Ir al contenido principal

Hoy He Tirado Un Calendario...

Texto: Ma Esther de Ariño | Fuente: Catholic.net

Señor:

Hoy he tirado un calendario a la basura...
¿Tiré también todas esas horas, todos esos días, todas esas semanas, todos esos meses, todo este año?

La Capilla se ha ido quedando poco a poco desierta.

Se terminó la Misa y las personas pocas, pues es una tarde muy fría y desapacible, se han retirado. Todo está en silencio... Las luces también, ya no todas están encendidas y hay una penumbra dulce y un poco triste que me acompaña y me arropa el alma para poder meditar mejor ante ti, Señor.

La parpadeante lucecita roja que compaña la figura del pequeño Sagrario parece que da calor a mi corazón que viene a buscar refugio en el tuyo para pedirte fuerzas para seguir caminando por este nuevo año, con sus meses, sus días y sus horas...

Páginas en blanco que yo he de escribir con mi libre albedrío, con mis equivocaciones y mis terquedades, con mis intolerancias... O quizá si te pido ayuda... Tú me vas a guiar para ser más prudente, para saber aceptar, para saber perdonar... Para olvidarme un poco de mi y estar más pendiente de los que me rodean y procurar siempre hacerlos más felices.

¡Que callado estás, Señor!... Dime: ¿Estás triste? Tal vez si... ¿O me lo parece porque yo lo estoy? No sé, Jesús, pero lo que sí sé, es que me estabas esperando porque te quedaste para eso, para consolar al triste, para iluminar al que no sabe ni lo que quiere ni lo que busca... Para dar fuerza a los que nos debatimos en la debilidad de esa lucha para seguir adelante... Para prestarnos tu hombro y que en él reclinemos la cabeza y tal vez lloremos con ese llanto suave y reparador cuando hay dolor en el alma...

Me gusta, Jesús, sentirte como el mejor de los amigos y contarte mis cosas... Esas cosas de todos los días. Las cosas simples, pero que siempre tienen un gran significado. Y hoy... Te lo voy a contar... Aunque tú ya lo sepas:

"Hoy he tirado un pequeño calendario del año 2010 a la basura... He sentido algo extraño. Un pensamiento doloroso y oscuro ha cruzado por mi mente, ¿tiré también a la basura todas esas horas, todos esos días, todas esas semanas, todos esos meses, todo ese año?...

Tuvo como otros días buenos, días malos, noches buenas, noches tristes, muy tristes, alegrías, temores, certezas, miedos, ilusiones, proyectos, anhelos, realidades, triunfos y derrotas.

Pero... SI NO AMÉ MÁS... PUEDE QUE SÍ, EFECTIVAMENTE LO TIRÉ A LA BASURA"...

Pongo en tus manos Señor el año que pasó en tu misericordia, y el año que empieza en tu providencia.

***************
Nota: Este texto me llegó hace unos días y me encantó, por esa razón quise compartirlo, porque como siempre digo, sin importar la religión o las creencias de cada uno de nosotros: una oración expresada de corazón, genera energía positiva que no le viene mal a nadie. Espero que Dios permita que este ciclo sea positivo para cada uno de ustedes en todos los sentidos.

Gracias por tomarse el tiempo para leer esta reflexión. 

Comentarios

Circe dijo…
muy hermoso escrito, crei que era tuyo, bueno ahora lo es de todos....
saludos afectuosos martha
Martuchis dijo…
CIRCE:
El chiste es ese, compartir en el blog cosas que no necesariamente sean mías. La sección "Días de Reflexión", por lo regular es eso, escritos de otras personas que se me hacen padres o me llaman la atención.

Este lo recibí de un boletín al que estoy suscrita desde hace muchos años y me gustó mucho, me pareció una oración muy honesta. Creo que en estos tiempos necesitamos mucho eso, tratar de no dejar de creer y tener fe, eso no tiene nada que ver con religión.
Claro que si, aunque no soy muy de religiones ni de hacer oracion, ni asistir a la iglesia de vez en cuando algo asi como que hace reflexionar

:D

byE
Vane dijo…
Amén!