Ir al contenido principal

"El Astronauta Terrestre".


Es un poco tarde ya, pero a veces vale la pena robarle unas cuantas horas al sueño, cuando en la parte final del día, algo simple propicia que todas las horas que permaneciste inmerso en las actividades diarias, no sean tan monótonas; sobre todo cuando en la última parte del día encuentras algo que te hace pensar, y más importante aún: soñar...

De un tiempo a la fecha descubrí que paso muchos de mis días buscando en lo cotidiano elementos o detalles simples que me abstraigan del mundo real y todos los rollos rutinarios... Casi siempre ese espacio es al final del día y muchas veces ese espacio del que necesito tanto y es muy mío, se refleja mucho en este blog.

Ese elemento o detalle simple que voy buscando a diario (para hacer que el día cuente y no se vaya en blanco); hoy se presentó en forma de un libro, que por falta de tiempo no había terminado de leer... Pero bueno, creo que en esta reseña literaria cuenta mucho más si les comparto ¿cómo fue que di con este libro? ¿no creen?

...Para empezar podría decir que fue una "recomendación radial" (Creo que está de más comentar que programa escucho); pues bueno, este libro fue una recomendación que escuché hace ya algunos meses, y me llamó la atención porque la persona que lo recomendó, curiosamente no lo había leído y compartió al micrófono la historia del chavo que lo escribió.

Francisco Koloffon, o F.J. Koloffon, es un chavo de 33 años, que un buen día decidió escribir un libro (él no tenía ninguna experiencia previa en el mundo de las letras, ni mucho menos estudió algo relacionado con eso)... Como en nuestro país es bien difícil que una editorial te publique un libro (más con los antecedentes de este chavo); él decidió ahorrar una lanita y editarlo de manera independiente.

Como pudo imprimió algunas copias y no sé cómo demonios le hizo, pero algunas logró que se colaran a "Gandhi" (una librería fregonsísima y que es de las más importantes que existen en el DF); y aunque en un principio él lo hizo de "puros puntos" y para ver ¿Qué pasaba?; grande fue su sorpresa unos meses después cuando al volver a la librería y revisar la mesa donde estaba su libro ya no quedaba ninguno; sino que la gente que no había logrado comprarlo en esa primera edición volvía a la librería para preguntar, si pondrían más a la venta.

A pesar de que F.J. Koloffon no pudo hacer una nueva reimpresión por falta de recursos, fue algo muy padre para él descubrir que a la gente le gustaba su libro (se ha de sentir bien chido que a alguien le guste o se sienta identificado con una historia que tú escribiste); y pues bueno, eso bastó para que el libro llamara mi atención y me diera curiosidad leerlo para luego comentarlo en el blog.

El título y la portada de entrada te hacen pensar mil cosas, y eso es padre, porque a pesar de qu ambos elementos sugieren una historia "cursi"; te mueve la curiosidad de que las apariencias engañan y no se trata de una historia para nada predecible.

El libro trata sobre Lansbury Frapp, un chavo que forma parte de una familia normal, en el sentido de que si bien no es de buena posición económica, si viven despreocupadamente; y él es un muchacho como tantos otros, quien al tener la vida resuelta y sin ningún tipo de presión; pasa los primeros años de su vida entre la convivencia con su familia y las cosas de la escuela, en la que por lo que cuenta es como esos típicos alumnos (como los que alguna vez tuvimos todos como compañeros de salón); que es muy irreverente y "vale gorro"; que encuentra en las bromas anónimas por teléfono, una fuente inagotable de diversión (hay una parte del libro donde una en particular que hizo me dió mucha risa).

El caso es que esa aparente vida perfecta termina un día cuando Lansbury, sufre un percance muy lamentable en el que se ve involucrado un perro (no les voy a contar que es, pero si es muy impresionante).

Ese incidente, además de marcar por completo el resto de su existencia, hace que Lansbury toque fondo y se cuestione muchas cosas; pero descubra también otras (como su pasión por la música).

A pesar de que logra superar eso, y que a raíz de ese incidente, logra definir lo que en verdad quiere; por el miedo y la cobardía que se vuelven como su sombra Lansbury no se siente motivado por nada en la vida y desalentado por los comentarios de su padre; desiste de su sueño de estudiar música o Ciencias de la Comunicación (me sentí identificada con él en la parte donde su papá lo baja del avión cuando él le dice que quiere estudiar eso).

El caso es que cuando llega el momento de elegir carrera universitaria, estando formado en la fila de la escuela a donde va sacar ficha, Lansbury se echa un volado para decidir entre Economía y Leyes, entonces el destino decreta en una de las caras de la moneda que estudie la segunda.

A pesar de que este chavo sabe que eso no es lo suyo, logra terminar la carrera y por recomendación de su padre logra entrar a un despacho de abogados muy importante, donde la estancia se vuelve un verdadero suplicio, y es ahí donde medio explica porqué se convierte en un "Astronauta Terrestre".

