lunes, marzo 29, 2010

Historia En La Canción: "Alfonsina y El Mar".


Un par de huellas dibujando su último rastro sobre la arena; sintiendo bajo la piel la textura de miles de partículas de roca disgregada, que con su tibieza en una madrugada, marcaron la dirección hacia un último trayecto.

El sonido de las olas y el incesante ritmo de la marea, impregna con un poco de paz a su alma atormentada... Le da tregua a tantos pensamientos y obsesiones que lastiman; mientras una voz interior tal vez le dice: "dentro de muy poco todo acabará"...

A medida que se acerca y el agua cristalina la recibe... La espuma marina le acaricia los tobillos y poco a poco se va apoderando por completo de su cuerpo, le da así la bienvenida a ese universo eterno, infinito y azul.

Mientras se deja llevar, Alfonsina no piensa en nada, y quizá la única imagen que tiene entre el presente y el futuro es la del rostro de su hijo... Tal vez al mismo tiempo, por su cabeza pasan en silencio fragmentos de poemas, sentimientos que se transformaron en letras, y así es como se va desprendiendo poco a poco de todo lo que un día fue.

Y nadie sabe si cuando el mar la abrazó el sol y la marea enmudecieron, Alfonsina tampoco imaginó que su esencia de poeta quedaría atrapada en una canción que se escucharía a través de muchas voces, y más allá de los límites del mar en el que desapareció....

*********************


Su historia llegó hasta mi, cuando ya habían pasado 50 años desde que se había ido... Supe de su existencia a través de una canción que era el último track de un audio cassete de Manuel Mijares que yo escuchaba casi siempre por las noches.

En ese entonces yo tenía 14 años solamente, y mientras trataba de adivinar si Alfonsina sería un personaje real o una leyenda de ficción, mientras Manuel Mijares me contaba cantando quien había sido ella, yo imaginaba en la oscuridad de mi cuarto y con los audifonos del walkman puestos, que conocía su historia a través de el eco resguardado en el hueco de una caracol marino que encontraba sin querer un día abandonado, al sentarme en una playa desierta, sobre la arena junto al mar.

Tuvo que pasar mucho tiempo para que me enterara que Alfonsina fue una poetiza y que innumerables cantantes interpretaron lo que fue de ella antes de que desapareciera en el mar.

Sobre su obra y sus escritos podrán hablar quienes conocen de literatura, yo simplemente me pregunto si en el lugar en el que ella decidió quedarse hace tanto, tanto tiempo se sentirá todavía su presencia, si vas y te sientas en la arena de esa playa ¿podrás percibir un poco de toda esa carga emocional que la acompañó hasta el último momento?... No lo sé, pero tuvieron que pasar 21 años para descifrar el misterio de la frase: "Y si llama él no le digas, nunca que estoy, di que me he ido"...

Me gustaría alguna vez estar ahí para poder averiguarlo... Mientras al mismo tiempo analizo mi vida y me cuestiono a mi misma... ¿Cuáles serían mis últimos pensamientos si este fuera el último instante en que voy a existir?...

Creo que cada persona, alguna vez ha tenido el deseo de desprenderse -aunque sea por un instante- de todo lo que es o lo que ha sido... Pienso que tal vez eso era lo que Alfonsina quería, y aunque en teoría lo logró, algo de su esencia se quedó además de en su obra, en la letra de una canción.

"Alfonsina y El Mar" / Álbum: "Un Hombre Discreto" (1989) / Track No. 10.



"Alfonsina y El Mar"

Por la blanca arena que lame el mar
su pequeña huella no vuelve más,
y por un sendero de pena y silencio
llegó hasta el agua profunda,
y un sendero solo de penas mudas
llegó hasta la espuma.

Sabe Dios qué angustia te acompañó,
qué dolores viejos calló tu voz,
para recostarse arrullada en el fondo
de las caracolas marinas,
la canción que canta en el fondo
oscuro del mar, la caracola.

Te vas Alfonsina con tu soledad,
¿qué poemas nuevos fuiste a buscar?
una voz antigua de viento y de sal,
que requiebra el alma y le está llevando,
y te vas hacia allá como un sueño,
dormida, Alfonsina, vestida de mar.

Cinco sirenitas te llevarán,
por caminos de algas y de coral,
y fosforescentes caballos marinos
harán una ronda a tu lado,
y los habitantes del agua van a jugar,
pronto a tu lado.

Bájame la lámpara un poco más,
déjame que duerma, nodriza, en paz,
y si llama él no le digas que estoy,
dile que Alfonsina no vuelve,
y si llama él no le digas nunca que estoy,
di que me he ido.

