programa, antes del tema final y que es algo así como "el plato fuerte", haya algún espacio en el que se comercializa algo o en el que Fernanda se queda comentando sobre cualquier tema que se haya tratado unos minutos antes con alguno de sus colaboradores o con el invitado en cuestión.

Una vez al mes, Maru Moreno, una chava que es la directora de la revista que aunque si lleva su nombre, Fernanda Familiar, no dirige al 100% (y únicamente es la editora en jefe); pasa algunos minutos en la cabina de radio para comentar sobre el contenido de la edición más reciente.

El día en que eso sucedió, fue durante una transmisión en vivo. Por cuestión del trabajo, como a veces escucho el programa "en capítulos"; en esa ocasión yo ni siquiera sabía de qué estaban hablando... Por lo poco que entendí, (cuando pude volver por fin a mi lugar y ponerme los audifonos), el tema estaba relacionado con "La Felicidad".


Lo que se me hizo padre de ese programa fue que no estaban hablando de La Felicidad desde el punto de vista en que comúnmente se aborda: desde el enfoque de la filosofía, o a través de la óptica de algún psicólogo.

En el ratito que me tocó escuchar (y que fue realmente eso lo que originó la idea para este post), Fernanda comentó en relación a este tema, que uno de los ejercicios de reflexión de una de las conferencias que ella imparte consiste en preguntarle a la gente ¿Cuál ha sido el momento más feliz de su vida?.

Ella dice que cuando hace eso, siempre recibe respuestas de todo tipo. Muchas personas le responden que ese momento fue cuando nació su hijo, se casaron, les dieron el ascenso que querían, se les hizo viajar a tal lado y así por el estilo, le mencionaron una larga lista de momentos y actividades en los que la gente siempre estuvo acompañada por alguien más.

Para bien o para mal, todos tenemos una idea muy personal sobre este concepto, tras del cual pasamos la mayor parte de nuestra vida; y a ese respecto Fernanda decía que pocas personas conciben el concepto de "Felicidad" en solitario y eso fue justo lo que me dejó pensando.

¿Qué pieza te falta exactamente para completar el rompecabezas de tu felicidad?

Inmersa por completo en el tema, y tras compartir esa idea respecto a sus conferencias, ella hablaba de una ocasión en que a una mujer, en una especie de terapia o sesión, se le pusieron delante 3 cartas:

Una representaba a su familia, la segunda a su pareja, y la tercera creo que era su salud.

En medio de toda esta dinámica y tras haberse cubierto los ojos por unos instantes; se le indicaba a esa mujer que cuando volviera a abrirlos, una de esas 3 cartas ya no estaría y se le pedía al mismo tiempo que fuera ella misma quien definiera cuales eran los 2 elementos que decidía conservar y cuál era del que iba a prescindir...

La sola idea de pensar en perder una de esas 3 cosas, llenó de angustia a esta mujer y Fernanda, además de explicar que no supo prescindir de ninguna de ellas, con un ejemplo tan simple habló de algo muy cierto... Que cuando pierdes algo que para ti es muy valioso (sea un familiar, un amigo, una pareja, o algo tan importante como tu salud), siempre tienes que sobreponerte y seguir adelante.

Sin dejar de lado el tema de la conferencia, Fernanda decía que tras el cuestionamiento inicial que le hacía a los asistentes, ella les pedía que una vez que varios de ellos lograban definir cuál había sido el momento más feliz de sus vidas, ella los retaba luego a que trataran de imaginarse o de decirle si alguna vez habían experimentado un momento de felicidad estando solos o sin que hubiera alguien de por medio.

En esta parte justo, era -donde ella dice- que la mayoría de la gente se queda "patinando", y en todo el tiempo que llevaba impartiendo esa conferencia, solamente una vez recibió una respuesta a ese cuestionamiento por parte de una señora que le comentó que la última vez que ella se había sentido feliz, había sido una mañana, mientras pasaba la aspiradora sobre la alfombra de su casa.

Fernanda se sorprendió y hasta en tono de broma le preguntó a la señora ¿qué marca de aspiradora era?, para comprarse una que le produjera la misma sensación. Pero luego, ya en serio, dice que la señora le explicó que a través de una actividad tan cotidiana y en apariencia tan sin chiste, ella experimentó felicidad, tan sólo porque estando en su casa, se sintió en paz porque ella había sentido que ese era su momento, un instante tan sólo para ella misma...


