Ir al contenido principal

50 Días (Día 20).

Hoy volví a casa en medio de un día gris y con viento... Algo inusual para ser Primavera, pero bastante común si se toma en cuenta que ya se acerca la Semana Santa, y en Cd. Juárez, de una hora a otra, todo puede suceder. Pero todo lo que había y vi afuera hoy no es lo importante. La página de hoy quiero utilizarla para escribir que han sido días de pensar y reflexionar acerca de muchas cosas. Cada vez me hago más consciente de lo que soy y lo que quiero, pero el camino es a veces un poco confuso, porque es como si tuviera en las manos una brújula que no me indica bien hacia donde debo dirigir mis pasos... 

Hace tiempo que eso ya no me estresa ni me entristece tampoco; y no sé si será porque he aprendido a vivir con lo más esencial y a disfrutar cada cosa que tengo hasta ahorita... La vida es todo... Todo lo que tengo hoy, sólo por ese día, esa ha sido mi premisa desde apenas un muy corto tiempo, y es curioso, porque el día que empecé a ver las cosas de esa forma, dejé de lastimarme y ensombrecerme; me di cuenta que las cosas se van dando, y en el camino siempre voy encontrando señales, y este es el punto exacto al que quería llegar.

En esta mitad de semana leí algo que me dejó pensando durante la mayor parte del día. Di por casualidad con un relato de alguien que contaba una experiencia personal relacionada con el tema de las "regresiones" y la forma como eso te ayuda a resolver y entender mejor quien eres en el presente.

Yo no sé que tan cierto sea todo eso, pero era tan interesante todo lo que ahí encontré, que seguí leyendo. Hace apenas unos meses atrás (todavía en el 2010), un día en el parque yo me cuestionaba después de leer el libro de Isabel Allende: ¿si existirán las "almas viejas"? ¿y si yo seré una de ellas?... No es que crea en el destino, pero siempre, desde niña he sabido que si existen circunstancias muy "hechas" o personas que de pronto aparecen en tu vida y para bien o para mal la transforman; y lo que leí hoy, justo hablaba de todo eso.

En ese texto decía que todos, antes de nacer, hacemos como una especie de contrato, en el cual eliges desde quienes serán tus padres, y cuáles serán las demás personas que te acompañarán en tu camino. Antes llegar aquí, incluso decides cuáles son las enfermedades o quizá alguna discapacidad a través de la cual vas a tratar de evolucionar y superar cosas no solucionaste en alguna existencia anterior; y ponía un ejemplo de que las manchas en la piel, muchas veces son cicatrices de heridas que se hicieron en otra vida (¿será?).

Lo que más me llamó la atención fue el punto donde hablaba de las personas que vienen acompañándote desde otras vidas, pueden ser amigos, una pareja, tus padres, tus hermanos; todos aquellos quienes para ti son importantes y que vienen desde vidas pasadas haciendo una especie de acuerdo para encontrarse contigo en una vida y luego en otra y en otra, precisamente para ayudarte con algo, o a que asimiles alguna lección.
Para poder hacerlo van "transmutando" y tú también. En esta vida puedes ser una chava, pero en la anterior tal vez fuiste un chavo, te tocó ser la mamá de alguien, el amigo, el hermano, la pareja, pero la onda es esa, vas evolucionando y ayudándole a sanar cargas y daños de otras vidas y la decisión de que manera te vas a "materializar" otra vez, en la siguiente vida, dependerá de la forma humana en que a esa persona que vas acompañando o te acompaña le puedas ser más útil...
¿Se acuerdan de la escena de la película de Robin Williams: "Más Allá de Los Sueños", cuando en el limbo se encuentra con su hijo, materializado en la figura de Cuba Gooding Jr. y que él le dice que eligió esa forma porque sabía que siendo su amigo, sólo así lo escucharía?
Me acordé de eso al leer esa parte y como que por ahí va la onda...

