Ir al contenido principal

"Dios Vuelve En Una Harley" (Capítulo III).

"Procura no estar tan asustada, Christine. E intenta no ser tan corrosiva. Ten confianza en ti misma. Déjate ir. Hay una vida maravillosa ahí afuera esperando a que la disfrutes. Despréndete de toda esa rabia y permíteme mostrarte el camino"...


Esta vez, en lugar de "post", un audio introducción:


"Dios Vuelve en Una Harley" - Capítulo III.















Comentarios

Anónimo dijo…
¡Cómo se te agradece esto..!
Mira estoy aquí sentadita viendo haciendo como que leo unas Reformas; mientras tengo mis audífonos puestos; ¡Muajaja! ¡Nadie se imagina que estoy escuchando un libro...jojo!

saludos y que todos nos la pasemos Lindo este Domingo...yo por el momento me voy a Laredo (¡Otro placer que se me olvido recordar!Pero este me encanta porque el corazón se me acelera apenas cruzo el puente...! ¿Porqué Será?)

un beso y un abrazo!

e. fabela
Martuchis dijo…
Ericka:

Leyendo tu comentario me imaginé como estabas y me dio mucha risa... Suele pasar eso eh... Yo también me pongo los audifonos a veces (sobre todo a la hora del programa de Fernanda) y me pierdo...

Me da mucho gusto que te sirva este intento chafa de audiolibro y sea parte de tus mañanas en el trabajo.

Creo que si se a lo que te refieres respecto a lo de Laredo, me pasa algo parecido cuando voy a El Paso, Tx. hay muchos recuerdos desperdigados por ahí... (suspiro).

Que tengas bonito finde.
Vane dijo…
Que bueno que algo así te saque por completo del mundo, y puedas llegar a un lugar donde encuentres recuedos despedrigados -como dijiste-, puede ser algo siemple, pero a una persona que no le pase eso, que mire hacia todos lados y ni siquiera pueda suspirar, ahí es cuando uno dice: que afortunados son algunos a pesar de todo, que afortunados, muy afortunados y lo más triste es que no lo saben ver, o sufren tanto sin darse cuenta de que dejaron una huella, un lugar, un recuerdo, un suspiro, una canción, una carta, un detalle, una flor, un regalo, abrazos, y muchas cosas dejaron en la vida de alguien, así como también fueron afortunados al recibir todo eso.

Felicidades a los que tienen recuerdos despedrigados, eso quiere decir que vivieron, o por lo menos sabiendo que lo vivieron, y morirán viviendo, y aunque esos recuerdos provoquen un nudo en la garganta, mucho peor son los nudos en la espalda, porque duele mucho y sobre todo mata las alas.

Me retiro tratando de mirar para atras...pero con los ojos cerrados, no quiero abrirlos para encontrarme con nada.

Felicidades por estos audios, la verdad que es un gran trabajo, y también muchisisisamas felicidades por tus recuerdos