Ir al contenido principal

Notas y Pensamientos.


En esta semana he escrito algunas cosas que no son posts, sino más bien pensamientos sueltos, cosas que veo en la calle en el trayecto de ida y regreso de mi trabajo, o de las que me entero en los medios durante el transcurso del día, y propician que me quede pensando durante gran parte del tiempo.

Otras, de repente las descubro leyendo, y hay veces que me identifico porque hablan de cosas que me pasan o que me hacen reflexionar en todo lo que está sucediendo a mi alrededor, no sólo conmigo, sino con personas cercanas, o que si bien no lo son, las conozco porque se desenvuelven en el mismo círculo que yo.

Hay algo que se me hace bien curioso, y es el hecho de es que en estas últimas semanas y de muy distintas formas he estado recibiendo información que habla de cambios, de la importancia de deshacerte a nivel emocional de lo que ya no te es útil. Ayer por ejemplo escuchaba en la radio también algo relacionado con eso y que muchas de las crisis o conflictos que tenemos son resultado de la capacidad de adaptación o no adaptación a la que todos estamos expuestos con esos cambios…

Pero bueno, no quiero ser rollera, hoy nada más quiero escribir sobre las cosas en las que he estado pensando a lo largo de este día que ya casi termina.

Por la mañana, escuchaba una nota relacionada con la salud del CEO de una empresa que es un emporio, y quien desde hace tiempo está enfermo y por lo que se dio a conocer hoy, al parecer su enfermedad ha avanzado en un punto que le quedan 6 u 8 semanas de vida –por lo que decía la nota- y entonces, ya se comentaba en ese medio que eso podría tener repercusiones en la bolsa de valores,  (cosa que ya sucedió desde que anunció su retiro por motivos de salud),  y que por seguridad de su empresa, debía poner en orden sus asuntos…

Mientras escuchaba eso, yo como siempre me fui por otro lado y más allá de la economía y del futuro de su empresa, me quedé pensando en lo irónico que es el hecho de que siendo este hombre uno de los más ricos y poderosos que existen, no pueda hacer nada para curarse… Me puse en su lugar por un instante, y me pregunté en ese momento: ¿Qué haría yo?

Un poco más tarde, escuchaba otra plática sobre una azafata que durante un vuelo le comentaba a alguno de los pasajeros que en ese día iba por su tercer o cuarto vuelo, y que estaba agotada. En ese día a esa mujer le habían asesinado a su marido, y ella, a pesar de que ganaba muy bien, sólo podía ver a su hijo de 4 años una vez por semana, y si bien era cierto que su trabajo era bien remunerado, para ella sólo representaba eso, su fuente de ingresos, porque al mismo tiempo era también su fuente de frustración, puesto que ni se sentía feliz haciendo eso; estaba cansada, insatisfecha, y además, impotente en ese momento; por no poder estar en un momento tan difícil  al lado de su familia.

Una de las personas dentro de la conversación preguntaba: ¿Qué se podía hacer frente a una situación como esa?; y su interlocutor ya le respondió diciéndole que todas las circunstancias en nuestra vida que están más allá de lo que podemos soportar nos generan tensión.

No voy a entrar en más detalles. Nada más quise contar esto porque fueron las cosas del día en las que estuve pensando y porque tienen relación con cosas a nivel introspectivo que muchos de nosotros nos planteamos.

A veces pienso que necesito escribir sobre ese tipo de cosas para que sean ideas que no se pierdan en el olvido, con el paso de los días; y sobre todo yo pueda tener presente siempre y recurrir a ellas para no olvidar que debo estar muy atenta de que mi vida no se centre ni se gaste en cosas sin sentido (he hecho un gran esfuerzo y me he enfocado un chorro a esto último)…

En esta noche, todo esto se reduce a algo muy simple:… Hoy estoy bien, (gracias a Dios), pero, tomando como punto de reflexión el ejemplo de estas dos personas me pregunto: ¿Cuál es la mejor manera para adaptarme a las circunstancias que tengo en este momento en mi vida?, a pesar de todos los problemas y conflictos que se originen a mi alrededor; ¿Cómo le hago para estar yo siempre contenta y sobre todo en paz?
 y más importante aún: ¿Qué voy a hacer para aprovechar de la mejor manera la vida que me queda?...

Esto fue en lo que estuve pensando durante la mayor parte del día, y lo escribo aquí para compartirlo con quien hoy (o tal vez más adelante), llegue a pasar por aquí.

¡Hasta Mañana! 

Comentarios

Vane dijo…
Yo no puedo dar consejos, no soy nadie para hacer eso, pero puedo hablar de lo que viví, y este último tiempo aprendí que nada, pero nada tiene que ser más importante que tu salud, tu bienestar, tu paz, y si para eso hay que tomar decisiones drásticas hay que hacerlo, yo lo tuve que hacer y no me arrepiento, creo que gané una batalla con eso.

Mucha suerte en tu trabajo para obtener eso que hace tanto queres, me parece que vas por un buen camino.
Si necesitas un empujón acá estoy yo.

Te quiero mucho!!!!
Martuchis dijo…
VANE:
Yo creo que viéndolo así desde una perspectiva, ninguno de nosotros estaríamos capacitados para dar consejos, porque la vida y la forma de pensar, además de las circunstancias de cada persona son bien distintas, pero cuando uno se atreve a comentarle algo a una persona es porque la quiere y porque en el fondo desea protegerla muchas veces -aunque esa persona no lo necesite- o simplemente porque expresar tu punto de vista te hace de alguna manera hacerle saber que te importa lo que le pase a esa persona.

Estoy de acuerdo contigo en que nada vale más que tu salud, pues sin eso no puedes hacer nada en absoluto y además de la salud yo también coincido contigo en tu tranquilidad interior, eso es bien importante y este post -que ni era post- sino más bien una serie de pensamientos regados y que no queria que se perdieran, me dieron la pauta para pensar muchas cosas que siempre te digo a ti, y que tienen que ver con el hecho de aprovechar el poquito o mucho tiempo que compartes con las personas que para ti son parte de tu corazón y más allá de todos mis errores, mis conflictos y los miedos que de repente me invaden como a todo ser humano, trato de que lo que en realidad es importante y valioso pese más.

Sé que cuento con tu ayuda y te lo agradezco en el alma, para mi es bien bien importante siempre, saber que tengo alguien ahí.

Gracias por pasar y yo te adoro con el alma, eso lo sabes mi chava.