Ir al contenido principal

Imaginando Historias.


Imagina que el día de hoy estás en el cuarto de una niña. Ella no está, pero cada objeto que existe en el interior de su habitación te habla de como es (aunque nunca la hayas visto) y además hace parecer como si de verdad estuviera ahí...

Te asomas debajo de la cama y la calidez de los objetos que encuentras, además de hacerte saber que son sus "tesoros más preciados" te hacen darte cuenta también de que ese es su refugio y casi hasta puedes ver que un montón de veces se ha quedado dormida en ese sitio, jugando a imaginar.

Bien al fondo, donde casi no alcanza la luz -y a escasos centímetros de la pared- descubres una caja. A simple vista parece que tiene la misma función para la que se destinan todas: guardar y proteger un par de zapatos; pero en el instante en que la tomas y la extraes hacia la luz, los colores y el contenido de la misma, te hacen saber que esas paredes de cartón resguardan objetos olvidados y que quizá a ella le evocan la magia y la fantasía que un personaje que firma con un simple garabato en el que se lee el nombre de "El Cazador de Sueños", le fue dando una a una.

Y es difícil saber ¿qué apariencia tiene ese personaje misterioso?, lo que si es seguro es que algún poder mágico debe tener si tiene la capacidad no sólo para pasearse entre el mundo real e imaginario; sino también para haberle enseñado a encontrar la magia en los objetos que para el común de la gente no tienen ningún valor.

Aunque la caja habla por si sola, no puedes determinar con exactitud cuánto tiempo lleva ahí, tal vez supones que ha sido una cantidad considerable de días y semanas, pues ya en el jardín de la casa, y sentado sobre el pasto, descubres (antes de abrirla) que la tapa ha estado recubierta por una capa fina y apenas perceptible de peluza y polvo.

Un botón fabricado con el colmillo de un dragón, un pedazo de tela de color brillante que fue recortado de la capa invisible de un mago, una pluma de ave, que por la sedosidad de su textura y el tono de color (que no sabes como llamar porque jamás habías visto); te hace suponer que perteneció a un pájaro que posiblemente llegó proveniente de una tierra que nadie conoce; además del ticket que da acceso a un círco mágico que sólo es visible cuando la lluvia y el sol hacen posible que se reflejen completos los 7 colores del arcoíris.

Pero las cajas que atesoran algo valioso, siempre guardan para el final una sorpresa y ya con todos los objetos desperdigados sobre el césped, descubres que en el fondo de la caja hay todavía algo más.

Son 3 fotografías... La primera retrata un sueño frecuente de la niña a quien pertenece la caja; la segunda cuenta el final de la historia de "Felipe" (un pez); mientras que la tercera capta el día exacto en que "Un Hada Pudo Volar"...

Para poder conocer las 3 historias completas y cómo fue posible extraer imágenes del mundo imaginario, para traerlas a un espacio donde ya nadie cree en la magia, sólo hace falta buscar la manera de encontrar a la niña o en su caso al "Cazador de Sueños"... Al parecer ellos dos se fueron hace mucho tiempo; pero mientras deciden si regresan más adelante para compartirnos todo eso, en este ejercicio de imaginación cuéntame mientras esperas, ¿qué es lo primero que piensas al encontrar estas imágenes en el fondo de la caja?, ¿o qué historias ves tú?

El Sueño Azul de Una Niña...


El final de la historia de Felipe El Pez.

¿En qué momento un Hada puede volar? ¿y qué cosas mágicas pueden ser posibles cuando eso sucede?

Comentarios

Vane dijo…
Esto es 100% imaginación, un post totalmente mágico, como estar dentro de un sueño sin cerrar los ojos, y todo puede estar al alcance de tu mano.

Me dio mucha risa cuando al principio del post decis: "te asomas debajo de la cama..." y yo pensaba: hay pobre de aquel que se asome debajo de la mía, jajajajaja, va a encontrar de todo, jajajajaja que risa, bueno estoy reconociendo que soy desordenada yyyyyyyyyyyyyyyy????.

Como siempre me voy de tema, pero si en este momento abriera esa caja dejaría a un lado a la chica soñadora para pedir algo muy terrenal, y vos sabes de que se trata, la cerraría otra vez, y cuando se me cumpla lo primero que pedí, la abriría otra vez para entonces si dejar volar toda mi imaginación para llegar más allá de donde mis pies me puedan llevar.

Muy hermoso post, muy fantástico, y no es para menos viniendo de alguien tan soñador como vos.

Te mando un abrazotototote
Martuchis dijo…
Vane:

Curiosamente esta niña también tenía un montón de cosas regadas abajo de la cama, sólo que yo me enfoque nada más a su caja.

Ojalá la vida te de la posibilidad de tener eso tan terrenal que deseas, pero que no pierdas nunca esa capacidad tan inmensa que tienes para soñar.

Gracias por estar siempre aquí y fuera del blog también.

¡TQM!