Algo que se me hizo padre es que ese escrito decía que ese famoso "Karma" del que todo mundo habla y siempre dicen que tienes que "purgar" o sanar, muchas veces no te lleva tantas vidas, que a veces llega un momento en que haces un pacto con la vida y en ese instante, cuando reconoces lo que sientes que está mal, tu cuenta queda saldada y entonces evolucionas, y me parece coherente, porque es como esa analogía de la maleta, que entre menos cosas llevas, puedes viajar más fácil y mejor.

Después de explicar esto, en esta parte va la reflexión con la que me quedo de este día: ¿quiénes son las personas que crees que te acompañan desde otro espacio y tiempo? ¿qué es lo que te han enseñado? y más importante aún: ¿Qué cosas les has aportado tú?

Yo pensé mucho en las pocas personas que están cercanas a mi y que para mi son o fueron importantes (porque fue un balance de mi vida en general)...

Me sorprendió mucho darme cuenta en ese punto que quienes en mi dejaron huella, son personas a las que conocí bajo circunstancias muy especiales y que todavía más curioso, algunas de ellas se cruzaron conmigo en el camino varias veces sin que llegáramos a conocernos, hasta mucho tiempo después... Como si el encuentro hubiera sucedido en un momento y tiempo muy concreto. 

Siento una sensación muy extraña cuando intento pensar en: ¿qué será lo que yo le he aportado a cada una de esas personas? ¿les habré ayudado de buena forma? ¿o sólo a través de las veces en que los he lastimado? y aquí fue cuando se me hizo un nudo en la garganta y aunque tal vez ya no sea el tiempo, sentí y en este momento siento la necesidad de pedirle perdón a quienes en el presente están ahí (y esas personas saben bien quien son), por todas las veces que no estuve, por no haber sabido expresar lo que sentía como debía haberlo hecho en su momento; y también por tanta necedad y cerrazón de mi parte, que ha hecho que me pierda de cosas muy lindas que en su momento pudimos compartir.

Yo he aprendido mucho también de toda la gente que para mi ha sido importante. Hoy pienso que si todo esto que leí hoy es cierto, es muy probable que yo misma haya sido quien eligió compartir con cada uno de ellos cosas especiales e importantes sólo durante un tiempo, para luego dejarlos partir. Tengo un rollo muy cañón con la onda de los apegos -en todos los sentidos- y sé que hasta que no logre resolver eso, las cosas van a estar más claras para mi.

Es casi ya final del día, y este es el tipo de cosas de las que no hablamos a diario, quizá por estar inmersos  en el plano real, que es donde permanecemos la mayor parte del tiempo; y por eso me encantaría imaginar que hoy, todos y cada uno de los que pasan por aquí, se toman el tiempo y llegan y se sientan junto conmigo, en el suelo o en algún lugar confortable, para conversar sin prisa y sin noción del tiempo acerca de todo esto.  Me gustaría pensar que es posible que cada uno de ustedes lograra abrirme su corazón -si es que le nace hacerlo- o si no que solamente me compartiera: ¿qué piensa al respecto?, ¿cuáles son las historias de las personas que vienen acompañándolos en esta travesía y desde viajes anteriores?

Fuera de eso, me miro por dentro y me gusta y acepto en lo que me estoy convirtiendo en esta etapa reciente de mi vida. Por fuera estoy consciente de que todavía tengo que trabajar en muchas cosas. Pero no tengo prisa y confío... Sé que he sido una persona muy afortunada en todos los sentidos y en esta cuenta que ya suma 20 días, pido perdón de corazón si lastimé o dañé a alguien... Tal vez no sea suficiente, pero hay cosas que ya no puedo cambiar y por lo mismo ya no debo cargar. Hoy agradezco también por quienes desde otras vidas decidieron seguir en el camino conmigo y me siguen acompañando hasta aquí.

¡Hasta Mañana!

Comentarios

Vane dijo…
La verdad y para serte sincera no creo mucho en todo esto, puede ser que exista pero no lo veo así, a mí me acompañan mis ángeles y Dios después de ahí no creo en otra cosa, ya sé que todos somos energia etc etc etc, pero toda esta mezcla de cosas me confundieron y en realidad no sé a donde va este post.
Tal vez es demasiado complicado para mí y para el resto no en fin...