"La Felicidad está dentro de nosotros mismos"... ¿Será verdad?...

Dicen que "La Felicidad está dentro de nostros mismos"... Todos hemos escuchado alguna vez esa frase y yo no sé si eso sea cierto o no cierto, pero lo que si sé o de lo que yo si puedo hablar es referente a la tranquilidad que obtienes a través de las cosas más simples y cotidianas...

Ese mismo día por la tarde, al salir del trabajo tuve el impulso de romper con la rutina y me fui a una tienda a buscar un libro de pastas amarillas, que desde hace tiempo quiero leer y que en la portada tiene un elefante de color rosa.

...No lo encontré, pero esa tarde descubrí -después de mucho tiempo- que me fascina ir a esa tienda de la que en esa ocasión salí sin un libro, pero con una bolsa con "olor a nuevo" que resguardaba un diccionario que desde hace tiempo necesitaba -no sólo para mi trabajo- y también con la revista esa de la que hablaban en el programa de radio.

Cuando llegué a mi casa no había absolutamente nadie, y al tratar de abrir la puerta me di cuenta de que no iba a poder entrar hasta que alguien de mi familia regresara, porque mis propias llaves se quedaron colgadas y olvidadas en el llavero de la pared de la cocina a la hora de la comida.

En un día normal, eso me hubiese puesto de "malas" y lo más probable es que hubiera despotricado contra mi misma por haber tenido un descuido de ese tipo... Pero no, despreocupada me senté en la banqueta a esperar.

Roque llegó para hacerme compañía, y muy quitado de la pena se acomodó a mi lado para apoyar su cabeza usando mis piernas como almohada; mientras yo, al hojear la revista me di cuenta que estuve equivocada al pensar que sólo encontraría un artículo relacionado con lo que esa tarde había escuchado en la radio; pero grande fue mi sorpresa al descubrir que era una edición especial dedicada en su totalidad al tema de La Felicidad.

Ese fue mi momento perfecto, y supongo que sí, se pueden encontrar elementos que te llenen de magia o te hagan suspirar sin necesidad de que tengas que compartirlos con alguien... Y aunque supongo que eso suena a argumento barato de una persona que como yo se está no sólo acostumbrado a andar para todos lados sola, sino que se convence cada vez más, de que únicamente se tiene a sí misma, y conforme pasen los años todo parece indicar que eso va a seguir así.

Esa tarde no me importó, porque además de sacarme de lo rutinario, me permitió también en el regreso a casa sentirme bien y escaparme de toda esta paranoía y miedo que se ha apoderado por completo del lugar en el que vivo.

¿Cuál es tu momento perfecto? o ¿Qué te falta para ser feliz en este momento?... Quizá puedas enumerar una larga lista de cosas, pero de lado existen también un buen de cosas y elementos de los que te puedes servir para estar bien...

Insisto: cada persona tiene su propio concepto acerca de lo que es "La Felicidad" y lo que necesita para alcanzarla... En lo personal empiezo a convencerme de que es cierto eso que dice Fernanda relacionado con la idea de que se debe aprender a generarla por uno mismo y de que no es bueno depositar nuestros sueños en alguien más, porque nada es seguro en esta vida y no siempre vas a tener eso que hoy piensas te hace feliz....

Creo que es un tema complejo y que da para reflexionar mucho... Yo sigo pensando hasta el día de hoy en eso... Por eso mientras averiguo si es o no cierto, mi intención era nada más escribir sobre este día, en que disfruté mucho de todo lo que se derivó de un comentario tan simple y me quedé soñando despierta con la idea de que sin importar hacia donde me lleve la vida, ni de si tengo que hacer todo lo que planeo sola, ojalá siempre encuentre en mi camino detalles simples y cosas sencillas como estas que me ayuden para estar en paz, sin tener que depender de nadie nunca más.

Para cerrar este post, transcribo aquí la editorial que Fernanda escribió para esa edición en particular y que me gustó porque creo que tiene mucho de cierto...

"Los seres humanos hemos conquistado gran parte de la naturaleza, pero todavía no logramos hacerlo con nuestro interior. En los últimos 60 años se ha erradicado la escasez material en muchos aspectos... a pesar de ello, no somos más felices.

La pregunta sería entonces, ¿qué hace realmente feliz a la gente? Jeremy Bentham, filósofo de la ilustración, decía que la mejor sociedad es aquella en la que los ciudadanos son más felices.

