Ir al contenido principal

"Todas Mis Vidas Posibles"

Fotos y carta: Editorial Alfaguara.

¿Alguna vez se te ha ocurrido "buscarte" en internet?... Esto es, poner en Google tu nombre para ver que sale... O mejor aún... ¿Alguna vez te has imaginado realizar una especie de diagrama o mapa de vida para tratar de averiguar qué hubiera sido de tu vida si hubieras tomado una decisión que declinaste para tomar otro camino que tu intuición te indicó era lo correcto para ti?....

Ahora imagina una persona que en algún otro lugar, tiene exactamente el mismo nombre y apellido que tú... ¿cómo sería la vida de esa persona, ¿te imaginas lo fascinante que puede ser averiguar cómo vive alguien que se llame exactamente igual que tú, pero en distintas circunstancias?.... Pues bueno, parece que alguien se le ocurrió hacer exactamente esto que te he pedido te imagines y llevarlo mucho más allá del simple ocio o curiosidad.

La persona que lo hizo es una escritora y periodista que se llama Beatriz Rivas, quien se plantea estas mismas preguntas en un libro -el tercero de su carrera- y que se titula: "Todas Mis Vidas Posibles"...

Beatriz Rivas, autora de "Todas Mis Vidas Posibles".

Pero eso no es todo... Para esta chava, la idea tan padre para escribir este libro, surgió de una manera muy peculiar y motivado por otro suceso muy importante en su vida... Resulta que Beatriz recibió hace tiempo una carta. El sobre llegó a la editorial que había publicado dos de sus trabajos anteriores, y venía firmada por un hombre que se llama William Coray.

En la carta él le contaba que había leído una de sus anteriores novelas, pero lo curioso del caso es que este hombre es un presidiario condenado a muerte por haber asesinado a dos de sus novias y quien actualmente se encuentra recluído en la Union Correctional Institution Raidford, en Florida.

Para Beatriz, recibir esta carta, no sólo la hizo ponerse a analizar el alcance que puede llegar a tener lo que un escritor plasma; sino también en que nunca se sabe hasta donde puede ir a parar un libro.... La autora mantuvo durante algún tiempo correspondencia con este hombre al que ella define como alguien culto, bastante sensible, con un grado académico muy importante y además con un dominio bastante extenso del español, (para no ser su lengua nativa).

Todo esto le produjo a la escritora un gran impacto, primero porque ella no sabía como responder a su carta, sin sentir compasión por él, pero sobre todo sin mostrarle a través de su respuesta que le simpatizaba -a fin de cuentas este tipo por muy educado y culto que fuera, era un asesino- y pues bueno, una vez que ella se armó de valor, mantuvo durante algún tiempo correspondencia con él.

Pero bueno, retomando los 3 planteamientos que se hacían al inicio de este post, y en los que decía que a esta chava se le había ocurrido llevarlo más allá de la simple curiosidad, resulta que el día en que ella lo hizo con la intención de averiguar cómo iba en aquel entonces el que era su segundo libro, descubrió en internet a varias mujeres que llevando el mismo nombre que ella, tenían una vida muy distinta.

Para ella fue muy impresionante descubrir a una Beatriz Rivas, quien había sido asesinada de 30 puñaladas, otra quien era luchadora social en Colombia, una corredora de campo traviesa en Galicia, una contadora pública en Hollywood, y fue ahí donde se le prendió el foco y tuvo la genial idea de elegir a 10 de estas mujeres y contar sus historias.

Su imaginación y creatividad fueron las que dictaron todas las vertientes que unen los destinos de estas mujeres tan distintas... Por ejemplo en el caso de la Beatriz Colombiana, cuando la autora volvió a buscarla en internet, ya no la encontró y ahí se valió de la ficción para crear un personaje de una periodista que viene a Cd. Juárez para averiguar el asunto de los feminicidios y termina ella siendo asesinada.

