Ir al contenido principal

Más Allá del Tiempo (The Time Traveler´s Wife).

Fotos propiedad de: New Line Cinema.

Imagínense que un día, a bordo de un vagón del metro pasa lo siguiente: una mujer, viaja sentada junto a la ventana ocupando un sólo asiento . No sabemos si viene de su trabajo o se dirige hacia su casa (eso es lo de menos), pero justo ese día, mientras ella  va leyendo el periódico, un joven extraño, pero que que al mismo tiempo tiene una mirada muy dulce, se sienta muy cerca y comienza a sacarle plática. Esta es la conversación que se da entre ellos dos: 

Él: -Disculpe... ¿Es usted Annete de Tamble?-
Ella: -Sí.-
Él: -¡Te amo!...-
Ella: -¿?- (cara de desconcierto).-
Él: -Quiero decir... Amo tu trabajo, tu forma de cantar, tienes una gran voz.-
Ella: -Gracias, lo aprecio... (ella se siente halagada, pero se apena con el comentario y lo único que puede hacer es corresponder con una sonrisa)... La gente no me reconoce, al menos no en el metro...-
Él: -Mi nombre es Henry.-
Ella: -¡Que curioso!... mi hijo se llama Henry, pero sólo tiene 3 años.-
Él: -... Conocí a una chica, y cuando estoy con ella, me siento seguro. No me sentí así desde hace mucho tiempo... Desde que era un niño... Me gustaría que ella te escuchara cantar.-
Ella: -Quizá algún día lo haga... (le sonríe).

Después de eso, los dos se quedan serios por unos cuantos minutos y se miran... Es la primera vez que coinciden, pero ninguno de los dos se ve como si fuera un extraño... Eso se percibe en los ojos de ambos, pero a pesar de eso, y de que a él le gustaría quedarse, sabe que ya no tiene tiempo y tiene que apresurarse a despedirse. 

Él: -Me dió gusto conocerte.-
Ella: -Un placer conocerte a ti también.-

Vuelven a quedarse en silencio otra vez... Nuevamente se miran y se sonríen uno al otro en un gesto de complicidad. Después, él se levanta y se va.

Ella: -Asegúrate que la chica sepa lo que sientes por ella.-
Él: -¡Tu hijo te ama muchísimo!-
Ella: -Lo sé...-

Él se baja del vagón y en el instante que el metro se mantiene detenido, a pesar de estar tomando caminos diferentes, parecen haber decidido no perderse de vista el uno al otro hasta que eso sea inevitable... Ella lo acompaña con la mirada desde su asiento junto a la ventana; mientras que él por su parte, de pie en el andén; no deja de verla a través del cristal y le sonríe; hasta que el metro vuelve a ponerse en marcha y desaparece para siempre de su vista...

*****************

Esto que acaban de leer es parte del encuentro en el tiempo, de un hijo con su madre (que falleció cuando él tenía tan sólo tres años).

Es también una de las tantas historias que pueden contarse y que puede vivir y volver a repetir, Henry de Tamble, un chavo que a causa de una enfermedad genética llamada "Cronoimpedimento", se transporta sin poder tener control de ello, a través del pasado, el presente y el futuro...

A pesar de que pensar en una persona con esa capacidad suena emocionante, y casi, casi, como si fuera una especie de "don"; esto, resulta ser todo lo contrario, porque el problema es que Henry no tiene control de esa capacidad para viajar en el tiempo, ni tampoco puede permanecer mucho en los lugares donde aparece y desaparece...


La única ventaja que tiene, es que siempre vuelve a los mismos lugares, tal vez en diferente tiempo; pero no puede cambiar ni alterar el orden en que las cosas suceden (como por ejemplo evitar el accidente de auto donde su madre falleció).

Él va y viene sin poder controlarlo, se materializa y desmaterializa con la misma facilidad, pero tampoco puede llevar nada consigo y esto representa un verdadero problema, porque en cualquier punto donde él vuelve a materializarse, aparece desnudo y por esa razón; lo primero que tiene que hacer -sin importar el lugar a donde llegue- es robar ropa para vestirse.


Una historia muy mágica que habla de las conexiones en el tiempo y de lo que podría hacer Claire Abshire, una chava que se enamora de un hombre como Henry, que es casi perfecto, a no ser por este problema que lo hace viajar en el tiempo y perderse de muchos momentos especiales con las personas que él ama.


Me encantó esta película, porque además de ser una historia súper original, no es nada predecible, tiene escenas muy emotivas y te enamoras del personaje de Eric Bana... (¿por qué no hará Diosito más niños como su personaje en esta peli?)...


No quiero contar mucho, (aunque me imagino que algunas personas que leen el blog) ya la vieron; la onda es no echarle a perder el factor sorpresa a quienes no.

Me encantó ver esta película acompañada; y como dato adicional sólo puedo agregar que está basada en  un best seller que se publicó en el año 2003 y que es de la autoría de una chava que se llama Audrey Niffenegger. El libro en que se basa esta cinta, fue el primero que ella publicó;  y aunque es una historia de amor,  lo que lo hace interesante y evita que caiga en lo "cursi", es que ella fue lo bastante visionaria e inteligente para saberlo enfocar desde una perspectiva científica.


