Ir al contenido principal

50 Días (Día 29).

En este día, sólo dos cosas:

1. Llevo varias semanas pensando en que me encantaría volver a tener un encuentro especial con Dios, tal como me sucedió hace algunos años atrás, una noche después de haber estado en un retiro de evangelización (al que en ese entonces me invitó mi amiga Diana), y esa noche regresé a casa manejando súper contenta, pero sobre todo con el corazón lleno, porque esa ha sido una de las veces en que más cerca me he sentido de ÉL.

Esta tarde, de regreso a casa iba yo caminando con ese pensamiento otra vez en la cabeza y el corazón, cuando de pronto, a pocas cuadras de mi casa, en el camino me encontré con un señor que venía caminando en dirección opuesta a la mía y que al pasar al lado mío, me dijo: "Buenas Tardes, Dios te ama".

Nunca lo había visto, y llevaba una biblia bajo el brazo (supongo yo que era alguien que iba a alguna de las iglesias que quedan por ahí cerca); pero me sorprendió que justo cuando yo iba pensando en eso, esa persona de pronto se cruzó en mi camino y me dijo eso.

Yo le respondí: "Igualmente, buena tarde"...

Entonces los ojos se me hicieron de agua, porque comprobé lo que siempre he pensado... A pesar de que por dentro mi corazón está hecho un relajo, nunca voy sola, y de alguna manera Dios me hace saber que siempre está ahí.

¡Gracias por eso!... ¡Hasta mañana!

Comentarios