Ir al contenido principal

Lunes de Compositores ¡De Película!: Alan Menken.

"Mi objetivo es crear un mundo sonoro que tenga razón de ser y que pueda ser compartido por los espectadores. Y para eso necesito que mi estilo y el de otros compositores se encuentren a mitad del camino. Necesito ser un camaleón”.

Me gusta cuando un nuevo mes comienza en Lunes; porque me da la impresión de que es como arrancar la hoja, para empezar otra vez de cero, y en este, que es casi como la antesala para dar por concluida la primera mitad de este 2011, el blog se viste una vez más de manteles largos, y también de tapetes rojos aterciopelados, para rendir homenaje en esta sección a un compositor de película.

El cine es un universo mágico, un boleto dorado que no sólo nos permite tener acceso a conocer personajes y lugares que de otra forma ni siquiera nos enteraríamos de su existencia... La verdad somos muy afortunados de vivir en una época en la que este invento se encuentra ya muy desarrollado y forma parte del mundo actual.

Pero así como el cine es un arte, no podría transmitir emociones y sentimientos si no fuera de la mano de la música y de los compositores que a través de los sonidos logran recrear una atmósfera, introducirnos en un ambiente específico y hasta provocarnos un sentimiento o emoción... En el caso de Alan Menken, el compositor de película al que nos enfocaremos en este Lunes No. 52, él no sólo es alguien que vuelve todavía más fantásticos y especiales los largometrajes de dibujos animados; sino que forma parte importante de lo que podría ser la historia contemporánea del emporio más grande de fantasía y sueños: Disney...

Pero bueno, sin más rollo, entremos de lleno, para conocer su trayectoria.

*******

Alan Menken


"Yo creo que una de las claves de mi éxito es combinar dos aspectos: A veces mi música tiene que sonar alta y reconocible, pero otras debe desaparecer, hasta parecer escrita por otro"...

Sobre su formación musical:

Nació el 22 de Julio de 1949 en New Rochelle, NY; proviene de una familia de dentistas, a los cuales les encantaba la música; lo cual propició que desde niño, Alan mostrara ya su predilección por la música clásica.

Durante su infancia aprendió a tocar el piano, el violín y la guitarra; además de que era el maestro de conciertos en la escuela secundaria.

Algo muy curioso de este compositor fue que aunque pasaba muchas horas sentado al piano y tanto sus padres como los maestros que lo instruyeron, pensaban que practicaba las piezas de los grandes clásicos como Bethoveen y Brahms; él simplemente se divertía jugando a improvisar con esas partituras. Fue así como comenzó a escribir sus propias piezas clásicas al piano.

También le gustaba el rock y a la música de los grandes compositores de musicales de Broadway (que ya conocía, gracias a que su padre se sentaba al piano y tocaba), se sumó también la influencia de la música de los 60´s, lo que dio como resultado que Alan tuviera cultura musical muy diversa.

Ya durante su adolescencia comenzó a componer sus primeras canciones, con la intención de incursionar en los grandes musicales de Broadway (que siempre han sido su gran pasión). Él piensa que eso se debió en gran parte a que su familia amaba los musicales y desde muy niño lo llevaban a verlos.

¿Pero cómo ser un compositor cuando toda su familia se había dedicado por generaciones a la odontología?... Él pensaba que ese sería también su futuro y se inscribió en la Universidad de nueva York, como estudiante de pre-medicina, pero egresó de ahí con una licenciatura en música en 1971.


“Quise ser músico desde tan pronto como mi memoria puede recordar. No tengo recuerdos que no incluyan una fuerte pasión por la música”.

También trabajó en bares con la esperanza de convertirse en un cantante y compositor reconocido… En esa etapa el teatro musical no era su prioridad, pero hizo una audición para el taller de IMC para complacer únicamente a sus padres, y que consistía en un programa innovador que tenía sede en Manhattan y el cual surgieron letristas, compositores y libretistas reconocidos. Fue ahí cuando Alan se dio cuenta de que realmente le gustaba el reto de escribir para personajes y la adaptación de historias; además de que tenía el don de escribir para teatro también.

