Ir al contenido principal

Para Letizia... Tres Años Después.


Hoy hace exactamente 3 años, llegó a mi buzón de correo el mensaje de una chava que me había dejado un comentario en mi blog de Wordpress.

Aunque yo quise contestarle, nunca escribió su correo, pero en los siguientes días comenzó a dejar su huella en cada uno de mis posts.

Así fue como empecé a conocerla, pero yo no sabía que esa chica (que de entrada me causaba mucha curiosidad que tuviera tanto interés en conocerme), me seguía la pista desde hacía ya algún tiempo y llegó hasta mi blog a través de un post muy especial para mi (sobre el libro de Soraya) y que en ese entonces, hasta yo tuve duda acerca de si publicar o no (porque era larguísimo y yo pensé que por esa razón nadie lo iba a leer).

Nada es casualidad. Fue tan mágica la forma como esa niña se fue metiendo en mi vida, que al poco tiempo supe que ella era la respuesta a algo que yo pedí una tarde en que estaba muy triste y venía manejando de regreso a casa. Esa fue la primera enseñanza: "No siempre lo que pides es lo que tú necesitas, ni lo más adecuado para ti".

El resto de la historia creo que ya todos la conocen, comenzó escribiéndose a través de mensajes de correo electrónico, de llamadas los fines de semana; luego vendrían muchas charlas hasta altas horas de la madrugada, para llegar a un viaje increíble casi de un extremo a otro del continente donde viví 18 de los mejores días de mi vida.

Desde entonces ella ha estado ahí. En 1,095 días recibí la primer carta en toda mi vida que me hizo llorar de emoción, dos cajas pintadas a mano, llenas de cosas y recuerdos hermosos; dos cuadernos completos escritos de puño y letra, repletos de detalles que me permitieron conocer los aspectos de todos estos años en los que yo no estuve en su vida, y más allá de los regalos tangibles, (esos que su valor no puede medirse por lo mismo especiales que son); esta chica me enseñó además, que yo también podía volver a jugar, porque todavía llevaba una niña traviesa y curiosa escondida en mi alma.

Con ella aprendí, que de noche se pueden identificar satélites mientras esperas ver estrellas fugaces bajo el cielo de un país lejano... Letizia se convirtió para mi en Vane, y me hizo saber también desde la primera vez que pude verla a los ojos (en una madrugada en pleno aeropuerto), que tantos kilómetros recorridos valieron la pena, porque ella siempre fue algo mucho más que el espíritu libre que yo fui aprendiendo a conocer y siempre imaginé.

Muchas cosas han pasado desde entonces. Tres años se dicen rápido, pero son muchas las vivencias que hacen que con el tiempo alguien a quien ni siquiera conocías, se vuelva una persona especial y una parte muy importante de tu vida.

He tenido mucha suerte, porque la verdad tengo más defectos que virtudes, y a esta chica, que un día decidió entre miles de personas, elegirme a mi como su amiga; le ha tocado conocer la peor parte de todo lo que yo soy.

Con ella, mi lado oscuro y mi lado más claro se han visto magnificados, y aunque yo siempre le pregunto ¿si no se arrepiente de haberme conocido?, ella siempre me responde que no.

Su presencia en mi vida siempre ha sido mágica, pero en los últimos dos años las cosas han sido difíciles, cuando se quiere tanto a alguien se cometen también muchos errores y se pueden llegar a decir y hacer cosas que lastiman; porque muchas veces no es suficiente el querer tanto a alguien, (puesto que eso no te garantiza que puedas ayudarle siempre o esté en tus manos evitar que algo malo le pase o no experimente dolor).

Cuando pienso en eso es cuando me duele quererla tanto, pero hay cosas que no están en mis manos, y es cuando más vulnerable estoy para caer y cometer errores, pero ella sabe bien que yo no haría nada nunca a propósito que pueda lastimarla, y si bien es cierto que soy obstinada y demasiado cerrada, es ella la persona que aprendió a interpretar como estoy sin necesidad de verme o de que yo le diga algo, y por muy reservada y hermética que pueda ser yo con mi vida personal y mis sueños; frente a ella estoy más vulnerable de lo que se imagina, pues aunque no lo crea tiene todo eso justo en sus manos, porque mi confianza hacia ella, es ciega y absoluta.

