Ir al contenido principal

El Último Post del 2011.

Esta noche termina el 2011, y no sé si a ustedes les ha pasado o tengan la impresión de que la última semana del año siempre es muy curiosa, porque parece como si estuvieras en el "limbo"... Es como esas veces que te quedas en blanco, o que no piensas nada, y simplemente ves todo a tu alrededor pasar.

Yo he experimentado esa sensación en las pocas veces que he viajado en un avión; y me gusta eso, porque además de que creer que en el aire el tiempo se detiene (aunque en realidad eso no sea cierto), es como si por un instante pudiera tener la capacidad para desprenderme de mi misma, y observarme tal como si yo fuera otra persona, ahí en el asiento de enfrente, sentada junto a la ventanilla.

Esta última semana del 2011, para mi ha sido algo muy similar a eso. En el instante mismo en que escribo esto es precisamente como si tomara asiento cómodamente en el interior de una aeronave que mientras viaja hacia un destino incierto; a mi me inspira a cerrar los ojos, para ordenar mis pensamientos y guardar también en bolsillo del alma, todas las imágenes captadas de momentos que viví en este ciclo que está a punto de concluir.

Fue un año muy difícil (pero sé que lo fue mucho más para varias personas muy queridas y cercanas), pero no se trata de hacer una apología de eso, porque cada uno de nosotros en su interior sabe cuál es el saldo final entre las cosas que valen la pena, las que duelen y no es tan fácil deshacerse, y también las negativas o adversas que para bien o para mal siempre te dejan un aprendizaje.

De eso se trata esta última Página Suelta del año, eso es exacto lo que yo quería sentarme a escribir para dejar en este espacio en el que desde hace algún tiempo es como una premisa anotar sólo lo que llena por dentro, lo que deja algo... Pero sobre todo, atrapar pedazos de momentos en los que sin que necesariamente haya sucedido algo importante, algún detalle, o lo más simple, le dieron sentido o hicieron diferentes los días que de repente son de un color neutro y demasiado normal.

Creo que lo más valioso para mi este año fue haber encontrado "El Camino de en Medio" (Budismo), el viaje para conocer el Dalai Lama y que más allá de eso, esos días sola, en silencio, me sirvieron mucho para escuchar lo que en mi interior yo misma tenía para decir.


Siempre que pienso en como se han dado las cosas respecto a eso y lo que he aprendido, es muy curioso para mi darme cuenta que ya estaba en el camino desde hace tiempo atrás. Había leído varias cosas que se relacionaban con esa filosofía de vida, sin sospechar siquiera que en el 2011 iba a tener un encuentro más directo con todo eso; y tal vez fue hasta ahora, porque ya era el tiempo.

Es evidente que me falta todavía un buen por aprender, pero lo poquito que llevo hasta ahora me ha servido y estoy segura que me va a seguir siendo de utilidad; sobre todo al transitar por el camino de las emociones negativas y las situaciones adversas que es muy probable que me toque vivir más adelante -no lo sé- y eso no se contrapone de ningún modo con lo que CREO y esa manera tan desenfadada que a veces tengo de hablarle a Dios.

Contrario a lo que tantas personas piensan, Buda no era un ser venido de otro mundo, un dios o un ser especial. Él fue un humano tan común como podría ser cualquiera de nosotros, con la única diferencia de que encontró la manera de darle un sentido distinto a su existencia, al vivir de la manera más sencilla, desapegado de las cosas y las emociones que nos desgastan a la mayoría de los seres humanos hasta el día de hoy.

Eso es lo que yo he intentado hacer en este casi más de medio año, y es el mismo camino que siguen cientos de personas sin que necesariamente te consideren budista en el sentido estricto de la palabra... Pero bueno, ese es un camino que yo he ido descubriendo por mi propia cuenta; y este fue un año determinante para mi respecto a eso, por eso era importante para mi escribirlo en la Página Suelta final.

¡Me fascina esta foto del Buda! (no sé porque)....

En esta última noche del año sólo quiero decir: gracias por haber podido tener otros 365 días conmigo a mi familia y a las personas que para mi son importantes. Gracias a los lectores que desde cerca o desde muy lejos me acompañaron en cada uno de los posts que les compartí este año. Por los comentarios y las palabras tan sinceras de algunos de ustedes, que le dan valor a mi trabajo.

De manera constante me cuestiono el sentido que tiene este blog, y me alegra como no tienen una idea saber que a muchos de ustedes les ha podido servir de algo lo que escribo, porque esto es lo que yo mejor se hacer.

Gracias, gracias de verdad por un año más de vida, por la oportunidad de estudiar, por un nuevo trabajo, por un año más de Páginas Sueltas y de Colores, por todo lo que tengo y no tengo, por todo lo que necesito y ni siquiera aún yo sé.

En este punto del camino, si cada uno de ustedes pudiera viajar conmigo en ese avión imaginario, y tomarse una pauta para sentarse a analizar todo lo que estos 12 meses les dejaron; sé que existirían cosas que en definitiva les gustaría ver pasar de largo a través del cristal de la ventana, pero también otras que guardarían como yo, en su eterno equipaje de vida.

Más allá de las palabras "cliché" que escuchamos en todos lados durante fin de año, yo sólo les quiero decir que espero que cada día que Dios le permita respirar y levantarse,  por su propia cuenta no pierdan la capacidad de enfocarse en lo que es en realidad valioso e importante.

Se supone que en este 2012 se acaba todo esto, así que ¡Feliz Fin del Mundo!, y aunque no sea cierto, que todos lo vivamos como tal, para no desaprovechar el tiempo ni las oportunidades que nos vayan surgiendo en el camino.

Mucha luz para cada uno de ustedes, que la salud los envuelva y también la fortaleza y la templanza en su interior prevalezcan, para que puedan aferrarse a eso, si en el camino les toca afrontar algo difícil... Ojalá que no, pero mientras las cosas estén bien, hay que aprovechar el tiempo y pasarla bien con lo que esté a nuestro alcance. Por algo nos tienen aquí ¿no creen?

Nos vemos el próximo año, espero sorprenderlos con cosas nuevas en este espacio y por lo pronto celebremos que a la par de desprendernos hoy de todo lo que ya no nos es útil; Dios también pone en nuestras manos un ticket para embarcarnos en un viaje alrededor del sol que durará otros 365 días... Y este, es apenas el primero...

¡Disfruten del viaje!, ¡Bienvenido 2012!

Comentarios

Vane dijo…
Bienvenido 2012! Que este sea un gran año para vos y tu gente querida.
Gracias por todo, muchísimas gracias por estar siempre ahí de manera incondicional!

Te quiero mucho!!!
Mr. Magoo... dijo…
Martha, esta excelente tu reflexion, me gusto mucho. Nos hace pensar en verdad que todo en la vida tiene sus dos maneras de verlo, y es mejor escoger el bueno, y de lo malo, tambien sacarle el lado bueno y aprender, para asi seguir el camino.

Te felicito por todo lo que lograste en este anio, y te deseo que el que sigue venga con muchos retos para ti, para que los sigas sorteando y sigas avanzando en tu camino, en todos los aspectos.

Saludos y Feliz Anio Nuevo!