Ir al contenido principal

Una Carta Por Encargo...



Aún soy muy pequeño para poder sostener un lápiz con mis manos, y mucho más frágil todavía para poder entender el significado de las palabras que sirvan para decirte todo lo que desde antes de llegar aquí siento por ti.

Tendrá que pasar mucho tiempo para que yo pueda hacer eso por mi mismo, por eso, antes de emprender el camino con destino hacia la vida, le pedí a Dios que escribiera una Carta Por Encargo en la que te explicara todo eso que yo no podré.

Como yo sabía que al llegar al mundo, todo cuanto vi y aprendí en el cielo se borraría, le pedí a ÉL que me ayudara, porque para mi era importante contarte cómo era mi vida antes de vestirme con el traje de humano que en el salón de las almas me entregaron, y me dijeron: había sido bordado a mi medida con el amor infinito de dos personas, y una de ellas eras tú.

Cuando eso sucedió yo estaba en un lugar donde el tiempo no existe, ni tampoco los recuerdos... Yo no sabía los planes que Dios para mi tenía; tan sólo sé que un día me tomó de la mano y me llevó de paseo hasta un lugar donde desde lo alto se puede ver cómo es la vida de todas las personas que viven en el mundo ya enfundadas en sus trajes de humano.

Ahí ví gente de todas las formas y colores, El Señor me contó la historia de cada una y me dijo también que muy pronto yo tendría que emprender un largo viaje para estar entre ellos, pero que no tuviera miedo, porque me daría oportunidad de elegir además del lugar al que quería llegar; algo más importante aún: con quien quedarme a vivir.

Mientras ÉL me explicaba porque el interior de cada persona tenía un color distinto, me llamó la atención observar desde allá arriba, que tú sin haberme visto nunca y mucho menos imaginarte que un día yo llegaría a tu vida; ya me querías porque aún sin saber como sería tu futuro, cada día y sin darte cuenta, te convertías junto a quien amas, en una mejor persona para mi.


No lo dije, pero creo que Dios supo desde ese momento que ya había elegido... Cuando el tiempo de emprender el viaje llegó, puso en mi alma todos los recuerdos en forma de sentimientos y me mandó al mundo en forma de un ser demasiado frágil y especial.

Si te confieso algo: a muchas almas eso les da miedo... Pero yo no lo tenía, porque sabía que mi elección había sido buena, y al llegar tú estarías ahí no sólo para recibirme, sino también para protegerme en lo que yo aprendo a crecer para así convertirme en todo lo que un buen ser humano debe ser.

La Carta Por Encargo se quedó en algún lado y mientras yo sigo en este viaje de camino hacia tu vida, me doy cuenta que no será necesario que te la entreguen y la leas, porque te darás cuenta de muchas cosas la primera vez que tú y yo nos miremos a los ojos.

Al principio no podré hablar, pero sé que entenderás muchas cosas con tan sólo verme, tú me enseñaras lo que es vivir y trataras de poner en mis manos todo cuanto esté a tu alcance; y a cambio de eso, yo te haré ver la forma que tiene el amor y la ternura cuando se materializan en días llenos de travesuras pintadas con los dedos, bigotes de chocolate, zapatos llenos de lodo, paseos en bicicleta y el brillito de unos ojos que se encienden llenos de curiosidad al descubrir como se mueve un insecto y con la aventura que implica cada nuevo día.


Sé que nos esperan muchos días en los que tanto tú como yo, aprenderemos un montón de cosas juntos; me ayudarás primero a dar mis primeros pasos, me enseñarás los nombres de cada cosa, tendrás la respuesta a todo aquello que yo no entienda y de seguro cada noche antes de dormir me contarás una historia que hable acerca de lo que tú imaginas, era mi vida, antes de llegar hasta aquí.


Falta tiempo todavía, y aunque todavía no llego, sé que desde ahora hay muchas veces en que tu también sientes miedo, me imagino que has de pasar muchas noches o instantes a solas en el silencio, pensando en si tendrás la capacidad para poder guiarme y protegerme, si tendrás la fuerza necesaria para sostener mi mano (no sólo cuando esté aprendiendo a dar mis primeros pasos); si no para enseñarme como se consigue la fortaleza necesaria para afrontar los golpes y adversidades que a veces la vida da, y aunque yo dependa de ti para aprender hasta que pueda defenderme solo, te pido que por favor no te agobies desde ahora con eso....


Este camino lo emprenderemos juntos y los dos seremos aprendices, así que te pido que no cometas el error de que por enfocarte a planear un futuro que siempre es incierto, permitas que el tiempo se escape y te pierdas la oportunidad que yo te daré para que en mis juegos seas mi cómplice, un pirata, súper héroe o el gigante invencible que se subirá conmigo a los árboles, que elaborará conmigo pasteles de lodo, aderezados con piedritas de colores, serás el rey que compartirá junto a una princesa (en un castillo elaborado con mantas y sábanas), de un banquete de dulces y golosinas servido en una vajilla de colores.


Me enseñarás también a construir casas y pasadizos secretos bajo montones de tierra, así como a descubrir que mis manos tendrán la capacidad para construir paso a paso el arte de elevar por el cielo un cometa de papel.

Mientras vaya creciendo, también me cuidarás cuando las tormentas me asusten, o en las madrugadas vaya a buscarte, cuando tenga miedo de la oscuridad.


Sé que no pude haber elegido mejor maestro para que me explique porqué el mar tiene tanta agua, el sol es amarillo, o porque no voy a poder volar como los pájaros...

Desde ahora sé que aunque tenga que pasar tiempo para que yo pueda escribir algo por mi mismo, no necesito de una carta para decirte que aún sin habernos visto todavía te agradezco que quieras que sea parte de tu vida, porque desde el punto donde estoy ahora, gracias a ti ya entiendo sin necesidad de plasmarlo con letras el significado de la palabra "Papá".

Comentarios

Vane dijo…
La verdad que me emocionó mucho este texto, no sólo por lo hermoso de cada palabra, sino porque la palabra papá hace tanto tiempo no la digo, eso me pega duro, y es ahí donde lo extraño mucho más, y lo seguiré extrañando toda la vida.

Ese pequeño ser que aún no conoce el mundo, y ahora esta en un lugar tan comodo, cuando salga a la luz seguramente le van a construir sus padres un mundo mejor, para que cuando vaya creciendo poco a poco ese mundo lo vea distinto y no como está, porque habrá aprendido a saber mirar las cosas de otra manera, a expresar sentimientos, a querer soñar, y tratar de ser feliz para siempre, eso lo va a conseguir gracias al amor que lo espera y desde ya le tienen su padres.

Felicidades por el post, muy tierno, dulce, lleno de amor, y de suspiros para mí

Que tengas un lindo lunes.
S Boleyn Ayres dijo…
Martuchis me hiciste sonreír y suspirar y demás =)

Que hermoso post, no puedo decir nada más =)

Besos compañera comunicóloga =)