Ir al contenido principal

"Girasoles".


Todos los días, muy cerca de mi trabajo veo un pequeño espacio donde de la nada crecieron unos cuantos girasoles.

Los descubrí una tarde de entre semana a la hora de la comida, yo iba caminando y fue una sorpresa muy bonita verlos ahí de pronto, con el tallo enorme (casi del tamaño de una persona), y con su rostro tan redondo y lleno de pétalos amarillos volteando por completo en dirección al sol.

Muchas cosas pasaron por mi mente en el que instante en que los encontré; me pregunté: ¿cómo no los vi antes? (si pasaba por ahí de Lunes a Viernes); pensé también que era un milagro que de la nada hubieran crecido hasta llegar a esa altura por encima del piso, sobre todo si tomaba en cuenta que el área en donde germinaron no pertenece a nadie y además, por estar en un punto donde los rayos solares de verano alumbran durante la mayor parte del día con su calor implacable, eso hace prácticamente imposible que cualquier posibilidad de riego sea casi nula, y cuando por alguna razón llega a llover; el más leve indicio de humedad se esfume a la mañana siguiente como espejismo en el desierto... Y la verdad es que eso eran: girasoles que crecieron en la parte más hostil y desértica.

A partir de ahí, cada vez que los veía me alegraba verlos. Sus colores tan vivos hacían que cualquier cosa negativa o sentimiento adverso se esfumara por completo; y hasta llegué a cruzar al extremo de la acera donde a diario en cierta forma iba para saludarlos.

Ahí fue cuando entendí que ellos estaban ahí no sólo para mi, sino para todo aquel que quisiera detenerse un momento para verlos... Entonces caí en la cuenta de que en el mundo existen personas que son como los girasoles: están llenas de luz y transmiten alegría a quienes los rodean; pero no toda la gente con la que se encuentran a su paso cada mañana, es capaz de detenerse un segundo para percibir eso; ni tampoco todos tienen la capacidad para ver el reflejo de todo eso que llevan en su interior.



La vida es muy extraña a veces; y de un día para otro las cosas cambiaron. Una tarde demasiado calurosa, al pasar por ahí, noté que los girasoles se estaban marchitando. Más allá de las condiciones tan extremas del clima, me pareció que esas flores estaban tristes porque por más que ellas se esforzaran por alegrarle el día a la gente que pasaba a diario y tan cerca de ellos; nadie en lo absoluto se fijaba, ni mucho menos se detenía por un segundo para ver.

Por esos días, esa imagen de los girasoles que vieron evaporarse la frescura y la alegría de sus colores con sus rostros cada vez más fijos en el suelo, coincidió con mi preocupación por una persona a quien adoro con el alma y que hasta ahora se encuentra dando la pelea por salir de una etapa muy difícil por la que atraviesa y en la que lleva una buena cantidad de tiempo inmersa.

Conforme los días se fueron sumando hasta acumular semanas; las cosas no mejoraron, y un buen día, de buenas a primeras me dio muchísima tristeza que al cruzar la calle, en lugar de encontrar los girasoles de siempre; encontré un montón de flores secas, y lo peor de todo era que ahora se encontraban por completo de espalda al sol.

Me alejé de ahí con una sensación extraña en el alma; y pensé mucho en que la vida de cada uno de nosotros puede ser similar a la de ese tipo de flores, porque llegamos a este mundo con una caja repleta de herramientas para moldear nuestro presente; pero el medio tan hostil en el que nos desenvolvemos, y la indiferencia o la "mala vibra" de alguien o del ambiente que nos rodea, puede ocasionar que nos "marchitemos por dentro" y ya no nos cause felicidad nada, al extremo de cerrarnos por completo y darle la espalda al sol.

Yo misma me he sentido muchas veces como una planta que poco a poco se ha ido secando más que por la falta de agua, por la carencia de atención y de cuidado... Creo que hasta la persona que dice ser más fría o autosuficiente necesita de eso, porque en realidad cada vez son menos las personas que se toman una pausa en el camino -para como a esos girasoles- que quizá se secaron porque nadie se detuvo nunca a verlos; averiguar que hay en el interior de cada persona y preguntarle mirándole a los ojos: ¿Cómo estás por dentro? en lugar de un simple: ¿Cómo estás? 

Esa fue la razón por la que hasta hace apenas un par de días yo estaba decidida a cerrar el blog. Llevaba muchos días analizando todo lo que he sido hasta ahora, los errores que he cometido y de pronto sentí que al aislarme por completo era el remedio para dejar de ocasionar más problemas a personas que son muy cercanas a mi y que por lo mismo son indispensables en mi vida.