En ese campo, la primer canción que compuso para un montaje fue: “God Bless You, Mr. Rosewater” (“Dios te bendice, Sr. Rosewater”), que aunque no fue un gran éxito comercial, se estrenó en 1979, al mismo tiempo que el musical “Evita” de Andrew Lloyd Weber y Tim Rice.

Poco después ingresó a un taller de teatro dirigido por Lehman Engel, y ahí fue donde conoció a su gran amigo y compañero Howard Ashman.

Pero el éxito no llegaría para Alan hasta que en 1986 musicalizó “La Tiendita del Horror” (The Little Shop of Horrors), basada en la versión de culto de 1960.

Unos cuantos años más tarde vendría el ofrecimiento para trabajar con Disney en la musicalización de proyectos; y aunque Alan no tenía muchas ganas que digamos de trabajar con este estudio, porque consideraba que era algo antiguo donde no pasaban cosas nuevas, finalmente aceptó; comenzando así una fructífera carrera dentro de la creación de scores de dibujos animados, cuyo primer escalón fue “La Sirenita” (1986), con la que obtuvo dos premios Oscar, pero su consagración definitiva fue sin duda “La Bella y La Bestia”.


Al público le gustan las canciones porque creo que se debe al contexto y a la decisión de escribirlas y organizarlas, de manera que encajen en un mundo específico. No se trata sólo de incluir una canción en la película, sino un tipo específico de canción, dotada de una gran delicadeza y hecha para un público en particular".

Discografía:

“Little Shop of Horrors” (1986), “The Little Mermaid” (1988), “Beauty and The Beast” (1991), “Lincoln” (1992), “Newsies” (1992), “Aladdin” (1992), “Weird Romance: Two One-Act Musicals of Speculative Fiction" (1993), “Life With Mikey” (1993), “Beauty and The Beast” –The Brodway Musical (1994), “The Music Behind the Magic” (1994) –esta es como una recopilación de 4 discos con los scores completos de las películas de animación que llevaba hasta ese entonces-; “A Christmas Carol” (1995); “Pocahontas” (1995), “The Hunchback of Notra Dame” (1996), “Hercules” (1997), “King David” (1997), "Der Glöckner von Notre Dame" (1996), “Aladdin: A Musical Spectacular” (2003), “Little Shop of Horrors: The New Broadway Cast Recording” (2003), “Home on the Range” (2004), A Christmas Carol: The Musical (2004), “The Shaggy Dog” (2006), “The Apprenticeship of Duddy Kravitz” (1999), “Enchanted” (2007), “The Little Mermaid: Original Broadway Cast Recording” (2008), “Sister Act” (2009), “Tangled” (2010).


“Soy un hijo de Broadway, pero me encanta Hollywood”.

¿Quiénes han cantado sus canciones?

Ricardo Montaner, Ricky Martin, Luis Miguel, Susana Zavaleta, Mijares, Rocío Banquells, Chenoa, David Bisbal, Carmen López, Tony Mateo, Mandy Moore, Zachary Levy, Celine Dion, Jon Secada, Hugh Jackman, Donna Murphy y Michael Bolton (entre otros).


"Con los años y la experiencia me he vuelto más sofisticado. Por ejemplo, al principio, con “La Sirenita” compuse a la forma antigua, con muchos pasos. Había que probar con líneas de audio a escribirlos en papel, luego llevarlas a la computadora, y volver a verlas y revisar todo el proceso... Ahora me voy directo a la computadora y trabajamos de forma digital, aunque el proceso creativo en sí es prácticamente el mismo".

Alan Menken y “Oscar”

En la categoría de mejor banda sonora original y mejor canción, ha ganado la famosa estatuilla dorada con:

La Sirenita” (1989), y "Bajo el Mar"

La Bella y la Bestia (1991), con el tema del mismo nombre.

Aladino, y "Un Mundo Ideal"

Pocahontas (1995), y "Colores en El Viento".

Sus sitios en internet:

www.alanmenken.info


"A veces dejo correr los dedos sobre las teclas, recreo estados de ánimo, pero no, no soy Bethoveen. Lo que hago, lo hago bien, eso es todo".