Lansbury adopta este título, porque al ser un chavo que la mayor parte del día la destina a hacer algo que no le apasiona, encuentra en el tráfico de la ciudad de México, el único momento del día en el que desde el interior de su carro logra evadirse y soñar con todo lo que siempre quiso hacer, pero por miedo a su padre y también por su falta de valor nunca se atrevió a decidir y es ese pequeño momento del día, lo único que lo salva y lo hace "flotar", caminar alucinando sobre la tierra, como un verdadero "Astronauta Terrestre".

Aquí es donde empieza lo más padre del libro, en esa etapa este chavo se enamora de una chica de su oficina: Maia, pero ella tiene novio, él por su mismo complejo y falta de seguridad nunca se atreve a confesarle que la ama; pero se hace muy amigo de ella y a la par de descubrir que es el amor de su vida, Lansbury tiene muchas dudas respecto a su vida y su futuro, porque por un lado sabe que no desea dedicar su vida entera a una carrera que no le llena en nada y a la par de una conversación con una vidente que lo deja "patinando"; algo en su interior lo mueve a que busque la manera de seguir sus sueños...

El caso es que por algunas circunstancias (que tampoco voy a explicar), Lansbury decide arriesgarse y dejar la estabilidad de un futuro prometedor dentro de esa firma de abogados, y con el pretexto de estudiar una maestría, se agarra de eso para escapar de ese mundo que lo está asfixiando y aplica en varias universidades de Europa para irse a estudiar.

En ese lapso, Lansbury descubre también que lo llena mucho escribir y crear cosas, eso se convierte en su válvula de escape, y un buen día tiene la genial ocurrencia de inventarse un seudónimo: "Ario Epílogo" (si leen el libro sabrán porque adopta ese nombre); y como último recurso para llamar la atención de la chava que le gusta, abre una cuenta de correo electrónico que utiliza para mandar un mail expresando como se siente en ese momento de su vida, de las dudas que tiene y del amor que siente por esa chava.

El correo Lansbury decide enviarlo a varias personas (que toma de un listado de correo basura), y entre ellos incluye a la chava que le gusta con la esperanza de que su escrito le llegue al alma y ella le responda... Pero además de que eso no sucede y te da mucha risa porque primero te muestra todos los mensajes que recibe en respuesta (nada "elegantes" como diría Vane); pasa algo que él no se espera... De entre todos esos correos insultándolo, recibe uno, uno solo que vale la pena y viene de parte de una chava que se llama "Anna".

Ella no sólo se conmueve, sino que se siente identificada con "Ario Epílogo" y a partir de ahí surge entre ellos una amistad bien padre en la que siendo desconocidos por completo aprenden a ser cómplices uno del otro, se cuentan todo y se da una conexión padrísima en la que tanto los correos de uno y otro siempre llegan en el momento oportuno y contienen exactamente las palabras que cada uno necesita escuchar cuando más lo necesitan.

Para ese entonces y a raíz de que la chava de la que Lansbury está enamorado se va también a Italia a hacer una maestría (impulsada casi bajo las mismas circunstancias de este chavo); él renuncia a su trabajo y se va a España, donde a la par de estudiar una maestría, comienza a seguir su sueño de dedicarse a la música y empieza a componer canciones y encuentra en eso la mayor motivación de su vida (¡saludos a alguien que conozco!!!)...

En España pasan muchas cosas, no les quiero contar mucho para no quitarle el encanto al libro, pero Lansbury pasa de todo, se ilusiona, y cuando cree que encontró lo que tanto buscaba y el verdadero sentido de su vida, algo lo baja siempre del avión y por eso la historia te atrapa, porque no es para nada predecible.

Me gustó mucho porque siento yo que puedes ser un "Astronauta Terrestre" cuando algo te ilusiona y eso te hace ver las cosas diferente y soñar dando pequeños pasos flotando, o también cuando vas por la vida creyendo que ya perdiste el camino y todo sentido...

A pesar de que es una historia que hace mucho hincapié en perseguir los sueños y dedicarte a lo que realmente te gusta, no es un libro de superación personal o de autoayuda -como muchos que abundan- porque en ese proceso a Lansbury le sucede de todo, cosas buenas, cosas que lo mandan a la lona; vuelve a ver a la chava que ama, y a pesar de que logra vencer sus temores y la vida le da la oportunidad de confesarle lo que siente en un lugar hermosísimo; las cosas no resultan como espera y en el camino se va encontrando señales que le indican que hasta lo malo tiene una razón de ser.

Me encantó eso del libro... Las señales, cuando por fin va a conocer a Anna, en el marco de una función de ópera y el encuentro va a ser en un lugar perfecto: Verona, Italia, él de camino hacia allí; el tren en el que viaja tiene que hacer una escala en un lugar que se llama "El Valle de los Sueños"; y es muy real, pero al mismo tiempo muy simbólico; porque justo antes de ese encuentro, el tren se para ahí porque va sobrecargado y eso obliga a todos los viajeros a deshacerse de cosas... Lansbury tiene que abrir sus maletas y tirar "lo que no necesita" -una analogía que me pareció hermosa-; pero a pesar de que llega "ligero de equipaje" y dispuesto a olvidar a la chava que nunca le correspondió y abrir su corazón y sus sentidos a alguien nuevo... Algo pasa y por ironía del destino se reencuentra otra vez con Maia; pero a pesar de que como lector deseas que su historia de amor por fin se de, no es así...

