Ir al contenido principal

Historia en La Canción: "El Mapa de tu Corazón".


Ana vivía en el segundo piso de un edificio antiguo de departamentos. Era un lugar muy pequeño, con una puerta que asomaba hacia un balcón.

Durante los meses de verano -y cuando ella estaba en casa- siempre le gustaba tener la puerta abierta. Por las mañanas, (mientras se arreglaba); porque el ruido de los autos y la gente por las calles la entretenía; mientras que por las noches, se adormecía bajo la claridad de la luna que en medio de la oscuridad más profunda, llegaba para iluminar hasta el pie de su cama, y la eterna danza de las cortinas con la brisa fresca de la madrugada; la hacía conciliar el sueño de manera tranquila; gracias a la idea de que en las noches sofocantes, una tregua al calor, siempre es bienvenida.

Pero una noche, Ana soñó que un pájaro de color azul entraba también junto a los rayos de la luna. Entre dormida y despierta ella lo vio volar por el interior de su habitación. Era un poco extraño... Porque en su conciencia no cabía la idea de que un ave pudiera volar y cantar de madrugada... Supuso que había sido un sueño; pero se sorprendió, cuando a la mañana siguiente, encontró sobre el suelo del balcón una pluma de ave, de ese mismo color.

Le pareció que era muy hermosa y decidió guardarla adentro de un libro. Con el paso de los días, aquella pluma de ave fue y vino con ella a todos lados... Algunas veces como marcador entre las páginas de un libro, o presionada entre el papel con las anotaciones que eran parte de su agenda del mes.

A partir de ahí, el pájaro volvió para visitarla durante todas las noches, y aunque Ana no sabía si lo que veía entre sueños era realidad o fantasía, lo que si fue cierto es que su vida cambió, y ella se convirtió en una mejor persona.

Al despertar, su primer impuso era correr hacía el balcón, para descubrir si el ave le había dejado algo; y después de la pluma, en los siguientes días encontró flores de distintas clases y colores; un pergamino enrollado con un mapa; un listón de color rojo con un nudo en medio; así como también una postal tan desgastada como antigua.


Una noche, Ana soñó que el ave se convertía en un hombre extranjero que pasaba la madrugada al pie de su cama, contándole un montón de historias.

Ella se sentía feliz, y no quería que todo eso terminara, así que compró un alimentador de pájaros y lo colgó en la parte exterior del balcón.
El cansancio de las tardes, luego de regresar del trabajo se desvaneció por completo, porque en cada final del día, ella volvía a casa con algún objeto que hiciera de la entrada del balcón un sitio más agradable y fue así como en unas cuantas semanas, ese pequeño rincón de un segundo piso, se transformó en un lugar cálido y especial.

A veces soñaba con los viajes y el recorrido del ave. Se adormecía ya no con la danza entre el viento y las telas que separaban su intimidad del cristal de las ventanas; sino imaginando también que durante todos esos viajes y trayectos ella le podía acompañar.

En sueños vio la extensión del océano más azul y profundo. Al despertar, recordaba lugares y ciudades que jamás en su vida había visto; y hasta sentía un poco de miedo porque también eran lugares en los que nunca estuvo; pero conocía muy bien, gracias a el mapa de su corazón.

Cuando el otoño llegó, el ave dejó de visitarla... Ana esperó durante 2 ó 3 vueltas del calendario, luego, por cosas del destino ella también tuvo que irse; los años pasaron, el balcón siguió ahí, aunque con el departamento vacío, las puertas siempre abiertas, esperando el regreso de aquel pájaro azul...
*Foto: Balcón en La Colonia Roma, México, D.F.

Me Cuesta Tanto Olvidarte (2006) | Ana Torroja |"El Mapa de tu Corazón" | Track No. 13 (Bonus Track)

"El Mapa de Tu Corazón"
Letra: I.Cano | Música y arreglos: Aleks Syntek.
Ha venido un pájaro del cielo, 
ha aterrizado en tu pelo,
te ha robado todos los secretos,
de tu silencio.

Le has querido comprar una jaula,
le has querido meter en tu cama,
pero las ventanas de tu cuarto
miran al viento...

Tú sabes como viaja,
y le sigues por el mapa,
la ruta de tu corazón...

Date la vuelta,
deja abierta la puerta,
déjale volar,
déjale soñar,

Date la vuelta,
deja abierta la puerta,
ya te cansarás,
de tanto llorar...

Siempre sales por el equipaje,
donde el pájaro estuvo de viaje,
tienes la casa llena de flores,
de todo el mundo...

De la India te ha traído un sueño,
de la Isla te trajo un isleño,
todos los regalos son pequeños,
si hay un beso...

Tú sabes como viaja,
y le sigues por el mapa,
la ruta de tu corazón...

Date la vuelta,
deja abierta la puerta,
déjale volar,
déjale soñar...

Date la vuelta,
deja abierta la puerta,
ya te cansarás,
de tanto llorar...

Le has querido comprar una jaula... 
le has querido meter en tu cama.... 
pero las ventanas de tu cuarto... 
miran al viento... 

Date la vuelta,
deja abierta la puerta,
déjale volar,
déjale soñar...

Date la vuelta,
deja abierta la puerta,
ya te cansarás,
de tanto llorar...

Déjale volar...
Déjale soñar...

Comentarios

Vane dijo…
Linda historia, y linda la canción. Tienen elementos que inspiran a la chica de las estrellas fugaces, y que rescatan a Vane en el día a día.
Este tipo de canción con algo de fantasía en la voz de Ana queda perfecta.

Una vez encontré un pájaro azul en la puerta de mi casa, fue doble mi sorpresa, primero por encontrar un pájaro de noche, segundo que haya sobrevivido estando en el suelo expuesto a los gatos.
Como me di cuenta que llevaba mucho tiempo en cautiverio -por eso casi no volaba- lo metí en una jaula confortable y durante el día lo dejaba debajo de los árboles, para que su encierro no fuera tan duro.
Duró un tiempo conmigo después murió, se notaba que era un ave algo viejita.

Te dejo un abrazo!