Ir al contenido principal

La vida como una caja de chocolates...


El sábado como a las 6:20 de la mañana lo primero que leí fue que alguien que conozco de hace mucho tiempo -y me cae súper- escribió que: "La Vida es Como Una Caja de Chocolates"...  Me pareció una frase muy padre y muy positiva para arrancar el día, pero conforme las horas fueron avanzando, me quedé pensando en eso, y entonces me di cuenta que eso era algo muy profundo, una frase que podía ir mucho más allá.

Cuando ves y abres una caja de chocolates, los sentidos se inundan de una sensación placentera, porque los chocolates saben y huelen delicioso (hasta ahora sólo conozco una única persona a la que no le gustan, y es muy curioso eso); pero pensando en la frase que leí tan temprano, de camino hacia donde iba, empecé a reflexionar al respecto y caí en la cuenta de que si es cierto... Si la vida fuera como una caja de chocolates, cada uno de los momentos padres o los recuerdos felices, serían como una de las figuritas de leche y cacao que elegimos al azar del estuche, para quitarle la envoltura y saborearla.

Pero al igual que en la vida, no todo dentro de las cajas de chocolate es perfecto... Hay veces que pasa mucho tiempo y los chocolates se derriten, o los guardamos tanto tiempo que pierden su color y sabor original por no haberlos disfrutado a tiempo... Pueden llegar a hacernos daño si no los compartimos; o tener un sabor amargo como consecuencia de haberse echado a perder... ¿Es una analogía interesante si la comparamos con la vida no?....

Durante la mayor parte del día, estuve pensando en eso, y como no me cuesta nada de trabajo imaginar, de pronto, no sé porque, visualicé a cada persona que se cruzó en mi camino de regreso, con una caja de chocolates entre las manos.


Cada una de esas piezas (sin importar la forma que tengan), representan un trocito de vida de cada persona que la lleva contenida en su estuche; y lo importante aquí sería averiguar si cuando esa persona elaboró cada uno de esos chocolates, ¿lo hizo con un sabor muy dulce o demasiado amargo?...

¿Cómo sería tu vida si estuviera contenida en una caja con figuritas adornadas y rellenas de dulce?, ¿te costaría trabajo compartirlas? ¿Le mostrarías a alguien más las que están despostilladas o que por haber guardado tanto tiempo se echaron a perder?

¿Cómo son los chocolates que te han regalado y los que tu obsequias a diario?... ¿Los regalas con gusto o por compromiso?, quizá los pongas en manos de otros sólo por el placer de compartir...

Si la vida es como una caja de chocolates, aunque sea "de a uno"; hay que disfrutarla con toda intensidad....

¡Gracias por los chocolates que me han regalado a mi!

Comentarios

Anónimo dijo…
Guadalupe:

Que bonito escribes :). Me llenaste el día de cosas positivas. Saluditos!!!!!
Vane dijo…
Si mi vida fuera una caja de chocolates, o sea mi vida no la comparto así nomas, esos chocolates se los doy a personas muy cercanas, mi familia, o a vos, esos chocolates tan personales no todos le dan la importancia que tiene, por eso no se deben de compartir a la ligera.

Si tengo en mis manos una caja de chocolates de verdad aunque muera por ellos los regalaría a todos, después voy y compro otra jajajajaja, me encantan los chocolates y con resheno de dulce de leche ayyyyyyyyyyy que rico y que gorda!!!! queres????????
Martuchis dijo…
GUADALUPE:

¡Muchas gracias por tu visita y comentario!, que bueno que te gustó el post.

¿Eres la misma chava de la otra vez, del comentario cuando iba a cerrar el blog? Ojalá que si.

VANE:
Yo también siempre comparto mis chocolates, en dos ocasiones tuve más de 50 chocolates en mis manos y los compartí (esa vez mis sobrinos fueron los más felices), por eso puse en el post que si no comparte, tantos chocolates te pueden hacer daño.

Hablando en el sentido de la analogía, yo tampoco comparto mucho mis chocolates, hay algunos medio despostillados y que son de sabor extraño que muy pocas personas conocen, una de esas personas eres tú. Eres de las pocas personas que me conocen tal cual soy, sobre todo con mis defectos, que son muchos.