Curiosidades:

- Es el segundo compositor más premiado en la historia de Hollywood.

- Las 8 estatuillas doradas de Oscar que ha ganado, pesan alrededor de 30 kilos todas juntas.

- A diferencia de otros compositores que necesitan del silencio y el aislamiento, Alan Menken se considera un "músico social", en el sentido de que la gente que ha colaborado con él siempre va a su casa donde tiene un pequeño estudio en el que hay un piano, computadoras y consolas de grabación. Cualquier persona que quiera entrar ahí tiene permitida la entrada, a excepción de sus hijos, pues se considera incapaz de escribir una sola nota cuando hay niños jugando alrededor.

- En su juventud y mientras tomaba un Taller de Teatro Musical con Lehman Engel, él descubrió que Alan Menken era muy talentoso, pero totalmente indisciplinado.

- Durante algún tiempo (cuando tenía 20 años), trabajó haciendo música para ballets y escribiendo jingles, (fue por esa época cuando conoció a Janis su esposa, quien era bailarina de una compañía de danza).

- Escribía también música para "Plaza Sésamo" y ganaba $ 135.00 dólares.

- Considera que su único fracaso fue trabajar en la musicalización de "Vacas Vaqueras" (de Disney también).

-Ha ofrecido asesoría en los montajes para teatro de “La Bella y La Bestia” en idiomas como el español, japonés y francés.

- Para Alan “La Bella y La Bestia” representa una especie de renacimiento de las películas clásicas de Disney.

- El considera que para poder componer necesita de una historia; pero hay algunas que le llegan con indicaciones, como en el caso de "La Bella y La Bestia", el director le sugirió que para la introducción necesitaba que sonara como "El Carnaval de Los Animales" de Camille Saint-Saënz; y Alan Menken lo convirtió en un homenaje para ese famoso compositor y director de orquesta.

- Durante la grabación del score de “La Bella y La Bestia”, la actriz Ángela Lansbury (Mrs. Potts), grabó el tema principal con la orquesta en una sola toma.

- Cuando Alan vio una nota publicada en el periódico New York Times, donde se hablaba de que él era parte de la nueva era de Disney en animación, él dijo: “¡Wow! ¿ese soy yo? ¿y en los créditos?

-Considera que las premiaciones de los Oscares no son tan divertidas como la gente piensa –sobre todo para los compositores o figuras que no son tan famosos como las estrellas de cine- y por eso no le gusta asistir.

- Para él, la diferencia entre Hollywood y Broadway es muy clara: En Hollywood cobras, mientras que en Broadway cobras menos, pero eres parte de la producción.

- Tiene un contrato firmado con Disney que le permite llevar a la par su carrera como compositor de musicales para Broadway, donde ha hecho la música para montajes como: "Un cuento de navidad", "Weird Romance", "Real Life Funnies". Matrimonio artístico que considera ventajoso para ambas partes.

- De todas las partituras que ha escrito, de la que más se siente orgulloso es de: "El Jorobado de Notra Dame", que le llevó 3 años de trabajo con la letrista Stephen Schwartz, (con quien también colaboró en Pocahontas).

- Para la partitura de “La Bella y La Bestia”, el letrista Howard Ashman (quien falleció en 1991) colaboró con Alan Menken.

- Años después del fallecimiento de Howard Ashman, Alan encontró un audio cassete que estaba abandonado en una caja, (en aquella época él y su compañero literalmente vaciaban todas sus ideas en una cinta), y él pensó: "Vamos a escucharla, probablemente no es nada importante, pero vamos a ver que encontramos aquí".

Lo que encontró en ese cassete fue más de 1 hora y media de grabación en la que él y su compañero estuvieron trabajando en la composición de "La Bella y La Bestia". Ellos tenían en ese entonces la encomienda de componer una canción que funcionara más allá de la película, y lo más difícil para ellos fue lograr que el tema tuviera "simplicidad".

- Alan Menken, se inspiró para el tema central de esa película, en una serie de televisión.

