Ir al contenido principal

Meditación Para Los Sentidos.


Comienza la semana y esta pinta para ser bastante ajetrada...

Pensando en eso, me imagino que a ustedes también les ha pasado que después de un día pesado, a veces, además de llegar a casa, les gustaría tener un lugar en dónde refugiarse, un sitio en el cual poder desconectarse de todo; dejar a un lado la mochila llena de preocupaciones, la tensión y las presiones de la vida diaria, la bolsita con los miedos o las emociones negativas que día a día se van acumulando hasta convertirse en rocas que pesan y van lastimando la espalda y también raspan el alma, y que al tener un lugar como este (ya sea imaginario o en la realidad), el sólo hecho de "desconectarse" por un rato sirve de mucho y sobre todo ayuda a que cuando vuelves a colgarte esa mochila para volver a la batalla de todos los días, tal vez el peso ya no se sienta tanto y sobre todo, los problemas se vean de una manera diferente...

El post de inicio de semana tiene ese objetivo, compartirles algo que quizá pueda ayudarles a lograr un poco todo eso. Se trata de un ejercicio de meditación extraído de un curso de autoconocimiento que he estado leyendo a lo largo de 9 semanas y este ejercicio en particular a mi me sirvió de mucho, y por eso me pareció interesante publicarlo en el blog por si a alguien más le puede servir.

******************************

Ejercicios de Meditación
Extraído de: "Curso de Autoconocimiento" (Módulo 7)
Por: Harumi Puertos


A continuación expongo algunos ejercicios que te ayudarán a desarrollar el potencial de tus sentidos, la práctica continua hará que se expanda su capacidad de percepción al mismo tiempo que corrige problemas o enfermedades psicosomáticas.

EL TACTO



Podríamos decir que el tacto es el sentido más importante que tenemos, ya que todo nuestro cuerpo es tacto. Todas las células de nuestra piel, de nuestros huesos, músculos y órganos sienten.

Para esta meditación, puedes ambientar tu espacio utilizando velas, música suave, incienso o difusor de aromas. Todos estos elementos te pueden ayudar a sintonizarte y preparar tu mente para la meditación, pero no son indispensables. Ya que la meditación trabaja por energía y esa es tuya.

En cuanto a la posición, busca la que más se acople contigo, puede ser sentado, en flor de loto o acostado, el único requisito es que tu columna vertebral este erguida para que la energía que corre por ella, fluya libremente. También es importante una posición cómoda pero que no te incite a dormir, ya que la meditación debe ser en total conciencia.

1. Imagina a lo lejos una playa... visualiza al mar con toda su belleza... es un día soleado... ideal...

2. Dirígete hacia la arena... camina lentamente... siente la textura de la arena en tus pies... ¿Cómo es? ¿es delgada y suave? O ¿es gruesa y áspera?... sigue caminando...

3. Mientras caminas... siente la brisa... siente como el viento roza cada parte de tu cuerpo... siente como se cuela entre tu cabello... ¿Cómo es el viento? ¿Es suave o fuerte? ¿Es cálido o frío?... disfruta de la sensación del viento en tu rostro... sigue caminando...

4. Ve acercándote a la orilla de la playa... disfruta del agua cristalina, transparente y azul... siente como una ola moja tus pies... sigue caminando para adentrarte al mar... siente como poco a poco las olas mojan tus rodillas... tus muslos... sigue caminando... ¿Cómo es el agua? ¿fría, tibia o caliente?... Empieza a nadar... el mar está muy tranquilo... siente el agua en cada parte de tu cuerpo... de tu rostro... de tu cabello... nada, flota. Sumérgete... no te pierdas ni una sensación...

5. Si en tu mar hay peces... siente como te rozan...

6. Poco a poco empieza a prepararte para salir del mar... nada dirigiéndote a la orilla.. camina lentamente para salir...

7. Siéntate en la arena y siente como el sol te baña con su calor... siente sus rayos en tu piel... poco a poco te va secando ¿Puedes percibir como se evaporan las gotitas de agua sobre tu cuerpo?... Disfruta de esta sensación...

8. Da las gracias a Dios por tan perfecta creación de la naturaleza, date las gracias a ti mismo por la magia de percibir y sentir.

9. Poco a poco ve incorporándote.

EL OÍDO


Para la siguiente meditación, es muy importante buscar un lugar tranquilo libre de ruidos excesivos, si puedes hacer esta meditación sin música ni incienso o aromas, mejor. El propósito es ejercitar al máximo el potencial de nuestro oído sin distracciones.

1. Respira profundamente hasta relajarte.

2. Concéntrate ahora en todos los sonidos a tu alrededor... ¿hay algún sonido en tu habitación?... ¿hay algún sonido en los demás sitios dentro de tu casa?... Analiza todo detalladamente...