No es bueno tomar decisiones cuando te duele el alma y sientes que no puedes hacer nada para ayudar a alguien que te importa y a quien quieres demasiado... Ahora mismo, siento que yo misma soy como un girasol  que necesita nutrirse de la magia y la luz que brinda re-descubrir la fe a través de una sonrisa, de la mirada transparente de alguien y de todos esos momentos tan padres que no se han perdido; y aunque algunos sean como fotografías guardadas, otros son como papel en blanco que está listo para revelarse con imágenes de instantes que aún no suceden, y se darán con el corazón lleno de esperanza y posibilidades.

Quienes me conocen saben que desde siempre escribí cartas, y si en este momento tuviera que escribirle una a Dios, seguro plasmaría con mi mejor letra, que estoy dispuesta a poner todo eso con lo que yo ya no puedo y me pesa tanto en sus manos. 

También dejaría plasmado que tengo un enorme deseo de reencontrarme con ÉL otra vez en el camino (así tal cual como sucedió hace apenas unos cuantos años atrás, cuando iba a solas, a bordo de un auto y de regreso a casa); Le pediría que me diera oportunidad no sólo de volver a compartir eso en ese instante con alguien (que como aquella vez) me escuchó a la distancia; y sobre todo que Dios me orientara para encontrar la forma de reparar los errores que cometí -no de forma deliberada-; pero si propiciaron que yo lastimara a alguien.

Por eso quise escribir esto, porque tenía muchas ganas de decir que hoy bastó la visión de un atardecer hermoso y una promesa muy especial al final del día, para que mi corazón se llenara otra vez de ilusión y fe.

Hoy quiero confiar en que las cosas se pueden arreglar... Podré tener todos los defectos del mundo, pero quiero ESTAR AHÍ para TI, también para todas las personas que quiero; porque nunca he dejado de creer que nos faltan todavía muchas cosas por aprender y compartir.

Sé que las cosas no son fáciles, y que muchas veces ya no se puede reparar lo que se rompe; pero al mismo tiempo tengo la convicción también, de que la FE puede hacernos germinar como esos girasoles en medio de la nada... Ojalá que se pueda no sólo pintar de colores la vida de quien esté cerca, que también sean sólidas y profundas las raíces que nos recuerden lo importante que es echar un vistazo siempre hacia adentro...

Pase lo que pase no me puedo ir y siempre que quieras y creas que puedo ayudar en algo, con todo lo bueno y lo malo que tengo, aquí voy a tratar de estar.

Comentarios

Anónimo dijo…
Hola Martha,
Mi nombre es Guadalupe, si mal no recuerdo el 7 de marzo de 2007 fue cuando descubrí
tu blog. Estaba buscando una canción de soraya específicamente la de
"por ser quien soy" y entre todo lo que me mando el buscador estaba tu post
creo que se llama cuerdas rotas y vi que tu blog se llamaba paginas sueltas y de colores,
leí algunos de tus escritos y me encanto tu blog. Desde entonces
muy seguido estoy al pendiente de lo que escribes, mas de una vez me has levantado el ánimo
con alguno de tus escritos también me has hecho reflexionar y
aprender cosas de las que no tenía ni la menor idea. tengo muy presente cuando escribiste sobre los chicos
makaui (valiosas personas) me hizo valorar mucho el seguir aqui todavía, a través de tu blog te conozco un poquito
y eres una chica que admiro muchisimo, en esta epoca en que los valores cada día están más
por los suelos me da tanto gusto que hay personas como tu tan valiosas que hacen una diferencia
enorme, con sueños, ilusiones, metas, canciones, amistad explotando lo bonito de la vida.
Así que tu blog es importante para mi y estoy segura que como yo hay muchisimas personas que
siguen tu blog y que te admiran. Así que sigue sonriendo, soñando, viviendo al máximo así como ya eres
una persona maravillosa. Que Dios te bendiga!!!!!!!!!! :D
Martuchis dijo…
Guadalupe:

Agradezco mucho tu comentario, creo que si me has escrito por ahí algunas veces (o no sé si te confundo con otra chica que lleva el mismo nombre que tú).

Te agradezco infinitamente lo que me dices, la única intención que siempre tuvo este blog desde un inicio fue aportarle algo positivo a quien entrara a leer estos escritos y pues gracias a ti y a las demás personas que me leen porque eso hace que mi trabajo tenga valor.

Muchas gracias por pasar.
M a r u dijo…
Hola martha. Estos dias han sido grises para mi, por eso no habia entrado ni a postear ni nada, cuando lei en un post anterior que ibas a cerrar el blog, me entristeci mucho, y estaba planeando escribirte un post especial, ya q no encontre opcion de comentario ni la cajita chismosa jeje.
Fijate martha, de las cosas que uno menos se imagina recibe mensajes. Creo entender que seguiras por aca. En lo que ami respecta, tus escritos me gustan mucho, tienen una magia bien linda muchas veces te lo he dicho.
Y respecto a Dios, martha, el esta ahi, hay una cita que dice, que el esta ahi, solo es cuestion de buscarlo. creeme
saluditos martha, cuidate mucho y aki andamos
Martuchis dijo…
MARU:

Te agradezco mucho también tu comentario y esa intención que tenías de escribir un post en tu blog, eso es demasiado... Si me quería ir, porque emocionalmente para mi han sido medio complicadas estos últimos días, me he cuestionado muchas de las cosas que hago como persona y como amiga y porque me puede mucho todo lo que está sucediendo con una persona a la que adoro con todo mi corazón.

