Ir al contenido principal

50 Días (Día 22).


He seguido contando los días, coleccionando amaneceres diferentes y tardes que pintan siempre el regreso a casa de distinto color. La diferencia fue, que todos y cada uno de los pensamientos que ocuparon mi mente y mi alma se los regalé al silencio; y el recuerdo de tantas imágenes y los fragmentos de los instantes recientes; quedaron sólo como un pacto de silencio sellado nada más entre él y yo.

En el conteo de los días que en apariencia se fueron en blanco; otra vez me asaltaron las ganas de disfrutar de una comida sin prisa y de sobremesa prolongada hasta que la noche desplaza al día... Tuve ganas de usar las letras para hablar de un sueño nuevo en el que me veo un fin de semana viajando por carretera en dirección hacia el desierto; para llegar hasta un lugar donde el abismo se abre entre montañas y rocas, al otro lado de la línea divisoria...

Para escribir también en muchos pedacitos de hoja, todas y cada una de las bendiciones que recibo a diario, y que al llegar el final del día, intento acumular y tener presentes siempre para irme a dormir con el corazón lleno y el alma en paz.

Estoy acostumbrada a caminar sola por las calles; pero hoy más que nunca sé (por las cosas que voy encontrando a diario), que "alguien" a quien no puedo ver y tan sólo me imagino; me acompaña siempre. A pesar de que haya veces en que puede transcurrir el día completo sin que yo le diga algo en concreto... Por las mañanas, lo único que de corazón me sale -y se lo digo- es mi agradecimiento por tener entre las manos un montón de horas que moldearán otro día que se suma; y aunque haya otros en que yo no diga nada, sé que no hace tanta falta, porque es el único que escucha tal cual como son las voces de cada uno de mis pensamientos...

En el salto de los días que transcurrieron del 21 al 22, pensé mil cosas, me quedé con una conversación que no esperaba que se diera, y lo más importante: jugué por las tardes a volver a ser niña. A eso se resume todo lo que hoy tengo para compartir...

Faltan 28 días para completar esta suma de 50 días de cosas positivas; y seguiré aquí en el intento de atrapar todo lo que valga la pena y de buscar la magia donde quizá nadie más la ve.

Comentarios

Vane dijo…
Buscar la magia donde nadie más la ve??? eso no aplica para mí mi chava, yo encuentro magia debajo de las piedras, casi casi así fue como encontré la pluma gastada con la que después hice el post, así que en ese sentido tenés alguien que comparte y comprende eso.

Te voy a regalar una frase que es mía y una vez la escribí en un post: "Nadie está sólo si alguien te recuerda" No te olvides de eso.

Te quiero mucho!