Ir al contenido principal

México, 19 de Septiembre: 25 Años Después...


El 19 de Septiembre de 1985, yo estaba en la escuela. Era cerca de las 9 ó 10 de la mañana, yo iba en tercero o cuarto de primaria y recuerdo que en un momento a todos los alumnos de todos los grados y salones que en ese momento estaban en clase, nos sacaron a la explanada del patio central de la escuela.

No era día de honores a la bandera, pero cuando eres niño no te cuestionas ese tipo de cosas, recuerdo que formados por grado (tal y como se hacía en los actos cívicos), el director tomó el micrófono para avisarnos a todos que en México acababa de suceder un temblor, y que era necesario que cada uno de nosotros, en nuestro grupo, empezáramos a juntar víveres para enviar a las familias que habían quedado damnificadas.

A pesar de que en ese entonces yo ya tenía 10 años, no tenía ni la menor idea de lo que era un terremoto y los daños que podía ocasionar. En ese entonces mi mundo era demasiado reducido y por cierto demasiado fantasioso (me la pasaba en clase distraida imaginando cosas, la mayoría relacionadas con las cosas que veía en el cine), cuando pensaba en la ciudad de México, para mi era pensar en un lugar que estaba muy lejano a donde yo vivía, y por lo mismo nunca iba a conocer.

En ese entonces la velocidad con la que viajaba la información no era como ahora. Las imágenes del temblor tardaron todavía un poco en llegarnos (después del terremoto Televisa se quedó sin señal por un buen lapso de tiempo), y aunque cuando por fin la señal pudo ser restablecida las imágenes que vimos en la televisón eran devastadoras, a mi no me cayó el 20 hasta que días después vi en una especie de "almanaque mundial" fotografías en blanco y negro de unos bebés que habían sido encontrados después de muchos días debajo de los escombros. Ahi fue cuando aterrizé por fin y pude tomar consciencia de lo que puede ocasionar un fenómeno natural de este tipo.

Muchos años después, pude viajar a la ciudad de México y dimensionar la tragedia que se vivió en ese entonces al conocer lo inmensa e impresionante que puede ser esa ciudad que está considerada como una de las más grandes y pobladas del mundo.

Varios amigos que conocí también con el transcurso de los años, me compartieron lo que ellos vivieron en esa fecha, cuando todavía se encontraban viviendo en la ciudad de México, historias tan impresionantes como la de un padre de familia que en el momento en que ocurrió el sismo, estaba a punto de aterrizar en la ciudad de México y desde el aire presenció como los grandes edificios de concreto se derrumbaron como si fueran de papel, mientras él angustiado, no podía hacer nada, más que continuar en el avión, que se mantuvo en el aire hasta que el movimiento telúrico pasó.

Muchas son las historias que se pueden contar sobre ese "Día Negro" en la ciudad de México, gente que vivía en los edificios de departamentos que quedaron derrumbados, los turistas que fallecieron en el famoso Hotel Regis, y hasta gente común y corriente a la que un recorte de personal en una fábrica textil, se convirtió en la bendición más grande, porque de haber permanecido ahí todavía el 19 de septiembre, hubiera fallecido aplastada entre los escombros.

Ese día el estadio azteca se convirtió en la morgue más grande que haya existido, pero en contraste, el 19 de Septiembre también fue la fecha en que ante los ojos del mundo los mexicanos supieron demostrar que cuando queremos podemos estar unidos y salir adelante de cualquier adversidad.


A 25 Años de distancia, este post es un homenaje a todas las personas que perdieron la vida, y también para todos aquellos (los heróicos e inolvidables "Topos", así como a las personas de la sociedad civil), quienes contribuyeron con su granito de arena no sólo a buscar durante semanas enteras sobrevivientes debajo de las ruinas; sino a reconstruir de nuevo el país.

Después de dos décadas y media el país está devastado otra vez, aunque por otro tipo de cosas, pero si logramos salir de algo tan difícil, ¿por qué no podemos intentar unirnos de nuevo para hacerlo otra vez?


Para finalizar les dejo el enlace de una entrevista en la que Jacobo Zabludovsky, hace un recorrido 20 años después por las zonas afectadas por el terremoto en las que el estuvo reporteando ese 19 de Septiembre de 1985, y aunque no encontré el audio de la entrevista, me parece interesante publicar esto en el blog, porque él es un hombre que a pesar de las críticas, es y será siempre un ícono del periodismo en México y que para bien o para mal ha tenido la suerte de estar en algunos de los acontecimientos más importantes de la historia del Siglo XX (entrevistó a Dalí, a Cantinflas, estuvo en Cabo Cañaveral cuando la llegada del hombre a la luna, etc), y la crónica que él hizo de ese fatídico día de Septiembre en la capital del país, es una lección obligada para quienes alguna vez llevamos clases de periodismo.

Comentarios

Claudia Monica dijo…
Yo recuerdo muy bien cuando en la escuela llego una de las maestras a avisarnos lo que habia sucedido, nos explicaron de que se trataba y que toda esa gente necesitaba ayuda, que cooperaramos con cosas para curaciones y comida.

