Ir al contenido principal

Bitácora de Viaje: Viernes de última hora en el parque...

Viernes 9 de Septiembre, 2011.
7:10 pm

Sentada frente al monumento de La Diana Cazadora, la ciudad se siente viva. A pesar de que el viento se siente fresco en la piel, parece que este Viernes todo mundo tiene algo que hacer.

Por aquí pasa gente con sus perros, algunos novios se despiden a besos antes de que el semáforo en verde termine, y de modo irremediable tengan que soltarse de las manos para dividir sus caminos en direcciones contrarias sobre la Avenida Paseo de La Reforma.

El transporte colectivo, también viaja en dirección hacia todos los puntos de la ciudad. Desde aquí, yo soy una persona más con su propia historia. Hoy no tengo prisa por llegar a ningún lado, no me dirijo como en otros días hacia ningún destino nuevo o conocido, no voy hacia ninguna parte, nadie me espera, ni tampoco me acompaña; tan sólo soy yo en el presente, con el corazón tranquilo en algún punto concurrido de una lejana y enorme ciudad.

Ha sido un día muy largo y extenuante... Mi única necesidad fue buscar algo que tuviera sabor a chocolate... Lo he encontrado aquí muy cerca; y mientras buscaba algunas monedas, me di cuenta que aunque llevo en los bolsillos de mis jeans todos mis miedos, y en otro también todos mis sueños; hoy descubrí que mi corazón está tranquilo desde hace un buen tiempo.

La verdad no sé si haber llegado hasta aquí me dará todas las respuestas... Por hoy ya he tenido la oportunidad de sumarle otro día a mi existencia; y me gastó los últimos minutos de este día entre la espera para poder entrar a una sala de cine.

Me ha encantado estar aquí, pero dejo de escribir en este instante para sumergirme de lleno en otra historia ajena por completo a mi.

Comentarios

Vane dijo…
Es hermosa la sensación de andar sin prisa, estar sólo disfrutando del aquí y ahora...así son las vacaciones!!!

Me alegro que hayas tenido momentos así, y momentos para disfrutar otras cosas también.

Sigo leyendo...
Martuchis dijo…
VANE:
Así fue. En esos días en el D.F. yo lo resumiría a que viví toda la gama de emociones.

Me sirvió mucho estar sola y en un punto neutral. No se lo que venga, pero hay ganas de caminar para ver que es lo que sigue. Bueno o malo, pero de eso se trata la vida.

Gracias por estar ahí.