Para ya no hacer tan larga esta reseña, de las partes que más me gustaron, está esa y 3 encuentros determinantes que Lansbury tiene: Con un vagabundo, con una mujer anciana que le da una rosa y con una chava que se llama Piper. A ella la conoce en una calle de España en un día de lluvia (cuando él también está muy triste) y sin quererlo, la rescata. Él se queda cuidándola y sin querer la ayuda; y aunque después de eso ella desaparece; tiempo después le regresa el favor cuando Lansbury menos lo espera y más lo necesita... Eso me hizo pensar mucho en eso de lo que tantas veces he hablado en el blog: La existencia de "Los Ángeles Terrenales", las señales y como sin quererlo le puedes cambiar la vida a alguien con algo tan simple como prestarle atención... ¡Me encantó eso!!!

El único punto negativo que le vi es que el autor abusa mucho de las citas textuales en las que incluye fragmentos de canciones -la mayoría en Inglés-, se nota (supongo yo por la edad también que tiene él), que es un chavo apasionado de la música de los 80's y hay partes donde para expresar lo que siente, casi te escribe la canción completa... Se justifica, entiendo, dado que para el protagonista su sueño es componer y dedicarse a la música, pero de repente si se vuelve tedioso, más cuando son otros personajes los que le responden a lo que piensa con fragmentos de canciones también.

Fuera de eso el libro me encantó; porque de momentos puede parecer una historia cursi, pero no lo es; porque como dije al principio, no es una historia para nada predecible, de hecho el final no te lo esperas; y la historia en si te hace pensar mucho en el verdadero significado de ser o no un "Astronauta Terrestre", como existe gente que va por la vida sin pensar en nada más que no sea el mundo real que puede palpar y ver, como muchos otros renuncian y venden sus sueños nada más por miedo, por no atreverse a salir de su zona de confort; pero sobre todo, lo que más me llama a mi la atención: como muchas veces la gente puede tacharte de loco o voltear a verte como si fueras alguien raro si le hablas de tus sueños (lo que le pasó a Lansbury con el correo electrónico), o peor aún si le abres tu corazón...

Esta historia habla sobre todo eso; te hace soñar, pero con los pies bien puestos sobre la tierra...

Para concluir, les comparto que este libro se encuentra disponible en formato de e-book y de forma gratuita en la página oficial de "El Astronauta Terrestre"; y es el único libro para el cual se escribió una banda sonora por un grupo de rock... Algo inusual para un libro...

La verdad si tienen chance de descargarlo y leerlo, háganlo, porque si está muy padre... Y pues mientras ustedes hacen eso; yo sigo buscando elementos que me hagan soñar y libros con historias increíbles y originales para compartir aquí... Así que nos leemos hasta la próxima reseña.

¡Buena Mitad de Semana!

Comentarios

Vane dijo…
Para empezar te diré que siempre me llamó la atención el nombre del libro, y también te confieso que nunca pensé que fuera una historia así. La verdad que suena muy interesante, tal vez a mi me parece interesante porque con tu reseña en algunas partes me sentí tan identificada, seguramente si leo el libro me voy a sentir más identificada aún, así me pasó con un libro que acabo de leer de la autora Joan Brady.

Con algunos libros, canciones, y películas siento a veces que la hicieron para mí, porque me muestran las cosas como las estoy estoy viviendo en ese instante, como si yo fuera la protagonista, o como si los autores de las obras me conocieran a mí, en fin...ya estoy delirando, pero creo que con este libro me pasaría los mismo, ya que yo soy un astronauta terrestre en todos los sentidos del título, así como lo sos vos también.

Te quiero pedir un favor, si el libro no es muy largo me lo lees?, ya sabés que me encanta que me lean, y aunque sea una anciana de 90 años me va a seguir gustando.

Muy, muy original el libro, siento que vale la pena sólo por la forma en como el autor se esforzó por editarlo, yo creo que voy a hacer lo mismo que él, bueno obviamente yo no tengo su talento, pero algo voy a hacer con mis textos de eso estoy segura, porque sino no sería un astronauta terrestre no te parece?.

Me dejó una sensación linda en el alma esta reseña, gracias!

Millones de abrazos!
Anónimo dijo…
Wow la reseña que haces!! su magia y espíritu son inmensos, es un escritor de 33 años pero su sabiduría y corazón parecieran de mil años...

y lo mejor es que viene el segundo libro, en el que sin que tenga nada que ver, el escritor nos hace de nuevo llorar, soñar, reir, abstraernos de la realidad haciéndonos sentir que podemos ser lo que siempre hemos querido ser, y a la vez no perder el piso de la realidad.

Un beso y leanlo todos los que puedan!

M.