Ir al contenido principal

Meditación.

Respiro...
Y escucho a mi cuerpo.
A mi voz que me habla por dentro... Expresa palabras que murmuran sobre mis emociones y pensamientos; de todo eso que en realidad soy.
Mis ojos están cerrados, pero es en la ausencia de luz que puedo ver con más claridad como mi corazón late y está más vivo que nunca, a pesar de que no haya todavía ningún indicio de que alguna vez habrá alguien viviendo en el.

Miro hacia adentro y es como si mi cuerpo fuera un traje que no me he quitado durante mucho tiempo... Con el alma desnuda me siento y la observo... Me dice tanto en silencio; me señala a través de lo físico de sentimientos disfrazados y de las sensaciones en que tuvo que convertirse para que yo le diera aunque fuera un poco de atención.

Todas las cosas que a lo largo de los años me dolieron, lo resguardaron sin darme cuenta por cada parte distinta; hasta confeccionarme una armadura muy dura... Despojada ahora de ella, desde afuera a mi cuerpo yo lo veo en el espejo tan frágil, y le quiero dar el abrazo y la ternura que tanto necesita; pero basta tan sólo esa sencilla intención, para aprender el verdadero significado de la palabra "soltar"...

Respiro...
Y escucho a mi cuerpo...
Ni el aire que me da vida me pertenece, porque al igual que todas las cosas que me rodean lo tengo que soltar, dejar ir, para poder continuar.

En plena penumbra El Camino de En Medio es más visible que nunca; y con los ojos cerrados mis pasos son tan certeros, que no necesito buscar ya más respuestas en horizontes inciertos, ni tampoco irme demasiado lejos en teorías y preceptos, para saber que por ahí quiero caminar.

Respiro...
Y escucho a mi cuerpo...
Abro los ojos y sólo tengo este instante presente; estoy preparada para permanecer este día en el mundo real.

Comentarios

Vane dijo…
Cuando uno no tiene que decir es cuando hay que meditar???
Martuchis dijo…
Tal vez a los demás o en un blog se puede no tener nada para decir, pero a uno mismo o tu cuerpo a ti mismo siempre tendrá algo importante que decirte y la meditación sirve para eso (entre otras muchas cosas).

Gracias por pasar.
sandra fabian dijo…
eres genial y concuerdo contigo muchas cosas q decir y aprender a dialogar con una misma,creo q llegar a este blog no fue casualidad me encuentro ami mejor dicho gracias por compartir :) saludos desde Arkansas
sandra fabian dijo…
este blog me encontro ami o yo a el lo cierto esque me ha ayudado demaciado y acompañado para encontrar que haya afuera existe gente que inspira y enseña,hoy curiosamente minutos antes intentaba tener un momento de meditacion y dialogo conmigo misma :)) un abrazo grande desde Arkansas
Martuchis dijo…
Sandra:

Yo apenas estoy empezando a aprender meditar y lo poquito que llevo practicando me ha servido mucho para mi vida diaria.

La mente es como una mariposa que va de un lado a otro y no tiene descanso y cuando meditas es como darle un respiro y sobre todo cuando tienes pensamientos o sentimientos que te hacen daño y te lastiman y eso ayuda mucho.

Me da gusto que lo que has encontrado hasta ahora te haya podido servir.

Bienvenida al blog.