Hoy poseemos más, tenemos más coches, más comida, una vida más funcional, ¡incluso una mejor salud! y sin embargo, las estadísticas indican que de 1950 a la fecha la gente no es más feliz, punto.

Felicidad en inglés es "Happines", derivada de la palabra islandesa "Happ", que significa suerte o azar, así que parece que desde su origen dejamos al azar y la suerte la posibilidad de ser felices y eso me parece muy pobre, en términos de responsabilizarse de uno mismo.

El tema que planteo es la posibilidad de mantener un estado mental pacífico para llevarnos a tomar decisiones correctas que nos dotarán de un ánimo permanente. La vida no es fácil, pero hay que aprender, hay que entender que la violencia y la agresividad brotan cuando nos sentimos frustrados en nuestro esfuerzo por lograr amor y afecto.

Y para terminar un dato importante: Bertrand Rusell consideraba el aburrimiento como el mayor peligro para los seres humanos, después de la escasez económica.

En relación a esto, pienso que el tedio llega porque dejamos de imaginar, de crear, de pensar, ¡todo lo queremos resuelto!

Es tiempo de ponernos a trabajar en nuestra propia felicidad...

¡Disfruta este número especial!

-Fernanda Familiar-

Comentarios

Dunia dijo…
Me ha encantado realmente esta entrada. Cuando la he terminado de leer he pensado sobre qué momento ha sido el más feliz de mi vida y por qué.

A lo largo de mi vida he tenido momentos de felicidad máxima, por lo que me sería imposible decir uno... pero recuerdo uno con gran pena en el corazón ahora, pese a que en aquel momento yo estaba increíblemente feliz (sólo pude dormir dos horas aquella noche de la emoción). Fue cuando estuve hablando con el chico que más he querido en mi vida hasta las 2 de la mañana. Esos momentos vividos con él fueron tan especiales para mí... lástima que luego resultara ser de lo peor, pero hay que reconocer que algo tan simple como hablar me transportó a la felicidad más absoluta.

Un besote bien gordo Martha, y otro si me permites para Roque!
Vane dijo…
Cada vez que publicas cosas relacionadas con salir adelante, cosas optimista, palabras que brindan apoyo, siempre te digo lo mismo, que si esto se queda sólo en palabras no sirve de nada.

Te pregunto: vos haces todas esas grandes cosas que has publicado acá, y según vos en sus momento te llenaron cuando las leiste, o las escuchaste, o las viste?, seguís teniendo en cuenta cada una de esas palabras tan positivas que que vos misma publicaste acá?.

Porque si tu objetivo es ayudar a los demás está perfecto que lo hagas a través de tu gran blog, pero me gustaría más que lo aplicaras al pie de la letra en tu vida.

OJALA LO LOGRES TE LO DESEO DE TODO CORAZON!!!

P.D por supuesto que podes ser feliz sin depender de nadie, pero yo creo que nunca nadie está solo, nada más esa persona tiene que darse cuenta que la compañía y una buena charla pueden cambiar tu día, y ayudarte a cargar tus problemas, esos que van dentro de la mochila.
Martuchis dijo…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Martuchis dijo…
DUNIA:

Cuando yo escuché esta reflexiòn en la radio y me puse a pensar en eso de tratar de definir ¿cuál había sido el momento más feliz de mi vida?, no pude decidirme por uno en concreto, creo que he sido una chava afortunada y me han pasado cosas padres, pero lleguè a la conclusión tambièn de que esos momentos duran bien poquito y por eso màs que nada uno debe aprovecharlos y guardarse lo màs que pueda en el corazón.

Gracias por el beso para Roque y gracias tambièn como siempre por pasar.
Martuchis dijo…
VANE:
Cuando yo publico este tipo de cosas, no es con el afàn de ponerme de ejemplo o algo por el estilo. Este tipo de escritos los comparto porque me dejan pensando mucho nada màs.

Fernanda es una mujer a la que admiro mucho, precisamente porque ella representa mucho de lo que a mi me gustarìa algùn dìa ser como mujer y como profesionista (y estoy a un millòn de años luz de eso).

