Ir al contenido principal

50 Días (Día 24).

Me miras con tu enorme ojo luminoso, y tu luz iridiscente me sorprende siempre en la última parte del camino; mientras yo te pregunto: ¿Qué quieres de mi?, antes de que acabe el día y el color amarillo se difumine de las calles, las banquetas y las casas.

Aún no me has respondido, pero yo he decidido tener PACIENCIA, pero sobre todo: CONFIAR en TÍ.

Y parece que te quedas tranquilo de saber eso, mientras yo te cuento que lo más impresionante de este día para mi fue leer a través de una historia, como son los pensamientos de un hombre poderoso mientras la vida se le escapa en un suspiro...
El párrafo de un libro que me conmovió y me hizo recordar que yo misma soy tan vulnerable.

En este momento ya no da tiempo para hablar de eso, te has ido muy lejos ya; y tu párpado cubierto de sutiles nubes coloreadas de distintos tonos, ya se ha cerrado detrás de la montaña...

No sé si me escuchas todavía, pero antes de irme yo también, nada más quiero decirte: me encantó caminar tanto contigo en la mañana hoy.

¡Hasta Mañana!

Comentarios

Vane dijo…
La respuesta puede tardar, pero si depende de vos está más cerca de lo que crees, abrí bien los ojos!!!!!