P.D. Si quiero dulce de leche, no te imaginas como tengo ganas de compartir un pote contigo, así como cuando estuvimos en Uruguay.
Vane dijo…
Queres un pote???? que gorda! jajajajajajaja
Martuchis dijo…
VANE:
Sí, quiero un pote, déjame te cuento que hace como unos 5 días, estaba comiendo galletas Marías, unas galletas muy famosas acá y se me antojó comerlas con dulce de leche, pero me hacían falta dos cosas muy importantes: el pote de leche, (obvio) y mi amiguis... Sentí curioso, pero la próxima vez que coma dulce de leche y galletas Marías tu vas a estar ahí (me llevo un paquete a Uruguay).
Guadalupe dijo…
Así es :). Soy la misma Guadalupe jiji sigo por aquí de vez en cuando paso por tu blog, siempre encuentro cosas muy padres, es muy grato encontrar personas con ese angelote para transmitir energía tan bonita a través de sus palabras. Así que seguire pasando todo el tiempo que decidas dejar abierto tu blog :). Bendiciones!!!
Martuchis dijo…
GUADALUPE:
Pues que bueno que sigas pasando por aquí, desde la última vez que me dejaste un comentario tenía duda y te quería preguntar si eres Guadalupe, la chava que está en el club con los Faenzos, pero igual te confundo, siempre te quise preguntar, pero no sabía donde contactarte.

Te agradezco que hayas pasado nuevamente por aquí, bienvenida como siempre.
Guadalupe dijo…
Si me estas confundiendo jiji. No estoy en el club solo soy una chica que le gusta refugiarse en la musica, en las letras para desbordar lo que este sintiendo en el momento, ya sea tristeza, alegría, ilusion o simplemente soñar pero yo no tengo talento para escribir, no todos tenemos ese don tan hermoso y es por eso que admiro mucho a las personas como tu que pueden tocar corazones con lo que escriben y mostrar lo buenas personas que son a través de sus experiencias de vida :D.
Martuchis dijo…
Guadalupe:

Uno de mis muchos defectos es que soy bien despistada y se me olvida la mitad de las cosas, por eso pensé que eras esa chica del club Faenza (porque la he visto en Facebook y alguna vez me escribió algo referente al blog).

¿Te pido un favor?, porfa no te me desaparezcas... Es que me da mucha desesperación cuando me dejan un comentario y no tengo en donde responder más que en el blog.

Mil gracias por tu comentario, por tus palabras en referencia al blog, y por pasar otra vez.
M a r u dijo…
Bueno, que te puedo decir yo. La persona mas adicta a los chocolates que pueda haber sobre este planeta. SI mi vida fuera una caja de chocolates, sin duga habria de todos sabores. Habria chocolate negro,blanco, cafe, habria muuy dulces y muuy amargos tambien. Algunos estarian en el fondo echados aperder como dices tu por no compartirlos. Eso si, seria una caja muuy grande repleta de ellos.
Hermosisisisimo post martha, en verdad.
Guadalupe dijo…
Perdón hasta hoy regrese, el trabajo hasta hoy me lo permitio jeje :).
jiji por lo de despistada no te preocupes, a mi me pasa también, en ocasiones me agregan al face personas con las cuales durante muchisimos años no he tenido contacto y tengo que ver sus fotos para recordar quienes son :S. Esto de las redes sociales una maravilla!.
Usualmente soy espectadora, llevo siguiendote alrededor de 4 años y asi como al tuyo tengo otros 3 blogs entre mis seleccionados de siempre y eres en el único que me he atrevido a dejar un post, asi que desaparecida no ando solo un poco de incognita jeje. Mi correo es mggm4444@hotmail.com. Que tengas un bonito fin de semana y por aqui andamos :)
Martuchis dijo…
MARU:
Es verdad, tu eres la chica fan de los chocolates No. 1

Yo creo que mi caja de chocolates es muy parecida a la tuya, ¿pero sabes algo?, creo que ambas tenemos una caja de chocolates muy completa.

Saludos y espero que estés mejor de la alergia.

Guadalupe:
¡Muchas gracias!!
Victoria dijo…
en la pelicula de Forrest Gump dicen esa frase LA VIDA ES COMO UNA CAJA DE CHOCOLATES nunca sabes de cual te va a tocar
me gusto mucho este post