Ir al contenido principal

"Desempolvando" La Bitácora de Viaje...


Hace tres años caminé por última vez entre esas calles, me encontré con amigos nuevos y otros de hace algún tiempo que a pesar de no ser tan cercanos, coincidieron conmigo al tener en común el gusto por un mismo artista y algunas ideas en común... Las 3 veces que he estado en esa ciudad y he recorrido tantos kilómetros, siempre fue para ir tras la búsqueda de un sueño; pero después de un tiempo tan largo, esta vez es diferente, porque voy siguiendo el llamado de mi propia voz interna; que como ser humano me dice, que esta puede ser una experiencia muy especial que en otras condiciones será difícil que vuelva a repetirse.

No sé lo que voy a encontrar ni tampoco lo que me espera. No soy una persona que ha viajado tanto, pero las pocas veces que lo he hecho, todo lo que vi y experimenté me llenó el alma de muchos colores, al igual que sucedió con las páginas de este blog. Creo que en la vida de cualquier persona eso es lo único que cuenta: las cosas que tal vez no son tangibles, que no se pueden medir en valor monetario, pero que en contraste se pueden atesorar y guardar para siempre adentro del corazón.

Yo hice todo lo que estuvo en mis manos para que reabrir La Bitácora de Viaje fuera algo posible. Dios y la vida dijeron "Sí"; y está ya el 50% del camino recorrido. Hay una fecha marcada ya en el calendario como punto de partida, los boletos de acceso para esta aventura están dispuestos, pero en cuestión de planes nunca está dicha la última palabra y aunque falta poco más de un mes; luego de unos días muy pesados de esos en que las cosas pegan y duelen; hoy tan sólo quiero agradecer por esa posibilidad de estar con vida, y de contar con todos mis sentidos completos y que intento aprovechar al máximo, para quizá volver a escribir una página distinta en el diario de viaje.

No sé porque, pero de unos meses atrás a la fecha, pienso mucho en todo lo que escribo y he escrito antes... En que me gustaría mucho que el día en que Dios decida que yo deje de existir, todas y cada una de esas páginas fueran de las cosas valiosas que se quedaran en el recuerdo de la gente que me ha conocido o por algo haya estado cerca de mi.

Independientemente de lo que vea y viva, sé que si todo sigue conforme a lo planeado y estos 4 ó 5 días se realizan, el tiempo lo voy a intentar estirar hasta donde sea posible, para llenarme de cosas positivas y especiales que luego pueda compartir con todo el que en un futuro pase por aquí.

Eso es lo mejor que yo sé hacer, atrapar momentos, para luego convertirlos en historias por medio de las letras. Espero no defraudar a quien alguna vez recorra estas líneas; porque cada vez que yo escribo, para contarles algo, es como si en cierta forma a pesar de caminar por las calles de otra ciudad no lo hiciera sola; y mi intención siempre ha sido transitirles un poco de las emociones que en ese proceso, voy experimentando yo también en mi interior.

De eso se ha tratado siempre este blog; así que después de más de 730 días en este primer fin de semana del mes de Agosto, desempolvamos juntos esta Bitácora de Viaje, para intentar escribir (lo que si Dios quiere), espero que sea para ustedes y para mi, una historia distinta y muy especial.

Ojalá que así sea... Aquí empieza la cuenta regresiva; y mientras transcurren los días; con una imagen captada en una de esas largas caminatas tan padres que hice sola hace 3 años; la coloco en esta Página Suelta como símbolo de esperanza y buen augurio... Mientras en silencio suspiro y agradezco también por este día, por los nervios que ya comienzan a manifestarse en forma de sensaciones curiosas en la panza, porque confío en lo que Dios disponga para mi, a partir de aquí.

Ya en los días siguientes les iré contando lo que pase. Gracias por pasar por aquí y tomarse el tiempo para leer todo lo que estoy sintiendo y pensando en este día.

Comentarios

Vane dijo…
Creo que está todo en su lugar, falta que llegue la fecha y largarse a la aventura.
Estoy segura que no te vas a venir con las manos vacías, todo lo contrario, hasta los bolsillos vas a traer llenos de experiencias positivas y cosas para compartir en el blog.
Cada viaje al DF ha sido increíble para vos, y creo que esta no será la excepción.

Espero de todo corazón que te puedas sorprender, y que todo resulte mucho más grande de lo que pensas o imaginas.

Un abrazo!