Te vas Alfonsina con tu soledad
¿qué poemas nuevos fuiste a buscar?
una voz antigua de viento y de sal
que requiebra el alma y le está llevando,
y te vas hacia allá como un sueño,
dormida, Alfonsina, vestida de mar...

Vestida de mar...


Alfonsina Storni (1892-1938).

5 comentarios :

Al� Reyes dijo...

Esa canción es...digamos ¿cómo definirla?..."matadora" Tiene una carga de romanticismo que supera el horror de una muerte en esas condiciones

Sabía de la historia de la canción, más nunca había visto una foto de la Storni. Gracias por compartir esta nota tan triste pero también evocadora

Veo que te gusta la película CAMINO. Un compañero bloguero RAFA me la acaba de recomendar, y si a tí te gustó, entonces tengo más de una razón para buscarla

Martuchis dijo...

Ali:

Si, tienes razón, y yo creo que por eso la canción de "Alfonsina y el mar" ha transgredido distancias y la barrera del tiempo. Tal vez por eso resulte tan hechizante o cautivador, para muchos cantantes el interpretarla, pues aunque trágica, es una historia muy hermosa plagada de romanticismo.

No estoy muy segura, pero creo que la letra de la canción la escribió uno de sus amigos y la versión mas famosa es la que todo mundo conoce con Mercedes Sosa, (qepd).

A mi en lo personal me encanta esta versión de Mijares y desde antes de conocer la historia de Alfonsina Storni, la letra ya me hacia reflexionar sobre muchas cosas.

De la película "Camino" a mi me fascino, es una historia muy bien hecha que te produce muchas emociones aló largo de toda la película. A mi también me la recomendaron y me encanto, es ya de mis favoritas.

Te recomiendo mucho que una vez que la veas, busques en Youtube los vídeos del "making of". Están padrísimos al igual que la película.

Vane dijo...

Ay ay ay, para empezar sabés de sobra que el nombre Alfonsina me puede demasiado, y no es solamente por esta poetiza, sino por el nombre en si.
Ay cuantos recuerdos me trae tu post, es que Alfonsina estuvo muy ligada a nuestro país, y sus grandes amigos fueron Uruguayos, ella escribió en la revista -que aún se edita- llamada caras y caretas, y su amigo de toda la vida, y el mejor de todos sus amigos fue Horacio Quiroga que lo digo orgullosamente no sólo es uruguayo, sino que es de la cuidad de salto -tierra donde nací y pienso morir-, por eso la emoción de este texto, porque estás hablando de alguien que no fue Uruguaya pero fue adoptada por todos sus compañeros que nacieron en esta hermosa tierra.
Y que decir de su otra amiga, nuestra Juana, fue tan grande nuestra Juana de Ibarbourou, más conocida por Juana de América, porque su talento era tal que todo el continente se rendía ante su belleza y talento. Y que decir de Delmira Agustini, una revolucionaria de aquella época, también orgullosamente Uruguaya, y tan pero tan dueña de sus actos y palabras, que en sus poemas dejaba al descubierto sus pasiones, y por eso la sociedad la condenaba, pero me sacó el sombrero por haber tenido el valor de contar y vivir como se le cantó la gana, sin dejarse dominar por los prejuicios.

Sobre la canción me fascina, y sé que tiene muchas versiones, pero definitivamente me quedo con la de la "negra" Mercedes Sosa, esa versión me eriza hasta el alma.

Me encantó este post, y tu historia en la canción, bien vale la pena contar una historia no sólo de una canción, sino quien inspiró una letra tan pero tan maravillosa, Alfonsina se merecía un homenaje así, como el que también le hicieron en Mar del Plata -Argentina- en la playa donde decidió ponerle fin a su vida, y ahí hoy hay un gran monumento.

Gracias por esta historia, me llegó mucho. Te dejo un abrazo.

P.D. Pido perdón porque me fui de tema, es que estoy tan orgullosa de ser uruguaya, que acá vi la oportunidad de nombrar a grandes de mi país y no quise dejar pasar la oportunidad, y no sólo yo, Alfonsina también conoció a estos grandes de Uruguay por eso fueron sus grandes amigos de las letras y de la vida.

Martuchis dijo...

Vane:

Gracias por el aporte cultural, yo creo que Delmira Agustini es en cierta forma como la Sor Juana Inés de la Cruz mexicana. Precisamente hoy en la radio escuché sobre un libro que habla de personajes de la historia y la mencionaban a ella. Haber si lo consigo.

Hay que seguir aprendiendo y conociendo cosas como siempre.

Gracias de nuevo por la colaboración.

Mariale divagando dijo...

Alfonsina Storni fue un ser especial, siempre atormentada pero siempre brillante.

La leyenda que se tejió entorno a su muerte -incluída la canción- es lo mínimo que se podía esperar después de una vida como la suya.

Grande Alfonsina!