A tres años de distancia, mis sentimientos se mantienen intactos. Para mi nunca ha sido nada a medias, Vane es mi mejor amiga, la primer persona que viene a mi mente cuando algo me pasa (sea malo o bueno) y necesito compartirlo, la misma niña de mirada transparente que me inspira tanta ternura, y propicia que siempre quiera cuidarla.

Ella es a la que siempre tengo ganas de escribirle cartas hechas a mano y en papel reciclable; porque aunque no entienda ni un zorongo de mi letra, es la única persona que conozco que disfruta de ese tipo de detalles tanto como yo.

En todo este tiempo sé que yo también he cometido muchos errores... Los más garrafales tal vez le dieron pie a sentimientos encontrados y barreras limitantes que quizá ya no puedan restaurarse; pero a pesar de todo eso, yo siempre voy a seguir pensando de ella lo mismo, pues todo en esta vida pasa y lo único con lo que de verdad te puedes quedar para siempre, es con los momentos buenos que alguien te dio.

Vane: Es tanto lo que tú me has dado en todo este tiempo, y tal vez soy una ilusa al pensar que después de haber completado todo un ciclo, existe la posibilidad de empezar otra vez de nuevo.
Creo que el gran cariño que te tengo -y que al final de cuentas siempre puede más que todo- es lo que me da la cara para comportarme como si hoy fuera la primera vez que me has llamado y luego de colgar a mi se me ocurra enviarte un correo para pedirte que me dejes intentar ser no tú "Mejor Amiga", sino sólo una persona cercana que sea lo que necesites en cualquier momento bueno o malo de tu vida, y esté siempre ahí a pesar de la distancia.

Yo no te dejo únicamente mi dirección de correo electrónico para que me escribas cuando quieras; te dejo la puerta abierta de mi alma y pongo en tus manos la parte más frágil de mi esencia y toda mi confianza, porque yo si necesito mucho que estés siempre en cada cosa de mi vida.

Cuando tú llegaste al mundo yo ya estaba aquí jugando con crayolas para aprender los nombres de los colores básicos... Desde ese entonces Dios ya había dispuesto que a pesar de vivir en puntos tan distantes, nos íbamos a encontrar; así que gracias por estos 3 años de amistad sincera, la verdad yo no sé lo que pase, sólo sé que por mi parte tengo muchas cosas para compartirte todavía (y obvio si tu quieres aceptarlas), y aunque el tiempo desperdiciado es lo único que no puede ya recuperarse; yo no quiero volver a perderme ya nada de tu vida.

¡Te quiero con todo mi corazón Gudizita!


"A Tu Lado"
-L y M: Soraya Lamilla-
En días tranquilos es fácil estar
rodeado de amigos,
cuando del cielo, cae un diluvio
verás los sinceros.

Los que son falsos desaparecen,
se derriten como el hielo,
los que son fieles serán tus raíces
y aguantarán cualquier viento.

No te dejaré caer,
nunca te abandonaré
cuando más me necesites
a tu lado estaré.

Regálame tu llanto,
te doy mi valentía
entrégame tus miedos
te obsequio mi sonrisa,
sabes que te quiero,
y haré todo por ti.
Si en la neblina no ves tu camino
seré tu vereda,
si el invierno, se vuelve eterno,
seré tu primavera.
No te dejaré caer,
nunca te abandonaré
cuando más me necesites
a tu lado estaré.

Regálame tu llanto,
te doy mi valentía,
entrégame tus miedos,
te obsequio mi sonrisa,
sabes que te quiero, sabes que te quiero
sabes que te quiero,
y haré todo por ti.
Me pregunto ¿si ella se imaginó alguna vez todo lo que iba a ser capaz de propiciar?
¡Gracias Soraya donde quiera que estés!