Referente a este texto en particular, la única razón por la que yo quise compartirlo, es porque me ha tenido pensando durante varios dìas, me hizo analizar mi vida y darme cuenta todavìa màs de lo mal que estoy, de la gran incapacidad que tengo para dejar que alguien se acerque y todavía peor, para compartir a las personas que quiero y es entonces cuando me doy cuenta que hay una parte de mi que no està bien y hay por ahì un proceso pendiente (tù sabes bien cuàl es), y me di cuenta que tambièn una constante en mi vida ha sido caminar acompañada por tramos y luego nuevamente sola.

Si he tenido poquita gente a mi alrededor que me ha ayudado muchìsimo (tù sabes quienes son mis amigos y sabes que tú eres una de ellas y quizà hasta ahora lograste ser la persona màs importante para mi).

Nunca se me olvida la forma como llegaste a mi vida y como bien dices tú: cuando alguien te aligera la carga y te acompaña en el camino, en el lapso que te toca caminar solo (que eso tarde o temprano todos tenemos que hacerlo), el camino ya no se te hace tan pesado.

Es bien bien cierto eso que dices que hace bien una charla y que alguien te ayude a cargar la mochila.

Es hermosìsimo poder cuidar a alguien cuando se duerme y creerte por lo menos por un rato que eres necesaria para esa persona y que estando cerca de ti nada podrà pasarle nunca, pero tampoco puedes jugar a ser Dios y a veces uno debe entender que llegan otras personas màs valiosas y que con menos cosas pueden hacer màs.

Tambièn cuenta mucho y se siente muy lidno cuando te das cuenta que pierdes la verguenza de llorar delante de alguien que para ti es importante, cuando toda tu vida te escondiste porque no te gustaba que te vieran así.

Eso se valora muchìsimo y en ese sentido (tú eres una persona que justo en este momento sabe mucho de eso, porque ahora eres faro de luz para varias personas màs que te necesitan igual que yo). Creo que la diferencia es que a mi me cuesta reconocer o mostrarme vulnerable ante alguien màs.

Yo no intento ser ejemplo para nadie ni aplicar o no aplicar lo que leo y escucho, pero si me deja pensando, creo que ya no es tan en vano y si al momento de yo compartirlo en el blog le sirve alguien y lo toma y esa persona lo aplica a su vida cotidiana, pues ¡qué padre no?.

Por último: Mi blog no es un gran blog, (existen muchos mejores y de gente mucho màs talentosa y menos azotada que yo), este es simplemente un espacio en internet que surgiò de la necesidad de una chava que no tenìa en ese entonces nadie con quien hablar y que la única forma que sabe y ha tenido siempre para expresar lo que siente y piensa es escribiendo.

Ya con el tiempo comencé a compartir para bien o para mal lo que me llamaba la atenciòn, lo que se me hacía padre y el blog se convirtió gracias a Dios en esto que es ahora.

En el caso concreto de las cosas como la de este post, nada màs me gusta escribirlas porque que me sacan de la rutina en un dìa ordinario y me ayudan a expresar lo que pienso y siento aunque estè de momento equivocada.

Gracias por tus buenos deseos, yo tambièn deseo de todo corazòn estar en paz, sanar lo que me duele y seguir mi camino, para estar atenta si un dìa la vida decide sorprenderme otra vez, pero si no lo hace por lo menos intentar vivir de la mejor manera posible, pero sobre todo sin hacerle daño a nadie.

Gracias por pasar también siempre por aquí.

Te quiero mucho y eres la persona màs importante que ha existido en mi vida en mucho tiempo... Y me duele aunque no lo creas, no saberlo aprovechar ni valorar.
Victoria dijo…
wow!
creo que este post las puso sentimentales

mi comentario respecto al post...
la felicidad no es una estacion en el camino
es una manera de viajar
no es una meta vamos, es un estado animico... hay que ser felices, no esperar la felicidad... asi de simple y asi de complejo

me encanto el post

no discutan niñas!!
ali dijo…
hola yo,me acuerdo de mi momento feliz y si estaba con mas gente,alrededor de los 13 años. pero tb me acuerdo que me gustaba avcees estar sola me gustaba muxo tener mi independencia mi forma de pensar pero nose cuando empeze a temerle a la soledad y eso me gustaria cambiar. y ser la de antes :D


muy bueno tu post deja muxo que pensar y en este momento no soy feliz xq me entere de que la persona que quiero anda con otra y tendre q sueperarlo creo XD pero es dificil superar esas estapas mas si es de amor.


bueno eso adiooos