Ir al contenido principal

Dios Vuelve en Una Harley (Capítulo VII).


Pues llegamos una vez más al fin de semana y seguimos inmersos en esta historia que espero que al igual que la fotografía que ilustra este post, esté resultando para ustedes un viaje interesante.

El día de hoy de regreso a casa, me puse a pensar un poco en esta historia de Joan Brady, pero sobre todo en la protagonista: Christine Moore, en la urgencia que ella tenía de darle un sentido a su vida y reflexionando al respecto me cayó el 20 de que quizá habrá mucha gente como ella en las calles.

También imaginé como sería si cada uno de nosotros pudiera estar dentro de la historia que hemos estado compartiendo juntos... No sé, se me ocurre pensar en que por ejemplo estuviera yo un día en la esquina de algún lugar, y de repente pasaran Joe y Christine en la moto... ¿Cómo los vería?, ¿me llamaría él la atención?... Puede ser que si.

Por hoy es todo, los ojos se me cierran de sueño... Espero que sigan disfrutando de esta historia que ya casi concluye, y también que tengan un lindo fin de semana.

Si Dios lo permite, nos leemos el próximo Lunes por aquí.

Gracias a todos por estar.







Comentarios

Vane dijo…
Siempre dije que tus regalos son únicos, especiales, originales y creativos, por eso yo tengo de forma exclusiva en mi casa todo este libro leído por mi amiguis, ayyyyy como me gustan que me lean.

Te puedo pedir que me leas otro libro y lo grabes???? ya sé que vas a decir: que atrevida, pero para mi es hermoso que me lean, y más hermoso aún queda con tu acento.

Gracias gracias por tanto y todo.

Te adoroooooooooooooooo!!!!
Martuchis dijo…
VANE:
A mi me encanta leerte. No es el primer audio que te grabo, pero si el primer audiolibro. Y este en especial surgió a raíz de todas las ganas que yo tenía de estar cerca de ti para leerte sobre todo en las noches de tormenta o que para ti hubiera sido algo difícil.

Yo te dije hace poco: "Vane, tengo muchos libros que leerte", no nada mas porque me sale del alma hacer ese tipo de cosas, sino porque eres la única persona que disfruta tanto como yo ese tipo de regalos.

Gracias por haberte cruzado en mi camino, y con ello haberme regalado la posibilidad de recuperar el valor de los detalles simples.... Así que no eres atrevida, yo siempre te voy a escribir cartas redactadas a mano y plasmadas en el momento, y también siempre te voy a leer.

TQM!!!
S Boleyn Ayres dijo…
Síi síi síi lee otro libro pero públicalo aquí =)