Ir al contenido principal

50 Días (Día 26).


Hoy tenía ganas de caminar, y tenía ganas de llegar y no llegar...
Hablé con ÉL en el camino de regreso para preguntarle: ¿Qué plan y qué es lo que sigue?... No me dijo nada, pero me regaló un atardecer hermoso y cálido, mientras yo iba buscando mi reflejo en los aparadores y espejos que encontraba a mi paso, en el intento de averiguar ¿quién realmente soy?

Al finalizar el día, con el sonido del silencio me reveló en un susurro: "Tienes muchos sueños empolvados" y un camino incierto que sólo tú debes recorrer.

Comentarios

M a r u dijo…
Pues a desenpolvarlos mija. Haber que pasa con ellos y a darles riensa suelta.
saludotes martha aki andamos cuidate
Victoria dijo…
Y uno de esos sueños no es una novela? digo... a mi eso me recordo