Lo padre aquí es que el protagonista es un hombre normal, no tiene poderes mágicos ni es un "elegido" con la capacidad de viajar a través del tiempo para cumplir una misión. Lo suyo es simplemente un problema genético; y eso, además de engancharte en todo lo que sucede en las constantes idas y regresos de Henry;  te lleva a entender sin necesidad de grandes explicaciones sobre las leyes de la física o justificaciones científicas muy rebuscadas, que todo lo que él hace, es sólo con el propósito de lograr llevar una vida normal.

Audrey Niffenegger. 

Me encantaría leer el libro... Quizá en inglés, sería un buen reto (¿no creen?); ya leí uno sobre la vida de Edith Piaff, pero este me encantaría leerlo por la cuestión de que siento que en el idioma original que ha sido escrito, puedo encontrar muchos detalles que en la película no se vieron y que quizá por cuestión de traducción se perderían... Igual es demasiado pretenciosa mi idea, pero bueno, si la película me fascinó, ¿se imaginan lo que sucedería con el libro?...


Para concluir, les puedo compartir un dato curioso sobre esta cinta, que fue empezó a rodarse en el año 2007 en locaciones de Toronto y Ontario, Canadá. y se tardó un poco, primero porque el guión tuvo que ser readaptado, y una vez, ya en plena etapa de producción de la cinta, la filmación se detuvo durante algunos meses, primero porque Eric Bana estuvo filmando al mismo tiempo Star Trek, y su personaje en esa película requirió que él se rapara por completo el cabello; entonces en esta producción hubo que esperar a que le creciera.

También las escenas donde él se encuentra en el prado con Claire (cuando ella era niña); se convirtieron en un obstáculo temporal, porque una vez que se empezó a filmar y los meses transcurrieron, hubo que esperar a que cambiara la estación del año, para que esa locación volviera a verse similar a como lucía en las tomas que ya se habían realizado previamente y eso retrasó la filmación... Ese es el rollo de filmar en exteriores; vaya que si lo sabré yo...



En conclusión, espero que si algún día se topan con esta película y la ven, compartan conmigo la misma impresión que yo tengo sobre la misma, que siempre me "clavo" mucho en las cosas que están relacionadas con los viajes en el tiempo o con poder hacer cosas que de pronto le aporten algo a alguien o cuenten una historia más adelante... Insisto, a mi me encantó... Aunque hace más de 2 semanas que la vi, para mi fue muy especial por muchas razones, y como no quería que me pasara otra vez como con otras cintas que en su momento "el  tiempo me comió" y ya nunca las plasmé dentro de mis Páginas Sueltas para contar porque fueron especiales... Aunque un poco tarde, por fin me di el tiempo, ya que de verdad tenía muchas ganas de hablar en el blog de esta película.

¡Gracias por compartirla!

"El tiempo no tiene precio, es gratis... No te puedes apropiar de él, pero lo puedes usar.
Lo puedes compartir, pero no lo puedes retener. Una vez que lo has perdido, nunca se puede recuperar".
-Audrey Niffenegger-

Comentarios

Vane dijo…
"Una vez que lo has perdido, nunca se puede recuperar" Totalmente de acuerdo con la autora de esta obra que a mi me encantó, creo que nunca nadie supo definir tan bien las cosas que no he vivido como esta autora, una simple frase lo resume todo. Solo el que padece pérdidas reales, o ver como se le pasa el tiempo y todo queda atrás sin poder remediarlo es capaz de entender.
Martuchis dijo…
VANE:
Siempre que te escucho hablar así, se me apachurra el corazón, porque sé que eso siempre ha sido una constante en tu vida y porque esa es una circunstancia que quienes estamos a tu alrededor y te queremos no está en nuestras manos ayudarte a resolver.

Cualquier cosa que yo te pudiera decir está de más (no porque mis palabras no tengan validez), sabes que todo lo que yo expreso sobre ti y los buenos deseos sobre las cosas que de corazón me gustaría que te pasaran, las digo porque en verdad las siento.

Como tu amiga que soy lo único que puedo hacer es ofrecerte de corazón muchos parchecitos para el alma y planes para una operación "Happy Face", que igual no sirve de mucho ni puede compensar lo que te duele, pero si te puede servir para distraerte y para que mientras la vida te define todo eso, te sientas mucho mejor.

Sobre lo que escribió la escritora yo también pienso que es muy cierto esa parte con la que te identificas, pero también hay un fragmento en donde dice que "El tiempo no te puedes apropiar de él, pero lo puedes usar".

Tal vez a ti la vida te ha negado cosas, pero tu papá te dejó una herencia muy valiosa dentro de tu alma, y pienso que mientras dentro de ti, exista todo eso que llevas siempre, no todo está perdido.

Yo todos los días platico con Dios y aunque sólo Él sabe los planes que tiene para ti, yo me aferro a la imagen de la chica de las estrellas fugaces que conocí y vi tan feliz en la playa, hace 3 años.

Ojalá que así sea, una de las cosas que más quiero en este mundo es verte feliz y como una chava totalmente realizada.

Gracias por pasar y estar.