Ir al contenido principal

Cartas desde El Tibet.


Querido Rolf Harrer:

Soy una persona que no conoces, un hombre al que nunca has visto, pero tú eres alguien que ocupa mi mente y mi corazón.
En esta lejana tierra a donde me he ido.

Si te puedes imaginar un lugar oculto, encajado, lejos del mundo, escondido por murallas, de altas montañas nevadas, un lugar donde abunda la belleza extraña de tus sueños, entonces sabes donde estoy...

En el país donde viajo, El Tibet, la gente cree que peregrinando a lugares sagrados, purifican las acciones malas que han cometido. Creen que cuanto más difícil el viaje, mayor es la purificación. 

Yo llevo muchos años caminando, de un lugar lejano al siguiente. Los años que tu llevas de vida, he visto el cambio de estaciones en las mesetas altas. He visto a los burros emigrar al sur en invierno, y regresar por los campos llegada la primavera.

En este lugar donde el tiempo es inmóvil, parece que todo se está moviendo, incluyéndome a mi.

No sé a dónde voy, ni si mis acciones pueden ser purificadas. He hecho tantas cosas de las que me arrepiento...

Pero cuando por fin me detenga, espero que entiendas que la distancia entre nosotros no es tan grande como parece...

Con afecto profundo, tu padre.

Heinrich Harrer.
************
Esta carta es parte de una de las escenas de la película "Siete Años en El Tibet", y me encanta, porque a veces las cartas pueden expresar tanto y materializar en letras sentimientos que se quedan dentro de ti, y también para la persona a quien le escribes, para siempre.
Tal vez hoy no haya mucho que decir, es sólo que de pronto me puse a imaginar en que me gustaría que mañana, cuando vuelva a salir el sol, o al terminar el día, todo el que llegue hasta aquí, encuentre algo lindo, que le llene el alma, y esta carta, vaya que lo es.
¡Buen Domingo!

Comentarios

Vane dijo…
Muy hermosa la carta, muy emotiva, a mí me llega muy adentro este post, daría todo, absolutamente todo para recibir desde el cielo una carta de mi papá, aunque sea en sueños llegue uno de estos días y al pie de mi cama me la lea.

La verdad muy lindo esto que subiste al blog.

Buen inicio de semana.

P.D. Viejo, te amo y te necesito mucho.