Apesar de llevar el mismo nombre, todas las mujeres son distintas, pero al parecer la autora envuelve tan bien al lector en la trama, que conforme avanza la lectura, uno puede darse cuenta que Beatriz 2 es la mamá de la 6, (por poner un ejemplo); la cuatro es vecina de la 8; la 9 es hija de la 1, etc... Formando así un gigantesco rompecabezas en el que el destino muestra todas las perspectivas de "Todas Mis Vidas Posibles" desde ángulos muy distintos.

¿Cuántas vidas posibles caben en un mismo nombre?... Me parece muy interesante la idea de realizar un diagrama o mapa con todas las posibles decisiones que no tomaste, y lo que hubiera sucedido si lo hubieras hecho (yo ya me estoy imaginando el mío), pero bueno eso como que es material para otro post, mientras que por otro lado me atrae mucho la idea de averiguar de qué tratan todas esas historias de las que habla este libro...

Me emociona averiguar y conseguirlo, como si no tuviera algunos libros ya acumulados en espera de ser leídos, pero desde ahorita ya sé cuál va a ser mi próximo "autoregalo" de cumpleaños y seguro ya vendré para comentar cuando lo lea... Por lo pronto les dejo una copia de la carta enviada por el presidiario a Beatriz Rivas, autora de "Todas Mis Vidas Posibles".



"Elegir es maravilloso y terrible a la vez, porque al escoger una carrera, una vocación, un amor o un proyecto, se reducen tus vidas posibles; esos destinos que pudiste experimentar se cancelan o se transforman con una sola decisión".
-Beatriz Rivas-

Comentarios

Vane dijo…
Uy mi chava, acá no puedo decir que hay otra chica con mi nombre, acá el problema es mi apellido, jijijijiji, ¿por que creen que nunca lo digo?, porque no solamente soy la única en mi país, sino en el mundo, al menos todo lo que mi familia ha investigado, dice que soy la única, y mis hermanos también.

Sobre tomar decisiones, ya no pienso en eso, de un tiempo acá -por algunos problemitas de salud y por cuestiones de la vida-, no miro más allá que el día siguiente, porque si me pongo a pensar no hago lo que quiero hacer, o lo que necesito hacer, nada más me dejo llevar por el día a día, es la única forma que tengo para curarme física, mental, y espritualmente, así que no tengo otra forma de vivir por el momento, y la verdad que no me va tan mal, espero que lo que venga me permita seguir para adelante para volver a ser la que era, hablo en el plano salud.

Muy interesante el libro, me llama mucho la atención, perfectamente podría ser mi autoregalo también.

Gracias por este post, muy, muy interesante, son de esos posts de los cuales uno aprende, o puede sacar algo positivo, o aportarte cosas que no imaginabas.

Te dejo un abrazo!
Diego dijo…
Este post me recordó cuando Julieta se pregunta qué es Capuleto: "no es ni una mano, ni un pie" se dice a sí misma. El nombre es solo un identificador, pero no es la persona. Entonces, tal como la se pregunta esta escritora, es factible pensar en que hay más de una persona a las cuales les llamaron igual que tu, con diferentes vidas.
En lo personal, he googleado y no he encontrado a nadie que lleve exactamente el mismo nombre que yo. Me he topado con Diegos Hernandez Gonzalez o Enriques Hernandez Gonzalez, pero otro Diego Enrique parece que no hay. son muy comunes los Enrique: cuando estaba en el último año de prepa uno de mis compañeros me preguntó que como me sentía después de no haber sido admitido a la Universidad Veracruzana, y resultaba que me confundió con un Enrique Hdez. Glez; cuando iba a la carrera en mi generación había uno también, e incluso alguna vez en la biblioteca le llegaron a dar mi credencial.
Es un tema que da mucho de que hablar, y todo viene a eso: el nombre no es la persona, solo es una denominación.

Por cierto, saludos!