Le dije a mi mama y ella me dio todo lo necesario para curaciones, algodon, alcohol, etc y al dia siguiente lo lleve a la escuela.
No se si te habia comentado que el señor que me vendio el Sentra no tenia la mitad de su brazo y un dia que lo visite para lo del tramite me platico que el ese brazo lo habia perdido en el terremoto del 85, el señor se quedo atrapado por 3 dias entre los escombros. Me decia que el pensaba que ahi iba a morir y nadie se daria cuenta de el, su brazo fue lo que ya no pudo salvar porque que prensado. Que ahi fue donde Dios le demostro que aun no era tiempo de irse de este mundo. Me impresiono mucho cuando me lo platico porque este señor tenia una super habilidad para manejar carro estandar cuando le mostraba a sus clientes que visitaban la agencia. Cuando te topas con una experiencia asi te das cuenta que uno lo que a veces vive no es nada a comparacion de otra gente que ha vivido cosas tan fuertes como esta persona.

Que bueno que dediques este post a toda esa gente que vivio este fatal dia, q perdieron amigos o familiares porque creo que fue una fecha q a todo el pais lo marco. Este momento fue cuando Mexico se unio para ayudar a nuestros hermanos en desgracia.

Buen post Marthita.
Yo ese dia no lo recuerdo... ah no vdd... no pero mis papás y mis hermanas vivian alla en el DF en esos entonces y les toco vivirlo. Segun me platican estuvo feo, el edificio donde vivian se cuarteo y entonces vendieron la casa y por eso ahora vivimos aqui ^^

:D

sale pues me voy

Cuidate
Vane dijo…
La verdad que todo esto fue muy triste, por mi edad no puedo tener recuerdos de la tragedia, ni recordar comentarios, pero de grande mi mamá me contó toda la tragedia de este terremoto, igual como el que pasó en chile por esa época, me imagino y entiendo lo desesperante que debe ser. En el último terremoto que ocurrió en chile nos desesperamos todos porque ahí estaba mi sobrino que juega al futbol en ese país y no nos podiamos comunicar, la verdad que fue un fin de semana angustiante, gracias a Dios a él no le pasó nada, pero casi se le cayó encima la casa y termino colgado en la terraza del edificio. Pero después también ves las imágenes, tantas personas desaparecidas, tantas otras llorando por las pérdidas, y otras tantos haciendo cosas practicamente imposibles de hacer trabajar día y noche sin importar el cansancio para buscar a los sobrevivientes.
Las tragedias nunca pueden ser positivas, nunca nunca, pero es ahí donde la solidaridad no tiene partidos políticos, religiosos, ni banderas, porque cuando a un país le pasa algo, los paises hermanos también toman cartas en el asunto y mandan su grano de arena. Yo estoy tan orgullosa de mi pequeño gran país, porque a pesar de ser muy pocos, hicieron tanto tanto por Haití y Chile.

Desde acá un abrazo enorme a todos los que aún siguen sufriendo por haber perdido un ser querido en esta tragedia.
Martuchis dijo…
CLAUDIA:
La verdad si es impresionante esa historia que comentas, y yo creo que así como la de ese señor, existen muchas otras de la gente que sobrevivió a ese día negro en la historia de México.
Ojalá volviéramos a unirnos sin necesidad de que pasara una cosa como esas. El país nos necesita mucho.

NEFERTITI:
En ese entonces yo creo que ni a proyecto llegabas, eres demasiado joven ¿Cuántos años tienes 19?... Yo creo que si hubieras vivido en ese entonces con tus papás y tus hermanas te abría impresionado ver algo como eso.

¡Saludos!

VANE:
Si eras muy pequeña cuando eso sucedió, si yo que tenía 5 años más que tú apenas lo recuerdo, pero no se me olvida esa foto que mencionaba en el post, de los bebés que fueron rescatados y fue en ese momento como que salí de mi burbuja y del mundo rosita en el que siempre he vivido inmersa para darme cuenta que la naturaleza cuando se enoja... ¡Aguas!

También recuerdo lo que pasó en Chile, nuestros "Topos" fueron a ayudar y también a Haiti, es como tu dices, cuando pasa una desgracia no importan las nacionalidades ni tampoco las banderas, los mexicanos también somos bastante solidarios y pues gracias a Dios que tu sobrino estuvo bien, si recuerdo que estuviste muy angustiada por esos días.

Gracias por estar aquí siempre.
Victoria dijo…
Claudia:
yo conoci a ese señor!
en una epoca yo era demostradora de casas, en un fraccionamiento que esta en la Valentin Fuentes, creo que se llama Atenas, y ahi pues yo enseñaba la casa muestra y daba un folleto, no era vendedora (chin, lo que hubiera ganado de haberlo sabido)
en fin...
el caso es que ese señor fue a ver la casa, y me conto esa historia, que estuvo 3 dias y todo eso..

Marthita
gracias por recordar a todos este dia, yo soy de la Ciudad de Mexico y este año preferi no escribir sobre eso..

un abrazo a las 2
Martuchis dijo…
¡Worale Vicky!: Que impresionante que las dos hayan conocido la historia de ese señor.

A lo mejor yo no era la persona más indicada para hablar de todo lo que pasó hace 25 años, nada más empecé a recordar como era mi vida en ese entonces y como percibí yo todo y quise hacer este homenaje para las personas que fallecieron y también para las que ayudaron, y sobre todo recalcar ese espíritu solidario que los mexicanos tenemos y que es lo que siempre nos hace salir adelante.

Saludos y gracias por pasar.