- La canción más fácil de componer fue "Be Our Guest" ("Que Festín" - En español), interpretada por: Lumiere, Mrs. Potts y los objetos encantados. Para esta canción la idea partió de que Alan le comentó a Howard: "te doy una pieza de música un poco tonta, como si fuera una caricatura de Maurice Chavalier y tú empiezas a proyectarla". Así la letra fue escrita tal cual como surgía de su cabeza, realmente sin reflexionar.

- El dentista de la película "La Tiendita del Horror" (The Little Shop of Horrors) está inspirado en su padre, quien a los 88 años de edad todavía ejerce esa profesión.

-Entre sus proyectos más recientes está "Enredados" y la musicalización para la película del Capitan América.

-Además de los discos con las bandas sonoras de las películas, algunos temas individuales de Alan Menken se han incluido en varios álbumes recopilatorios de música o de soundtrack de película, tal es el caso de: “Measure of a Man” para la cinta: “Rocky V” y “My Christmas Tree” de “Home Alone II: Lost In NY”. –por mencionar sólo dos de las más famosas-

- La música de El Jorobado de Notra Dame, la hizo inspirado en la música de los gitanos, medieval, sacra, de ritmos parisinos de bulevard y la música circense.

- En cuestión de marketing, las bandas sonoras que más vendieron en los Estados Unidos fueron: "Aladdin" y "Pocahontas" (con cuatro millones de discos). Le siguen en orden de ventas: "La Bella y La Bestia.", (con tres); "La Sirenita", (con dos); "El Jorobado de Notra Dame", (con uno), y "Hércules", (con poco menos de un millón de discos vendidos).


“Mi compromiso artístico es permanecer fiel al espíritu de la historia, pero convertirla en un musical de éxito. Cuando compongo pienso en tomar la historia que se quiere narrar y hacerla más accesible aún para la audiencia”.

Hasta aquí este Lunes de Compositores ¡de película!, en el que en lo personal aprendí bastante de este compositor, cuyo trabajo va más allá del mundo fascinante de Disney.

La verdad merece un post aparte el trabajo que se realiza para cada banda sonora; pues además de los detalles sobre cada uno de los scores de las animaciones que todos conocemos, existen cosas muy interesantes relacionadas con la producción y making of de las películas de Disney (ojalá de el tiempo más adelante para preparar algo especial sobre eso en el blog).

Por último, como siempre el cierre de la sección es con algo de música, pero como en este caso, los temas de las animaciones de Disney son bastantes y por todos conocidas, si elijo alguna en particular, sería un tanto como ser imparcial; porque me imagino que cada uno de ustedes tiene su tema de película favorito; así que mejor cierro este Lunes de Compositores No. 52 con un pequeño medley en el que el propio Alan Menken interpreta al piano algunos de los temas más famosos de las cintas de dibujos animados y empezando su recorrido musical desde el tema de “La tiendita del horror”…

Buen inicio de semana a todos y nos leemos en el próximo Lunes de Compositores.



“A mí no me interesa trabajar desde lo cerebral, sino desde el corazón, desde el sentimiento”.

Comentarios

Vane dijo…
Ayy me encantó, además tiene que ver con las grandes creaciones de Disney y la bella y la bestia me puede y me va a poder toda la vida esa película, nunca voy a olvidar lo que sentí cuando era una niña y se acabó la peli, y esa sensación me la sigue provocando aunque la haya visto 18 veces, ayyyyy y la canción de Aladin que belleza!!!!.

Creo que me perdí!!! jijijijiji, es que me encantó, cuantas cosas hermosas, cuantos recuerdos, y CUANTO ARTE!!!, además cuando en algunos de estos lunes veo alguna reflexión que hacen los artistas y es lo mismo que pienso yo, o refleja mi forma de escribir digo: wow no me siento tan lejos de ellos, pero lo digo en el buen sentido, no me estoy comparando a gente con un talento brillante y carreras por décadas, pero siento lindo cuando veo cosas que me identifican.

Gracias, gracias, gracias porque me acabo de despertar y el buen día me lo dio tu blog.