Ir al contenido principal

Soñar con Los Pies Sobre La Tierra...


Esta fotografía, que parecería fue captada por "accidente" al momento de estar probando las pilas recargables de una cámara digital, no es producto de descuido alguno y tiene una historia que considero es especial para contar en las primeras páginas en blanco del diario nuevo.

Estos zapatos amarillos, medio desgastados y descoloridos, que son los cómplices ideales para las caminatas largas por el centro, durante los días fríos de invierno, -y contrario a lo que pudiera pensarse- fueron hechos para ser utilizados por una chica y desde hace 5 años es exactamente así.

Sería difícil e interminable, escribir para compartir todas las historias relacionadas con los caminos por los que estos zapatos y su dueña han andado. Describir los lugares hasta donde los pasos que se enfundan sobre la seguridad de una suela de goma han llegado; pero del mismo modo que las cosas simples y los objetos materiales de uso cotidiano encierran mucha de la "energía" de quienes los usan; la historia de estos zapatos revelaría más si la enfocáramos por el lado que hace referencia a que la persona a quien pertenecen es alguien que sueña con los pies bien puestos sobre la tierra.

Los sueños de quienes sueñan así (aunque se escuche redundante), se enfundan siempre en un par de zapatos cómodos, de esos que usas en un día cuando no tienes prisa, ni tampoco acostumbras "calzarle" a tus pies algo que denote formalidad o una apariencia que no se aproxima en nada a lo que eres, y lo único que te importa es la comodidad que te brinda el saber que podrás avanzar entre calles y avenidas durante un buen rato, concentrándote en tus sueños, con los sentidos muy abiertos a las historias que se pueden encontrar una tarde al salir de casa.

Este par de zapatos, tienen mucha historia acumulada de distintos días...

Si tuviéramos la posibilidad de visualizar la de hoy, tal y como se hace con un álbum de fotos; veríamos el instante en el que estos zapatos pisaban los pedales de un vehículo que era conducido en medio del tráfico de la mañana de Domingo, y mientras la chica que los usaba, escuchaba con atención una plática en la que su madre le expresaba su temor a envejecer.

La chica no decía nada, se limitaba a presionar como en una sinfonía de sincronicidad el pedal del freno y del acelerador, al ritmo que el tráfico le requería... Pero mientras, agradecía en el momento presente, por la compañía de su madre, y de tener la bendición de poder charlar con ella ahora que ya era una mujer adulta.

El corazón se le llenó de ternura, y con esos mismos zapatos amarillos proyectó sus pasos a futuro, y le expresó a su madre que el día en que por causa natural del tiempo, sus sentidos y su movilidad física se ralentice, ella la seguirá llevando como compañera de diligencias en los viajes cortos por la ciudad, y los Domingos, la ayudará a vestirse, la ayudará a peinarse, para mirarse radiante (aunque ya no se reconozca); para luego llevarla a algún lugar bonito a desayunar hot cakes con mantequilla y mucha miel de maple.

Esa promesa discipó los temores con una sonrisa espontánea, e hizo que sólo por esa charla, el día valiera la pena; pero en el plano imaginario también estaban los sueños en los que esa chica imagina el día en que sus pasos la llevarán hasta el lugar donde por el momento todavía no habita y ella se muere de ganas por llamar "Hogar".

Sueña con el día en que sus pasos la llevarán a recorrer calles y caminos al otro lado del océano; hasta llegar al punto donde cansada, se sentará sobre el borde de la banqueta, frente a una edificación antigua, en la que en otro tiempo gladiadores se enfrentaron a las fieras; y en un futuro distante, ella se sentará por un instante a recobrar las fuerzas, sacudirse el polvo del camino y quizá (con mucha suerte), para voltear a mirar a quien en total complicidad comparta con ella ese viaje.

Así es como se sueña con los pies sobre la tierra, todos los pasos sustentan deseos e ilusiones de la gente que a diario se dirige hacia algún punto, y antes de terminar con esta historia, me gustaría preguntarte: ¿cómo sueñas tú sin despegar los pies del suelo?

¿Vas por la vida enfundando tus pasos en calzado que aparenta algo? ¿o sólo tratas de ser tu misma (o)?, ¿Caminas con prisa? ¿O te tomas el tiempo justo para llegar a tiempo a donde tengas que llegar y poder así disfrutar mientras del camino por el que transitas?...