Ayer analizando muchas cosas, pensé en que a pesar de todos los errores que he cometido, mi única intención siempre ha sido ayudar y decidí dejar todo eso que a mi me pesa y no puedo resolver en manos de Dios y espero que Él sea quien me oriente para para si no puedo corregir los errores que he cometido, mínimo poder estar ahí.

Este blog es una de las pocas cosas buenas que tengo y decidí no alejarme porque muchas de las cosas que escribo y hago pensando en esa persona que te comento y quiero que este espacio esté siempre porque aquí fue donde me encontró y porque me gustaría que si en tiempo real no puedo ayudarle a cargar la mochila, aquí encuentre cada vez que venga, algo especial y cosas que quizá le puedan ayudar a distraerse por un ratito y le hagan soñar... Si de paso eso le sirve a alguien más, mucho mejor.

Gracias por tu preocupación y ojalá que estés mejor de ánimo tu también.
Anónimo dijo…
Soy Guadalupe otra vez y nunca había escrito nada en tu blog Martha, esta vez cuando te leí te sentí muy triste y me nació escribirte es lo menos que puedo hacer después de tantas cosas que me ha aportado tu blog :) y no se si alguna vez leiste este escrito ("si yo fuera un angel"), pero si no te lo comparto, cuando no sabemos como ayudar a las personas que amamos el simpe hecho de estar ahí es una magia única, el cariño en todas su presentaciones siempre será UN MILAGRO :).

SI YO FUERA UN ANGEL...

Un ángel, siempre estaría para cuidarte, nadíe te haría daño, podría evitar que algo malo te pasara. Te bajaría una estrella que alumbrara tu camino en los días de penumbra y en las oscuras noches sin luna.

Si yo fuera un ángel... pero no, solo soy, una simple mortal; no puedo ver el futuro, no puedo estar siempre a tu lado, no puedo evitar que las desgracias ocurran, no tengo poderes y ni un consejo estoy segura de darte.

A veces pienso en lo que haría si fuera un ángel, y triste me siento por no poder liberarte. Desdichada soy cuando te caes y no puedo levantarte, pero que puede hacer alguien como yo...

Sólo puedo ofrecerte mi amor y una amistad incondicional, perdirle a Dios que te cuide y te proteja, y darle gracias a la vida por conocerte conocido y ser lo que eres. Cuenta conmigo hoy, mañana y siempre.


Espero que esa persona que tanto quieres muy pronto se encuentre mejor, verás que si detrás de cosas malas siempre vienen cosas muy buenas :) ANIMO!!!
Martuchis dijo…
GUADALUPE:

No sabes como agradezco tus palabras, y también como me sorprende que hayas intuido o percibido (como sea) que estaba triste.

No había leído nunca este escrito que me compartes y me conmueve mucho porque es exactamente lo que me gustaría decirle a esa persona en estos momentos.

Yo también confío en Dios en que las cosas se van a arreglar y esa persona que tanto quiero va a lograr salir adelante porque tiene una fortaleza de espíritu impresionante.

De verdad muchas, muchas gracias por tus palabras, créeme que las valoro mucho y me hacen mucho bien.

¡Muchísimas gracias!
Victoria dijo…
Martha
yo respeto muchisimo mas de lo que te lo digo, tu manera de escribir pero mas aun, tu manera de estar.
Eres una amiga incondicional, una mujer de una sola pieza, asi que si decidias cerrar el blog, con mucha pena aceptaria tu decision aunque me parecia un poco injusto para los que de tus letras hemos encontrado inspiracion.
La decicion de lo que sentimos al leerte o no, es de cada uno de tus lectores, no puedes influir en los sentimientos, tu solo cumples con expresar tu punto de vista, lo demas cuenta por parte del que lo lee.

que bueno que quieras estar de frente al sol, y que escuches a Dios cuando te habla. que bueno por todos nosotros los que te leemos
Martuchis dijo…
VICKY:

Es muy cierto todo eso, pero aún así uno a veces quisiera poder tener la capacidad para que nada lastimara a las personas que uno quiere.

Yo me considero una mujer honesta. He cometido muchos errores, pero Dios sabe que siempre intento hacer las cosas de la mejor manera posible.

Gracias por el apoyo y el blog seguirá aquí para todas esas personas que para mi son importantes y llevo en el corazón y también para todos aquellos que en algún momento dado encuentren algo valioso en mis letras.

Buen inicio de semana y gracias por pasar.

ALFRED PEÑALOZA:
¡Muchas gracias por el comentario en forma personal a través del correo electrónico!