Ir al contenido principal

"El Mundo de Dum-Dum".


En días triviales, cuando no sucede nada, no hay nada como llegar a casa y encontrarse con una historia.

Para mi, terminar el día de manera perfecta, sería: estar en el parque, con un libro que cuente una historia increíble, y en en la época del año cuando afuera los días no son cálidos, el mejor regalo es llegar a casa, y después de un baño calientito, ponerse unos pants y una camiseta suavecita y abrigadora, para luego meterse entre edredones, con una buena taza de chocolate en las manos y encontrar al costado de la almohada un libro esperando con paciencia, para hablarme de mundos mágicos, lugares distantes donde se puedan encontrar personajes interesantes viviendo aventuras increíbles que siempre logran llevarme de la mano muy lejos de aquí, del mundo real que está allá afuera, y al que tengo que volver todos los días cuando la luz difumina cualquier imagen que me haya podido traer como souvenir del mundo de los sueños.

Esta mitad de semana, la llave mágica abre el libro exactamente en la página donde se encuentra un cuento que en lugar de leer, podrás escuchar.

Es un poco antiguo, pero no demasiado... Creo que han pasado más de 10 años desde la primera vez que yo lo escuché a través de una aguja reproduciendo los sonidos en su recorrido por los zurcos de un disco de vinil y aunque ya no soy quien era en ese entonces,  lo que me encanta es que consigue hacerme soñar igual.

A pesar que lo he escuchado cientos de veces, me sorprende darme cuenta que después de tanto tiempo todavía me sigo imaginando todos esos mundos de los que se hablan en el cuento y los veo claramente con la escalinata bordeada por un barandal que conduce hacia los trampolines y resbaladillas que dan acceso a todos esos mundos mágicos. 

Por las noches, aunque esté todo oscuro y yo tenga los ojos cerrados, puedo imaginar perfectamente como es "Dum-Dum" y como se llena el corazón de ternura al ver lo que refleja su mirada...

Espero que cada uno de ustedes se tome el tiempo para escuchar el audio con este cuento y les produzca lo mismo, y que ya estando en casa, esto sea como una especie de regalo al final del día y el boleto de acceso hacia un lugar donde para viajar y ver esas imágenes tan sólo necesitan llevar dentro del bolsillo (o la mochila), un trocito de imaginación.

Hoy al pie de la página, hay una nota con una pregunta muy simple que quiero hacerle a cada uno de los que haya venido hasta este lugar para tomar cada una de estas noches su llave mágica: ¿Les gustaría que cada año se destine un espacio para intentar atrapar durante toda una semana la magia que se pueda encontrar en el mundo real?



La pregunta queda en el aire y quienes quieran  responderla pueden hacerlo la próxima vez que puedan regresar aquí... Mientras eso sucede, con un cuento narrado por Flans, llegamos al punto que indica la mitad del camino recorrido en esta semana llena de magia -que todavía no termina- y en la que todavía nos quedan cosas por descubrir.

Comentarios

Vane dijo…
Uy mi chava obviamente que yo quiero semanas entera de magia, que haría yo sin la magia que hay en cada cosa, y así como fue la semana del niño, esta semana de magia fue una idea genial, a mi me dieron ganas de hacer muchas cosas, no sé fue como darme más magia a la que ya trato de ver todos los días.

Gracias totales!!!!
Si me gustaria una semana magica

^^

byE
Martuchis dijo…
VANE:
Tu también le regalaste mucha magia a mi vida y eso siempre te lo voy a agradecer.

NEFERTITI:
Si Dios me presta vida y salud en el 2011 habrá otra semana de la magia aquí.
Martuchis dijo…
Quise decir 2012...