Comentarios

M a r u dijo…
Como te he dicho otras veces martha, tu amistad con vane es bien linda, bien envidiable. y si, que rapido se pasan los años no?
saluditos
Es bonito tener mejores amigas, mmm... yo hace mucho que no tengo una, he tenido mejores amigos pero como siempre ando queriendo con ellos pues como que se hecha a perder la amistad, me resigno a mi vida sin amigos y sin gente ¬¬

puros compañeros

sale me retiro, cuidate y que genial 3 años de amistad pura y verdadera a distancia, que bonito

byE
Vane dijo…
Me gustó eso de…Letizia se convirtió en Vane, obviamente cuando te escribí el primer correo te comenté que Letizia era mi segundo nombre, y que todos me llamaban Vane, porque Vanessa es mi primer nombre y me lo puso mi hermano cuando supo que venía una hermanita en camino.
La verdad que los amigos sincero son de los regalos más hermosos de la vida, y por algo fue que te encontré entre tantos sitios, yo creo que me llevó de la mano Soraya, porque no le encuentro una explicación a que yo te haya escrito siendo que fui y soy muy reservada, y no me gustaba nada eso de andar intercambiando correos, pero llegué a tu puerta y un impulso me susurró: yo quiero ser amiga de Martha, y así fue que me di a conocer y así fue como llegamos hasta estos años de amistad, lamentablemente en estos dos últimos años yo no le he pasado muy bien de salud, y tal vez eso no me permitió ser una mejor amiga, y lo único que hice fue tratar de estar ahí para vos aunque no pudiera conmigo.

Yo también te tengo toda la confianza del mundo, sino no sería capaz de contarte y confiarte mis cosas, y tampoco tendría mi blog al que tanto quiero, eso también te lo debo a vos, porque me impulsaste a seguir y le diste viento a mis alas cuando me demostraste de muchas maneras hasta que entendiera que lo que yo escribía era digno de compartir, y así fue que nació la chica de las estrellas fugaces, hasta el nombre se relaciona con nuestra amistad.

Cuando hay cariño y una amistad sincera pesa mucho más eso, todo lo positivo, y lo negativo se termina olvidando porque no vale la pena que cosas que ni vienen al caso hagan que dos amigas se distancien, es por eso que hoy seguimos disfrutando de lo maravilloso de tener una amistad que a pesar de la distancia sigue ahí, para vos y para mí.

Nuevamente te doy las gracias por todo lo que has hecho por mí, porque la verdad que me ayudaron mucho en todos estos meses de lucha y de intentar recuperarme, el cariño de las personas que querés es fundamental para aferrarte y dar pelea a cualquier adversidad.
Gracias también por cada detalle que me has dado, desde algo material –que significaba algo especial para mí- hasta esos que llegan al alma y no tienen precio, son eternos y siempre van a estar ahí para rescatarte y hacerte sentir una persona especial, yo no creo que sea tan especial como vos me ves, lo que si siento es que soy una persona bendecida y agradecida por contar con una amiga como vos, así todo es más fácil y llevadero.

Creo que nadie mejor que Soraya para definir lo que son los amigos de verdad, gracias por el post, y muchisisisisimas gracias por regalarme una y mil veces más esta canción.

Soraya gracias, gracias! Martu te adoro!
Dulce dijo…
aaaaaaaaaaaaaay Marthaaaa
casi chillo cuando leo tu post...
Y pensar que yo tenía una amistad asi con una amiga, y pensar q no pude entregar mi amistad, y pensar que me he perdido totalmente...

Que bella manera de escribir..
ojalá yo pudiera ser como tú, que te repones antes cualquier cosa adversa en una amistad tan sólida como la que tienes con Vane,

pero no, yo cada dia confirmo mas que mi existencia está destinada a momentos efímeros, que lo mío esta en otro planeta, xq en este nada mas no.

tqmm Marthita
un abrazote en medio de mi nudo en la garganta.
Victoria dijo…
que bonito que puedas decirle todo lo que la quieres, que bonito.
feliz aniversario chicas!