Ir al contenido principal

50 Días (Día 8).

En días de pleno invierno se agradece la calidez del sol... La luz que ilumina el alma (aunque el futuro se vea oscuro); pero lo mejor de todo es descubrir en medio de un día como cualquier otro, que la mochila comienza a pesar menos, que las paredes de aquel edificio interior del que les hablé alguna vez (y permaneció durante tanto tiempo cerrado), hoy se están restaurando y conforme se acerca la primavera, creo que van a estar listas, ya pintadas y resanadas... Podré abrir de nuevo las ventanas y ver más claro todo, para acomodar diferente... ¡tengo muchas ganas de que entre ahí de nuevo la luz!...

Eso fue lo más chido de hoy.

¡Hasta Mañana! 

Comentarios

Aye dijo…
Que lindo leer que a algunas personas todavía nos interesa volver a prender esa lucecita que antaño era como una llama...

Por mas tenue que sea ahora, nunca dejes de intentarlo.-

Hola!!! he vuelto a mi espacio, cuando quieras, estas invitada a pasar.-
Saludos!!!
Vane dijo…
La luz hace rato está golpeando en tu puerta, y hasta le tira pequeñas piedritas a la ventana para que te asomes, sólo falta que te des cuenta.

Otro día más, o uno menos como decía una profe que admiro mucho.
Martuchis dijo…
AYE:
Bienvenida a este blog, mil gracias por tu visita y respecto a tu comentario, en estos últimos años yo siempre he pensado que hay personas alrededor nuestro que nos guían como si fueran un faro, otras tienen una luz muy especial, y para el resto de nosotros que somos como cualquier persona normal, lo que podemos hacer es tratar de ver lo que es valioso de cada día a través de la pequeña llamita que llevamos en nuestro interior...

De eso se trata este reto de los 50 días de cosas positivas.

Gracias por pasar y bienvenida al mundo de los blogs.

VANE:
Es verdad eso que me dices, bueno de hecho siempre me lo dijiste, pero creo que cada quien ve las cosas a su tiempo, y en ese sentido tu sabes que yo soy de efectos retardadísimos en muchos sentidos, pero a pesar de eso no dejo de agradecerte por ser mi luz azul.

En nuestro caso: que sean días que sumen, sin restar. ¿te late?

¡Te quiero mucho!
Victoria dijo…
y entrara la luz!