Quizá todo esto te lleve a fijarte hoy en la manera como pisas y las huellas que vas dejando a tu paso... Claro que importa mucho hacía donde vas y qué es lo que persigues, pero que en ese lapso no pierdas en el camino la posibilidad de adelantar camino mientras tu corazón y tu mente se adelantan a lo que sólo imaginas, pero no has visto... Soñar, con los pies palpando el suelo en el que pisas, pues sólo así se puede llegar alto, hasta donde tus pies y tu corazón quieran estar.

Comentarios

Vane dijo…
Heyyyyyyyyyyyyy un post corto que dice tanto? heeeyyyyy que lindo post, viste que se puede decir tanto sin ser rollera? -algo que nunca ibas a lograr según vos-.

Tus posts están cambiando, obviamente sin perder la esencia, pero noto algo diferente en estas páginas sueltas y de colores, pero algo lindo, dulce, con melodia, algo con los pies cimentados en el suelo, pero a la par de unas alas volando lejos, muy lejos.

Me gusta, me gusta, hay que lindo zapatitos!!!!!!!!, yo quiero unos parecidos que vi en una tienda acá en invierno y todavía me pregunto: por que no me los compré?.

Bueno para llevar tu post al plano personal para empezar obviamente que la mayoría de mis huellas estan marcadas por algun que otro par de new balance, ayyy que lindos son!!!!, con ellos soy yo, con ellos puedo caminar lejos, así me haya quedado dormida sin habérmelos quitado, con ellos voy a viajar mucho, con ellos la guitarra en la espalda, una melodía y una canción van perfecto, con ellos camino rápido y también sin prisa, con ellos di los pasos más firmes este año para salir adelante, y con ellos pisaré el recorrido de lo que marcará -si Dios quiere- algo parecido a un gran sueño, claro está con la complicidad de la dueña que vuela sobre unos zapatos color amarillo.

Te dejo un gran, gran abrazo y no te olvides que te quiero muchisisisimo.


P.D ay que lindo comenté hoy!
Martuchis dijo…
VANE:

Mis posts siguen siendo igual de rolleros y si ves algo distinto es únicamente porque me estoy enfocando a cosas más instrospectivas, todavía más de lo que lo hacía antes.

Muchas de las cosas que tú al igual que las pocas personas que me hacen favor de entrar al blog han leído últimamente y van a leer más adelante son cosas en las que por lo regular pienso y reflexiono cuando me quedo a solas conmigo misma y apenas hasta ahora supe como plasmarlo en papel.
En esencia mis posts siempre van a ser rolleros, creo que lo único diferente es que me estoy clavando demasiado en las cosas cotidianas y simples, que es de donde hay mucho por expresar.

Gracias por comentar como siempre.
S Boleyn Ayres dijo…
Yo también tengo unos zapatos así con historia =) bueno muchos, y mis primeras zapatillas de danza =D

Me encanto tu post, también tu blog =)
Martuchis dijo…
S BOLEYN AYRES:
Yo creo que todos los zapatos tienen su historia y deben ser muy interesantes porque dicen mucho de la persona que los usa.

Escribir sobre unas zapatillas de danza seria algo interesante, es mágica la danza y las personas que han tomado clases toda su vida, además de la disciplina son personas muy sensibles y con tendencia a lo artistico (lo digo porque conocí alguien así).

Saludos y eres bienvenida al blog cuando quieras.
Victoria dijo…
creo que los zapatos expresan tanto de quien los lleva, asi como todo lo que usa, es como un retrato de quien eres o muchas veces de quien quieres ser, pero en el caso especifico de los zapatos es bien interesante que te queden bien, para que justo como dices, te puedan acompañar a las caminatas que daras, por calles, por avenidas, por tiendas!!! por donde sea que tu vida te lleve...

Yo sueño mucho, y soy aterrizada sin embargo me doy mis lujos y sueño en grande, luego hago un plan y trato de cumplir mis sueños como el que compartimos por viajar!!! Si ya tienes en mente tu proximo destino, haz tu plan! el mundo es tuyo Martha solo hay que organizarse! la vida es para eso para vivirla.. (ya me imagino donde es que quieres ir...)


muy bonito post!
Martuchis dijo…
VICKY:

Totalmente de acuerdo con esas palabras.... Sip, el lugar al que quiero ir ahora es mucho más lejano y es un sueño mucho más ambicioso, pero sé que algún día y sin importar el esfuerzo que tenga que hacer y el tiempo que tenga que invertir para lograrlo, algún día voy a estar ahí.

Saludos y gracias por pasar.