Ir al contenido principal

Instante de Irrealidad...


...Y los minutos transcurren a la velocidad de la luz.
La nostalgia se escurre en el alma, como agua que se diluye entre los dedos, si abro los ojos te pierdo, si los dejo abiertos ya no te puedo ver.

Al amanecer, los abrazos imaginarios se desintegran, la tibia humedad de los besos se evapora, y ante el vacío del mundo real todo se vuelve inexistente.

Mi búsqueda comienza, sin mapa y sin brújula... En el horizonte visualizo el camino donde trazaré la forma de las primeras huellas... Nunca sé que tan lejos, ni tampoco dónde está el punto final.

¿Soy cobarde si me resisto y cierro los ojos?; para volver tan sólo por una décima de segundo al mundo imaginario: Al lugar donde las cosas no duelen, donde alguien siempre te espera, el punto donde los sueños se tocan, mientras la razón me grita desde el mundo real que regrese, y que una vez que lo haga, no olvide nunca, que jamás debo volver a escribir de amor.

Yo la escucho, pero el alma me pide que vaya en dirección contraria... La voz se percibe todavía, pero cada vez más lejos... Quedan menos de 3 minutos para que finalice todo; pero yo no quiero irme... En 180 segundos sé, que me quiero quedar para siempre ahí.

En el mundo real amanece... Un par de manecillas le siguen el paso a la eternidad que se viste de impermanencia... El tiempo no es eterno tampoco; y aunque por dentro yo no quiera, mi instante de irrealidad se agota y cuando en el mundo real amanece: hay que volver...

Comentarios

Vane dijo…
Antes que nada preciosa la foto.
A veces no se debe escuchar tanto a la razón, ella no entiende que hay cosas donde sólo manda el corazón, y cuando ese habla el resto del mundo hace silencio.

Es bueno soñar, es bueno recordar siempre y cuando exista un equilibrio que nos permita continuar.

Lindo el texto, de esos que me gustan a mi.