3. Ve más allá... ¿puedes escuchar los sonidos de la calle? ¿Escucha si hay coches alrededor?...

4. No establezcas límites... sigue... ¿Escuchas los sonidos a 200 mts. de distancia? ¿a 500? ¿a 1 kilómetro? ¿Hasta donde puedes llegar? Sigue...

5. Cuando hayas terminado, incorpórate lentamente ¡te sorprenderán los resultados!


EL GUSTO



Para desarrollar más el sentido del gusto aprovecha tus horas de comida, tómate más tiempo de lo normal.

1. Disfruta de cada sabor... de cada textura.

2. De cada platillo ¿Podrías definir los ingredientes que lo conforman?

EL OLFATO



De la misma manera que en el ejercicio anterior, aprovecha todo momento para definir los aromas a tu alrededor, en las flores, las frutas, la calle, tu casa, etc.

Si sufres de alguna afección en tu sistema respiratorio, se puede corregir por medio de la aromaterapia, con aceites como la menta, el romero o el eucalipto, una mezcla de estos aceites reestructuran las membranas de tu nariz restaurando el sentido del olfato.

LA VISTA



Los siguientes ejercicios te ayudarán a aumentar tu sentido de la vista. Si sufres de alguna afección en la vista como la miopía o astigmatismo, estos se podrán corregir mediante estos ejercicios.

Ejercicio 1:

Mira hacia el sol con los ojos cerrados, permite que la luz se filtre a través de los párpados. Practícalo por 15 o 20 segundos. Este ejercicio estimula los conos y bastones de la retina encargados de la percepción de la luz.

También estimula las células de la retina volviéndolas mas sensibles a la luz.

Ejercicio 2:

Mira hacia el sol con los ojos cerrados, masajea los globos oculares con las yemas de los dedos durante 15 o 20 segundos, después voltea de espaldas al sol, y luego de nuevo hacia el, podremos experimentar en nuestra conciencia todo una gama de colores.

Lo que se percibe no son los ojos del exterior sino los del interior de cada quien. Haz este ejercicio por uno o dos minutos. La visualización de los colores de nuestra conciencia estimula las células de nuestros ojos (conos) que son los receptores de la percepción del color, como resultado descubrimos espontáneamente, que los colores de nuestro medio ambiente se intensifican, nuestra experiencia sensorial se enriquece.

Nuestros sentidos son parte de esta maravilla. Cada uno, de manera individual, actúa como un transmisor que lleva cierta información, la cuál es procesada por nuestra mente, tanto la vista, como el olfato o el oído, no ven ni huelen ni oyen propiamente, es nuestra mente la que procesa y cada suceso y lo interpreta en micro segundos.

Pero nuestros cinco sentidos van más allá de ser simples transmisores. Todo lo que vemos, oímos, tocamos, olemos o gustamos influye determinantemente en nuestra química corporal creando sustancias que serán positivas o nocivas dependiendo de lo que sintamos con aquello que percibimos mediante nuestros sentidos, de esta manera, si lo que vemos nos hace sentir bien, estaremos creando sustancias químicas que colaborarán en el buen funcionamiento de nuestro organismo, en cambio, si lo que percibimos nos hace sentir mal, crearemos sustancias nocivas para nuestro organismo.

Tal vez, por más que lo intentemos, no podremos crearnos de manera permanente un ambiente donde todo lo que veamos, oigamos o toquemos nos produzca felicidad, pero si es importante buscar un momento diario, donde abramos un espacio para alimentarnos sensorialmente.

El ver un programa de televisión que nos haga reír o nos haga vivir una historia de amor, las obras de arte, la naturaleza, la buena música ó los inciensos pueden colaborar en buena medida a crear la química que requerimos para fortalecer nuestra salud y cambiar nuestra actitud ante la vida.

*********************************

Hasta aquí los ejercicios, ojalá que tengan una semana muy productiva y que esta meditación para los sentidos haya sido de su agrado. Buena suerte en todo lo que planeen realizar en este nuevo ciclo de 5 días en los que seguramente nos volveremos a encontrar por aquí.

Comentarios

Vane dijo…
Definitivamente estas cosas nos pueden salvar diariamente, tanto en lo físico como en lo espiritual, porque por culpa de diferentes situaciones se ve afectada la salud, y después de eso todo se ve diferente y lamentablemente tienen que pasar esas cosas para uno darse cuenta, pero también se pueden sacar cosas positivas y tomarlo como una lección.

Seguramente para muchos será de mucha utilidad, muchas gracias.

Que tengas un lindo lunes.

Te dejo un abrazo!